Deudas de Electricaribe por $2,5 billones están en el limbo

Este pasivo, que es diferente al pensional, lo tiene la empresa desde antes de haber sido intervenida por el Gobierno.

Electricaribe

Electricaribe cumplió el pasado 15 de noviembre dos años de haber sido intervenida por el Gobierno.

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
diciembre 03 de 2018 - 11:00 p.m.
2018-12-03

La nueva hoja de ruta entregada por el Gobierno, que busca darle un salvavidas a la prestación del servicio de energía eléctrica en la costa Caribe, generaría, de paso, un coletazo importante para varios sectores del país.

Entre estos se encuentran el financiero y el de las empresas generadores de energía, a los cuales Electricaribe les adeuda $2,5 billones, incluso desde antes de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos optara por intervenir la compañía, a finales del 2016.

Estos pasivos no harán parte del plan B presentado la semana pasada por el Ejecutivo, ya que este se concentrará exclusivamente en cubrir los pasivos pensionales de la compañía, que ascienden a $1,2 billones, lo cual dejaría en el limbo a los demás acreedores.

(Lea: Electricaribe: siguen las dudas

LOS GENERADORES

Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), destacó el esfuerzo hecho por el Gobierno para solucionar el problema de Electricaribe, ya que “se trata de un problema mal envejecido”, sin embargo, indicó que esto, paralelamente, les genera un impacto negativo a las empresas de este sector. “Para los generadores es pésimo porque nos deben $380.000 millones y esa plata se va a perder, porque en la presentación que hizo la Ministra de Minas (María Fernanda Suárez), ella nos dijo que la deuda preintervención se pagaría solamente si sobran recursos, entonces casi que se podría decir que esa platica se perdió”.

Y agregó que, a diferencia del sector bancario, las firmas generadores de energía no tienen vocación de prestar. “Nuestro negocio es vender energía, en contraste con los bancos, que ellos sí miden dicho riesgo”, indicó Montoya.

(Lea: Gobierno asumirá pasivo pensional de Electricaribe

Por el lado de las entidades financieras, los pasivos ascienden a $1,8 billones, los cuales también pasarían a dormir el sueño de los justos, si se tiene en cuenta que tampoco quedaron en la nueva hoja de ruta fijada por el actual Gobierno.

De hecho, según datos de la Superintendencia Financiera, del saldo total ya se ha provisionado el 90%, es decir, ya fue asumido en los balances de los bancos, aunque se esperaba que, en algún momento se pudieran recuperar. Por lo pronto, se estima que el 10% restante se provisionaría de aquí a marzo del año entrante.

En plata blanca, como lo muestran cifras de la misma firma intervenida, de los $1,8 billones que se les adeudan a los bancos, aproximadamente $1,1 billones son de las diferentes entidades del Grupo Aval y de Bancolombia, en conjunto.
Seguidos de estos se encuentran otras instituciones financieras como Davivienda, BBVA, Colpatria, Scotiabank, Itaú, por mencionar los principales.

De la misma manera, según las cuentas de la Contraloría General de la República, Electricaribe también les ha dejado de pagar a las compañías de este sector unos $250.000 millones, por concepto de intereses, los cuales, de igual forma, ya no volverían a manos de los bancos nacionales.

En concepto del exinterventor de Electricaribe, Javier Lastra, la decisión de no incluir el pasivo preintervención en el nuevo plan del Gobierno es totalmente legal, pero es una solución incompleta, si se trata de buscarle una salida integral a la situación de Electricaribe, que hace unos días cumplió dos años intervenida.

“Lo primero a tener en cuenta es la perspectiva del usuario final, es decir, que reciba buen servicio, de optima calidad y al mejor precio, pero aquí no es el caso”, indicó.
Segmentación, en duda

Y agregó que “el tema acá es que hay unas responsabilidad previas y hay que buscar equilibrio entre mejorar servicio y solucionar las deudas, entonces mi opinión personal es que no soy partidario de que, en materia de acreedores, se realicen reestructuraciones de la deuda a capital”.

En cualquier caso, las inversiones necesarias para infraestructura quedarán aseguradas, según la nueva estrategia del Ejecutivo, cuya idea incluye segmentar el mercado de la costa Caribe en dos o tres, proceso que “incluirá criterios de técnicos, financieros y de equidad”, tal y como lo señaló la semana pasada el Ministerio de Minas.

“La segmentación va a requerir separar las unidades de negocio, entonces habría varios sistemas de información, compras de energía por separado (que pueden salir más costoso), etc. En fin, para cada área de negocio se necesitaría dos o tres grupos de call centers, contratistas proveedores, y así con todo. Todo esto hace más costosa la operación”, detalló el exinterventor de la empresa.

Esta propuesta, que ya fue confirmada por el Minminas para comenzarse a trabajar a partir del próximo año, tendrá también que discutir cómo lograr la segmentación de los diferentes mercados en los que tiene repercusión Electricaribe, ya que hacen parte de un grupo heterogéneo de personas, ciudades, culturas y demás rasgos.

Igualmente, de aquí a que se logre una salida, Lastra dijo que es clave darle una salida a la prestación del servicio en el día a día, ya que “si bien una solución definitiva es la columna vertebral para este problema, hay que saber cómo financiar también el diario vivir de las personas, porque esta empresa fue intervinida hace dos años, pero sigue con los mismos líos”.

Ahora, la pelota estará en el Minminas, que reiniciará el proceso de adjudicación durante el primer trimestre del 2019, pero solo a finales de ese año se conocerá qué futuro le deparará a Electricaribe.

NUEVO TOPE REGULATORIO

En la nueva hoja de ruta que trazó el Gobierno para darle una salida a los líos de Electricaribe se indicó que se podría abrir la puerta para elevar de 25% a 35% los topes de participación de mercado del sector eléctrico. La ministra de Minas, María Fernanda Suárez, aseguró: “Vamos a estudiar los límites en el marco de la regulación, el comportamiento del mercado y la supervisión”. Al ser una situación excepcional, se haría una excepción, de modo que firmas del país y extranjeras puedan llegar a participar en el negocio de Electricaribe.

Siga bajando para encontrar más contenido