‘El Fondo de Garantías debe respaldar créditos individuales’

Roberto Moreno, presidente de Amarilo, cree que el Gobierno tiene que tomar esa medida para impulsar la construcción.

Roberto Moreno

Roberto Moreno, presidente de Amarilo, compañía constructora de vivienda.

Foto: Cortesía Amarilo

POR:
Portafolio
junio 17 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-06-17

El sector de la construcción, el primero en reabrir en medio de la pandemia, tiene buenas perspectivas y ha recibido medidas que favorecen su crecimiento. Faltaría que el Gobierno atienda el pedido de que el Fondo Nacional de Garantías pueda respaldar los créditos individuales ante los bancos. Así lo explicó a Portafolio el empresario Roberto Moreno, presidente de Amarilo.

(Lea: Economía, con tenues señales de recuperación)

¿Cómo han vivido esta coyuntura?

Entre enero y febrero arrancaron bien las ventas en línea con el mejoramiento de la economía. Pero nos apareció este alto en el camino en el mundo entero y nuestra primera acción fue cuidar a las personas y apoyar a las familias menos favorecidas y apoyar la red hospitalaria en Bogotá.

(Lea: Cuarentena versus la economía, un debate que todavía no se acaba)

En la parte comercial empezamos a trabajar para hacer ventas remotas y desde el primero de abril pudimos hacerlo. La asesora presenta el proyecto de forma virtual, envía un formulario de vinculación a la fiducia por medios electrónicos y se hace la transferencia por el banco.

En ese mes logramos hacer 62 ventas virtuales y en mayo 212. Y en la primera semana de junio contábamos con 86 negocios. Ahora, logramos la reapertura de las salas de ventas con todos los protocolos.

Ha sido muy positivo también para nosotros la prorroga de las licencias de urbanismo y construcción.

¿Y el reporte de las obras?

Nos sentamos con el Gobierno y con Camacol, armamos unas medidas de mitigación y de reactivación. En el primer paquete estaban las normas de comportamiento de las personas sobre espacios, higiene, turnos, movilidad, y horarios de las obras. También trabajamos con Bogotá y cada ciudad.

Las obras se empezamos a reactivar paulatinamente el 27 de abril. El 20 de marzo teníamos más o menos 6.640 colaboradores en las obras y ya estamos en más del 90% de las obras. Solamente cerramos Kennedy por las normas especiales para esa localidad.

¿Cuántos proyectos tiene?

Tenemos 62 obras en 17 municipios como Bogotá, Cota, Cajicá, Barranquilla, entre otros. En Amarilo tenemos 1.800 colaboradores y en las obras más de 6.000. Entonces, somos cerca de 8.000. La mayoría de salas también están abiertas y se atiende con cita previa.

Lo que aprendimos es que alguien puede visitarla, conocer el proyecto, hacer la vinculación, pero el resto de los documentos se pueden gestionar por medios electrónicos, lo cual es positivo. Se nos presentó una oportunidad para acelerar el proceso de transformación tecnológica de las empresas.

¿Ha sido más fácil reabrir en unas regiones?

Lo que pasa es que aquí tenemos dos pacientes: uno es la pandemia que afecta a las personas y de la que tenemos que cuidarnos. Y el otro es la economía, un paciente en coma inducido. Hay que ver cómo manejar los dos pacientes sin que uno afecte al otro. Así que era importante reabrir pero con responsabilidad.

¿Cómo ve el resto del año?

La inversión en finca raíz sigue siendo segura. Ahora, con el confinamiento se nos unieron los espacios y estamos viendo que hay una oportunidad para el sector vivienda.

Las personas van a ser más conscientes sobre la calidad de su vivienda y van a necesitar un espacio en casa para el trabajo. Igualmente, es una ventaja para los grandes proyectos dentro de la ciudad como los que hemos venido desarrollando en Amarilo, con grandes zonas verdes, con cercanía de los colegios y menor desplazamiento.

¿Hay interés en comprar?

Hay todavía un apetito. En parte, gracias a los 200.000 subsidios, de los cuales 100.000 son para VIS y el resto para vivienda no VIS.

Pero habrá personas que gestionaban compra de vivienda y la crisis las dejará sin empleo...

Aquí, creo que la clave es proteger el empleo y en eso creo que el Gobierno lo ha hecho bien.

Esto de la reactivación inteligente y las medidas de subsidio a la nómina -que a nosotros nos otorgaron- han sido muy importantes, porque si no cuidamos el empleo la gente no va a poder comprar.

¿No ve amenazas para el acceso al crédito hipotecario?

No, pero Camacol hizo una propuesta al Gobierno en línea con esto y es aprovechar el Fondo Nacional de Garantías y que los créditos individuales sean garantizados a los bancos por esta entidad.

Esa sería muy importante para complementar toda esta política. Las entidades financieras tendrían mucha más tranquilidad para desembolsar los créditos individuales de largo plazo. Es una herramienta muy positiva y con eso cerraríamos el ciclo de todas las medidas que se han tomado de reactivación.

¿Han fluido los bancos en el otorgamiento de créditos para vivienda?

Hemos trabajado bien y muy de la mano con los bancos en este tema de los pre-créditos. Obviamente, han estado ocupados con los temas de los períodos de gracia pero no hemos tenido problemas en este sentido.

¿Qué opina de la hipoteca inversa?

Me parece una idea interesante, sobre todo para las personas que tengan un patrimonio en su casa y que necesiten temporalmente unos flujos de ingresos.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido