Empresas

‘Los impuestos al tabaco deben volverse a triplicar’

Blanca Llorente, asesora de la Liga contra el Cáncer dice que el tabaquismo le cuesta $17 billones anuales al país.

Blanca Llorente

La economista, Blanca Llorente, explica que cerca de 2 millones de fumadores en el país desean dejar el cigarrillo.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 30 de 2021 - 07:11 p. m.
2021-05-30

La industria del tabaco sigue creciendo y las políticas tributarias para esta son muy bajas en comparación con los costos sanitarios y económicos que le genera al país. Esta es la conclusión de Blanca Llorente, directora de investigación de la Fundación Anáas y asesora en temas de tabaco de la Liga Colombiana contra el Cáncer, entidad que hoy, en el Día Mundial sin Tabaco, lanza su programa de cesación.

(¿Llegó el fin para la industria tabacalera?). 

¿Cuántos fumadores hay en Colombia?

El país tiene hoy menos de 3 millones de fumadores, pero muchos de quienes fuman no se reconocen como tal, entonces podríamos hablar de 4,5 millones. La mayoría está por debajo de los 24 años y la tercera parte están en grupos poblacionales con menores ingresos.

(Plantean subir tributos al consumo y cambiar el ICA). 


Según el ministerio de Salud, al año se producen 34.000 muertes atribuibles al tabaquismo y esta es la causa de otras 200 enfermedades. No obstante, cerca del 70% de estos consumidores quiere dejar de fumar.

¿Cuánto le cuesta al país el tabaquismo?

Anualmente el tabaquismo le cuesta al país $17 billones de los cuales distintos ejercicios de evaluación indican que por tratamiento médico la cifra está entre $5 y $6 billones al año. La mayoría de esos costos los asume el sistema de salud.

El resto de costos proviene de pérdidas de productividad. Hace un año el Ministerio hizo un ejercicio de la mano con el Pnud y la Organización Mundial de la Salud estimando cuánto perdía la economía colombiana por ausentismo, y encontraron que un fumador falta al trabajo entre 1 y 10 días al año y esos costos los asumen las empresas o el sistema por las incapacidades.

Pero además la mitad de los fumadores muere prematuramente. Es decir, de esos 4,5 millones la mitad morirá antes y en años en que todavía tienen capacidad de estar trabajando.

¿Son suficientes los impuestos para el sector?

Colombia tenía uno de los impuestos más bajos de la región en 2016. Luego, en la ley 1819 de 2016, se triplicó, pero aún sigue siendo bajo. De hecho, hace poco la Universidad de Illinois produjo un índice comparando 170 países en la política de impuestos y Colombia se rajaba. En una calificación de 5, estábamos en 2,6.

Esto se da no solo porque los impuestos son bajos, sino porque en relación con el ingreso de los fumadores, el precio de los cigarrillos sigue siendo muy asequible.

El Banco Mundial en su manual de impuestos recomienda alzas frecuentes y grandes, no graduales. Y aunque el recaudo nunca va a cubrir los costos, ayuda a generar ingreso y recorta ventaja, y por eso el mayor valor del impuesto es la disuasión, ya que evita que la gente fume porque se vuelve un producto costoso.

¿Qué tanto afecta el contrabando?

Es un mito que el contrabando esté desbordado. Las mediciones que hemos hecho en la Fundación Anáas indican que estaba muy por debajo de las cifras que menciona la industria para evitar impuestos. Esto no quiere decir que no haya contrabando, evidentemente lo hay y son necesarias acciones de control en zonas fronterizas, pero no es tan grande como lo hacen ver. La prueba está en que con la subida de impuestos logramos reducir el número de fumadores total, no de los que fuman legal. Es decir, en las encuestas no se pregunta si fuma legal o ilegal.

Además, la comisión de expertos de la reforma tributaria, tanto la que sacó recomendaciones el año pasado, como la que publicó sus recomendaciones con los expertos internacionales de Ocde, coinciden en recomendar que los impuestos sanitarios, entre ellos el del tabaco, tienen todavía un espacio fiscal. Y nuestra propuesta, con más de 12 años de experiencia, es que se deben triplicar nuevamente.

¿Cómo se insertan los cigarrillos electrónicos en la discusión?

Los cigarrillos electrónicos son un nuevo desafío, pues han penetrado rápidamente en jóvenes. A la industria le interesa este público porque la adicción se desarrolla con más probabilidad en un cerebro joven, es una razón metabólica.

Y las acciones regulatorias en Colombia se han quedado cortas. Lamentablemente, desde 2014 se han presentado siete proyectos y ninguno ha prosperado.

En este contexto, una de las medidas que más funciona es prohibir la publicidad y que los ambientes libres de humo también sean libres de vapeo. Y creo que lo siguiente, y que no está contemplado en la regulación, es la prohibición a los saborizantes, cada vez más comunes y que son el gancho.

¿Hay que invertir en campañas publicitarias contra el tabaquismo?

Nunca tendremos recursos de salud pública para compensar la maquinaria de publicidad que tienen las tabacaleras. Esta es una de las industrias más rentables del mundo, con costos de producción bajísimos y parte de su renta se destina a campañas de publicidad.

Pero lo cierto es que, según evaluaciones, la eficacia de campañas de información solamente orientadas a contarle a la gente acerca de los riesgos es insuficiente, por eso la medida más eficiente son los impuestos.

¿En qué consiste el Programa que lanzan hoy?

El Programa de Cesación de Tabaco es la respuesta al llamado que hace la OMS en la pandemia, de prestar especial atención a fortalecer los programas de para ayudar a dejar fumar. La liga atiende el llamado, y junto a la asesoría técnica del ministerio de Salud, da herramientas de apoyo y profesionales capacitados para esos más de 2 millones de fumadores que, calculamos, quieren dejar de fumar.

María Camila Pérez Godoy

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido