'Las empresas en Colombia combaten la corrupción por obligación'

Estudio sobre prácticas empresariales contra el soborno muestra que el delito es más común en el pago para agilizar trámites y donaciones políticas.

Directivos, preocupados por la corrupción

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
julio 30 de 2019 - 09:47 p.m.
2019-07-30

Los sectores económicos percibidos más propensos al soborno son la construcción, la administración pública, defensa, seguridad social y explotación de minas y canteras. Ese es uno de los principales hallazgos del primer estudio latinoamericano sobre el 'Estado de las Prácticas Empresariales Contra el Soborno', que además reveló que las organizaciones ven esta práctica como una actividad que se lleva a cabo por fuera de sus fronteras y fuera de su control.

(Lea: El país empeora en el Índice de Corrupción)

El estudio, que consultó a 2.965 empresas de México, Guatemala, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina, también mostró que las organizaciones consideran que las principales modalidades para sobornar están en las contribuciones políticas (64%), el pago para agilizar trámites (67%) y en el cierre de negocios y contratos (47%).

(Lea: Clamores anticorrupción unen a Latinoamérica)

Asimismo, el documento encontró que si bien las empresas realizan esfuerzos para combatir el soborno, “los resultados al respecto son alarmantes”.

(Lea: La corrupción sigue preocupando a los empresarios colombianos)

“Por una parte, un porcentaje importante de empresas de la muestra regional (49,3%), manifestó contar con códigos de conducta o códigos de ética en los cuales se explicita la actitud de rechazo antes estas prácticas.  No obstante, aún se tiene un porcentaje, proporcionalmente alto (34%), que manifestó no realizar acciones para la prevención de sobornos en las actividades comerciales como el cierre de negocios y contratos”, indica el estudio.

Al respecto, Gustavo Yepes López, docente de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Externado de Colombia y director de la investigación, señaló que los empresarios de la región tienen un desconocimiento profundo acerca de las obligaciones que tienen y la lucha contra la corrupción. “Desconocen los mecanismos para combatirlos”, dijo.

Y precisó que “las prácticas para combatir la corrupción dentro de las organizaciones es mínima, es justo lo que les piden o un poco menos. La mayoría de las prácticas no se realiza”.

Así las cosas, el documento señaló que entre los países consultados las tendencias son similares frente al conocimiento y esfuerzo para mitigar la corrupción, pero Perú muestra mejores indicadores liderando la región, mientras que Argentina muestra cierto rezago frente a los otros países.

“Colombia tiene ciertas particularidades, este es un país que sus prácticas están en una escala intermedia, ni altos ni bajos”, anotó Yepes.

De igual manera, los empresarios consultados consideraron que se paga en promedio un 26,2% adicional de manera secreta, para asegurar un contrato o negocio.

“En general, hay riesgos de sobornos en todo lo que tiene que ver en el cierre de contratos, en un gasto de representación, en un regalo, en patrocinios, en donaciones, contribuciones políticas y los gastos para los trámites frente a una entidad”, precisó el académico.

Frente a esto, el 58 % de los participantes respondieron que el principal motivo del soborno es el temor de perder contratos o negocios.

PANORAMA EN COLOMBIA
 

En lo que tiene que ver con el caso colombiano se preguntó a 694 empresarios, que tienen como característica un buen conocimiento de las iniciativas obligatorias (69%) para combatir el soborno en comparación con las voluntarias (49%).

“Lo anterior apunta a que las firmas en Colombia combaten el soborno y la corrupción en mayor medida por coerción y no por libre albedrío”, indicó el estudio.

Frente al nivel de esfuerzo para combatir el soborno alrededor del 80% realiza alguna acción para prevenir el soborno en el cierre de contratos, como el tener un código de ética y políticas formales en contra de este tipo de actividades.

Asimismo, alrededor del 50% de las organizaciones participantes dicen hacer explícita su postura de rechazo del soborno tanto a sus empleados como a terceros.

“La percepción de corrupción en la industria en general, en el sector privado, llega en Colombia al 96 por ciento”, dijo Yepes, no obstante, recalca que la opción de trabajar con el sector público ha mostrado la posibilidad de que las empresas incrementen sus prácticas, por los beneficios que les genera.

El estudio finalmente muestra que en el entorno empresarial se destaca que el 86% del total de la muestra percibe que efectivamente existen sobornos en su sector económico. “De los 21 sectores económicos representados en el estudio, 20 manifestaron en un porcentaje mayor al 74% que perciben soborno”, señaló el documento.

En ese sentido, muestra que tanto los pagos para agilizar trámites y las contribuciones políticas son los mecanismos más utilizados para sobornar; sin embargo, el 79% de la muestra manifestó no realizar estas últimas.

Las empresas tiene una lógica de mercado de maximización del beneficio y las prácticas para combatir el soborno son costosas, el mercado no las premia, ninguno de nosotros compra porque una empresa sea transparente y de alguna manera eso motiva un poco a los empresarios a que hagan parte de esos carruseles”, puntualizó Yepes.


PORTAFOLIO.CO

Siga bajando para encontrar más contenido