‘Economía naranja, motor de inversión
en tecnología’

Según Antonio Amador, country manager de Check Point, “hay que promover buenas prácticas de seguridad, no comprometan a la comunidad”.

Antonio Amador, country manager de Check Point

Antonio Amador, country manager de Check Point para Colombia, Ecuador y Centroamérica.

Check Point

POR:
Portafolio
enero 29 de 2020 - 08:04 p.m.
2020-01-29

Check Point, empresa de ciberseguridad, presentó esta semana su más reciente innovación. Se trata de Infinity Next, una solución de seguridad digital que está preparada para contener ataques de última generación. Portafolio habló con Antonio Amador, country manager de Check Point para Colombia, Ecuador, Centroamérica y el Caribe, quien explica en qué consiste este programa y cómo aplicaría en el país.

(Economía naranja representa el 3,2% del PIB). 

¿Cuán es la presencia de Check Point en la región?

La subregión representa el 37% de los ingresos en toda América Latina, consolidándose como la geografía de mayor cubrimiento. Llevamos 22 años de presencia en Colombia y hemos hecho inversiones en la región desde hace unos 7 años. Además, estamos en Panamá, Guatemala Costa Rica, República Dominicana y desde la Florida atendemos parte del Caribe.

¿Cómo se explica que el PIB de la región no crezca, pero el sector sí?

Porque la ciberseguridad contribuye a buscar eficiencias en los procesos de negocios, entonces si se entiende desde esa perspectiva, normalmente la tecnología va muy por delante del PIB de lo países y la ciberseguridad no es una excepción.

A parte de eso hay una mayor conciencia desde gobiernos y organizaciones, que al final se ve reflejado en el presupuesto que se destina a ciberseguridad, que ha venido creciendo de manera importante y eso genera el buen momento para compañías como la nuestra.

¿De cuánto son las inversiones en el sector?

Es difícil de decir, porque depende mucho del nivel de madurez que tenga cada gobierno. Colombia por ejemplo tiene una legislación relativamente madura, y grupos de colaboración que tienen años generando recomendaciones y una serie de conceptos bastante maduros, que les permiten a las empresas entender qué hay que hacer. Comparados con países del Caribe o Centroamérica, los presupuestos son importantes y pueden duplicar el nivel de inversión y adopción.

(Supersociedades estrena guía de economía naranja). 


El año pasado, Colombia marcó un hito porque tuvo el mayor proyecto de inversión de tecnología en la región, que fue la modernización del Sena y eso acarreó inversiones que no son normales en la región por su monto y complejidad. Ahí estuvimos detrás en la seguridad del proyecto.

¿Las inversiones grandes son solo de proyectos puntuales?

Sí, en los gobiernos con proyectos estratégicos. Ahora bien, las empresas del común en el día a día, de todos los sectores, no importan la naturaleza, hoy están destinando un porcentaje importante de su presupuesto. Entre un 12% y 15% del rubro de tecnología se va a seguridad, e incluso hay casos que superan el 20%, lo que indica que hay madurez y mejor entendimiento de lo que es la ciberseguridad en el espacio de tecnología y de negocios.

¿Entre gobiernos y empresas, alguno lleva la delantera?

El sector privado va más rápido, pero en el gobierno hay mucha regulación y colaboración, y eso ha permitido que estemos a la vanguardia. Hay conciencia y eso permite inversión en estrategias, adopción de red, educación, etc.

¿La regulación en Colombia tiene que ver con datos personales o va más allá?

Va más allá. La Protección de datos es clave pero también desde el MinTIC se ha promovido la implementación de buenas prácticas, que permiten por ejemplo proteger la infraestructura crítica del país como redes de comunicaciones, servicios públicos, cajeros electrónicos, refinerías, etc.

Y alrededor de eso hay recomendaciones y buenas prácticas y eso está relativamente muy maduro en Colombia, aunque siempre es susceptible de mejoras, pero creo que está en el nivel que tiene que estar para lo que se dispone.

En Colombia se está apostando al 5G, ¿que implicaciones tiene en la ciberseguridad?

El 5G va a cambiar la forma en que se hacen todas las cosas por algo simple y es que tener mayor velocidad implica cambios y nuevas tecnologías y procesos de negocios con un montón de dispositivos que de alguna manera si no se toman los controles necesarios, van a comprometer a la sociedad y a las empresas, porque hará falta mayor visibilidad de control.

(Economía naranja quiere aportar tres veces más que el café al PIB). 


Lo que hay que hacer es promover buenas prácticas y arquitecturas de seguridad, no sugerir una tecnología, sino promover estos conceptos, que permitan lograr a quienes utilizan estos servicios tener el control que no comprometa a la comunidad.

Check Point lanzó Infinity Next. ¿Cómo aterrizar la tecnología nano al país?

Está muy cercano esto al país y tiene que ver con la ciberseguridad en modo nano, y aplica justamente en 5G, porque esta tecnología permite que muchos dispositivos puedan adoptar procesos o hacer parte de los que antes no estaban.

Esta tecnología existe en Colombia: drones, válvulas inteligentes, dispositivos de seguridad para edificios inteligentes, monitoreo, smartphones, control de aguas, etc. aplica para todos los sectores y existen dispositivos, pero con la particularidad que no se conectan a la nube, sino a la ‘niebla’, estructura de cómputo descentralizada.

¿América Latina está lista para los riesgos de quinta y sexta generación?

Si bien hay más madurez y más conciencia, hacen falta muchas cosas. Ya estamos viendo estos ataques de quinta y sexta generación y ha venido creciendo la inversión en la región para combatirlas.

Siga bajando para encontrar más contenido