‘El compromiso de los empresarios es vital’

Murat Sönmez, director del Centro de Cuarta Revolución Industrial, dice que el ‘Internet de las cosas y ‘blockchain’ serán los focos en Colombia’.

Murat Sönmez, director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR).

Murat Sönmez, director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR).

Cortesía FEM

POR:
Portafolio
abril 29 de 2019 - 08:52 p.m.
2019-04-29

Con la inauguración del Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Medellín, el país se convierte en un clúster de innovación en tecnologías 4.0, y en un referente tanto para otros países de la región como del mundo entero.

(Medellín inaugura centro para la Cuarta Revolución Industrial). 

El evento, que será este martes entre las 8:30 a.m. y las 12:30 p.m, en el Complejo Ruta N, será presidido por el presidente Iván Duque; el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez; y por Murat Sönmez, director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR).

Esta entidad, adscrita al Foro Económico Mundial (FEM), eligió a Medellín como la ciudad donde estará el primero de estos complejos en América Latina, según confirmó la entidad a comienzos de este año, en Davos (Suiza).

Ahora, tres meses después, Sönmez aterrizó en Colombia y, en diálogo con Portafolio, dijo que el país será, desde hoy, un referente internacional en cuanto a políticas públicas de internet de las cosas, blockchain y potencialmente en inteligencia artificial.

¿Cuál es su expectativa para la inauguración del centro en Medellín?


Personalmente, estoy muy emocionado por el Foro Económico Mundial y por Colombia, y porque el país se convierta en un ejemplo a seguir para el resto de Latinoamérica.

¿Por qué eligieron a Medellín para establecer el centro en la región?

Necesitábamos una ciudad que tuviera liderazgo en innovación y ya habíamos tenido una reunión del FEM en Medellín. Personalmente, estuve acá hace un tiempo y quedamos muy impresionados con el progreso que ha hecho la ciudad en términos de innovación e inclusión social.

Además, cuando nos reunimos con el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, y el alcalde Gutiérrez, en San Francisco, escuchamos su visión de la ciudad y logramos un emparejamiento con lo que buscábamos en el FEM para este nuevo centro.

Para Medellín, es perfecto recibir este centro de la cuarta revolución industrial, pero ¿qué puede aportarles la ciudad y el país al FEM y a los demás centros?

Es vital la habilidad del país para implementar proyectos pilotos, además de una fuerte y cometida ciudad y sociedad, y en Medellín encontramos esa mezcla perfecta. Ahora, una vez hagamos la implementación de los protocolos de los pilotos, creemos que la ciudad será un ejemplo a seguir para todo Colombia y para el mundo.

¿A qué pilotos se refiere?, ¿qué se podrá ver en la capital antioqueña?

El centro de cuarta revolución industrial de Medellín se centrará, más que nada, en proyectos de internet de las cosas y blockchain, y potencialmente en inteligencia artificial.

Le doy un ejemplo acerca de otro centro que instauramos hacer tres años. Cuando lanzamos la sede de San Francisco, Estados Unidos, Ruanda (en África) trataba de usar drones para entregar suplementos médicos y como no tenían las condiciones para mejorar estos proyectos, no podían concretarlo. Sin embargo, después de trabajar con nosotros, creamos el marco de referencia para la regulación dentro de Ruanda, y después de eso escalamos hacia su implementación en el terreno.

Hoy, esto es una realidad, e incluso después de que Ruanda lo logró, otros países de África central implementaron este tipo de drones, y ahora en África Occidental también lo tienen. El modelo también se llevó a India, e incluso se replicó en las agencias aéreas de Estados Unidos y la Unión Europea.

Entonces, creemos que el centro en Medellín puede cumplir un rol similar al de San Francisco de catalizar futuras regulaciones del Gobierno; ese es el impacto que esperamos acá.

¿Los proyectos que se desarrollen en Colombia podrían, incluso, replicarse en países de otros continentes, como sucedió en su ejemplo?

Sí, empezamos trabajando en África desde San Francisco, e implementamos las políticas en Ruanda, y ahora esas políticas se están implementando a lo largo y ancho del mundo. Entonces, las implementaciones que se hagan en el centro de Colombia influenciarán políticas a nivel global, y al mismo tiempo, el país se beneficiará de los trabajos hechos en otras naciones. Es una articulación bidireccional.

¿Quién trabajarán en el centro de Medellín?

Básicamente serán personas locales del Gobierno y empresas, y Ruta N será quien los aloje. No obstante, tendremos una comunicación directa con el grupo que esté acá, y tendremos a nuestros equipos de proyectos visitando Colombia a menudo, y viceversa.

¿Cómo será el trabajo con el sector privado?

El compromiso del sector privado es necesario, por lo cual no será solo con el Gobierno con quien trabajemos, sino que haremos proyectos público - privados de innovación.

Por ejemplo, si se toma un caso de internet de las cosas, en él trabajará personal de la sociedad civil, habrá personas del sector de los negocios y funcionarios del Gobierno, que se sentarán en un lugar en conjunto, y diseñarán las políticas públicas, que luego se implementarán.

Si un empresario llega al complejo y quiere mejorar su productividad o ingresos, ¿también trabajarían en ello?

Ese no es nuestro objetivo directo, pero puede serlo de forma indirecta. El beneficio de las empresas es aprender de estas tecnologías para que las implementen de forma interna, pero también contribuir en futuras regulaciones gubernamentales, porque el empresario no quiere que esas políticas traben los negocios.

Por ejemplo, en internet de las cosas o inteligencia artificial, si el Gobierno se atraviesa, no es bueno para los negocios ni para las sociedades, ni para el mismo Gobierno. Es importante tener siempre la perspectiva y experiencia de la industria, por lo cual es clave, además, que se realice a través de múltiples empresas, que representen múltiples visiones de los negocios.

¿Este centro será para toda la región?

De manera inicial, será específico para Colombia, y después dependerá de la decisión del Gobierno si deciden abrirlo a otros países de Latinoamérica. No obstante, desde que anunciamos esto en el encuentro de Davos, recibimos llamadas de muchos países, incluso por fuera de la región, que están interesados en trabajar con nosotros en el centro de cuarta revolución industrial de Medellín.

Siga bajando para encontrar más contenido