Empresas

El trabajo en casa desplomó las ventas de trajes formales

El segmento de vestidos de negocios para hombre cayó un 45% en ventas, según los datos de Inexmoda. 

Corbata

La caída en corbatas no fue tan pronunciada porque eran un producto que ya venía decrecien- do desde hace 10 años.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 18 de 2021 - 08:00 p. m.
2021-02-18

Para el año 2020 se estimaba un caída en consumo de prendas de vestir en Colombia del 20%, pero por cuenta de la reactivación, el día sin IVA y la temporada decembrina, el resultado cerró mejor de lo previsto (-13%). Así lo indicó Inexmoda, el instituto referente en esta industria en el país.

(Se espera que gasto en moda repunte en segundo semestre). 

Sin embargo, la reconfiguración de la demanda por la coyuntura de la pandemia hizo que algunas líneas como el segmento de ropa formal masculina se afectaran dramáticamente, disminuyendo además las expectativas para este 2021.

“Los trajes formales masculinos tuvieron un decrecimiento del 45% en volumen de ventas en unidades, y un -46% en el valor de esas ventas”
, comentó Juan Fernando Loaiza, especialista en investigación económica de Inexmoda.

(Colombianos gastaron $24,3 billones en moda durante 2019). 


Si bien afirma que la tendencia de la ‘desformalización’ se venía presentando desde antes, la cuarentena y los aislamientos que impidieron la presencialidad el año pasado volcaron la tendencia especialmente hacia las líneas ‘athletics’.

Materiales característicos para la producción de vestidos formales fueron, asimismo, migrando hacia otros artículos. “El paño se llevó a prendas como chalecos, chaquetas de invierno y elementos deportivos”, puntualizó el diseñador Juan Pablo Socarrás.

Así, marcas como Arturo Calle, destacadas en el mercado de ropa masculina en Colombia adaptaron su portafolio en los primeros meses de la pandemia en respuesta a los cambios de los consumidores, donde se fortalecieron nuevas líneas.

Sin embargo, María Cristina Rodríguez, gerente de diseño del Grupo Empresarial aseguró que se vio un repunte en la venta de vestidos formales, especialmente a finales de año, “debido a que los clientes quisieron renovar su armario con prendas formales para arrancar el 2021”.

La categoría de trajes de hombre, o conjuntos de negocios, como la define Euromonitor Internacional, concluyó el 2020 con ventas por $US55,3 millones, lo que representó una participación del 6,5% en el total de prendas para hombres (exceptuando los jeans), que dejó US$845,5 millones.

Del lado de las corbatas, que se pensaría pudo haber sido el accesorio más afectado, la reducción fue mucho menor, “porque estas eran un producto que ya venía decreciendo desde hace 10 años”, explicó Loaiza.

Solo entre 2015 y 2020 la baja en el volumen de estos artículos venía siendo de 23,6%, mientras que las reducciones en el valor total de las ventas tuvieron una variación cercana al -8,6%. El año pasado, entonces, las corbatas cayeron 13% en volumen y 12% en valor.

“De nuestro portafolio las camisas de corbata representan más del 30% de la facturación. Obviamente como cayó la demanda, nuestra fábrica estuvo cerrada la mayoría del año y toda la producción cayó un 70% porque teníamos inventarios quietos en las tiendas”, resaltó David Bosiga, coordinador de merchandising de Camisería Inglesa.

APUESTAS PARA 2021

Si bien son varios los retos que la coyuntura ha planteado para la ropa masculina, “podemos constatar cuando visitamos los puntos de grandes líderes de la categoría que se ha reducido la oferta formal y se ha complementado con otra más casual, deportiva e incluso femenina”, destacó el vocero de Inexmoda.

Aquí, marcas como Punto Blanco, aunque que contaban con líneas formales ‘sport’ también se han reconfigurado.

“En cuestión de meses lanzamos ‘esencial’, un segmento de prendas en tejido de punto ligero, una decisión efectiva, pues cayó el interés por blazers y camisas formales que encajaban con el código de oficina o salidas nocturnas”
, expresó Diana Gómez, coordinadora editorial de la marca.

En Arturo Calle, se lanzó desde el 2020, por primera vez, una línea de ropa femenina. “Y para 2021 el enfoque estará puesto en las líneas de descanso de las marca AC y Signatura”.

Mientras que en Camisería Inglesa apostarán por camisas llamativas, distintas a colores blanco y azul usuales del traje, y con más estampados para “responder al cliente que busca estar cómodo en casa, pero que al mismo tiempo puede usarlas con vestido”.

María Camila Pérez Godoy

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido