VIERNES, 12 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close

Empresas

25 mar 2023 - 6:23 p. m.

Las cartas con las que Emerald buscó evitar toma de campo petrolero

En 11 misivas, la petrolera le pidió múltiples ayudas al Gobierno para evitar los actos violentos que se registraron en Caquetá.

Emerald

Toma a campo Capella en Caquetá.

EL TIEMPO

POR:
Portafolio
25 mar 2023 - 6:23 p. m.

El diario EL TIEMPO conoció 11 cartas a través de las cuales la petrolera Emerald Energy, durante casi tres meses, estuvo informando y advirtiendo lo que podría ocurrir en el campo Capella, ubicado en San Vicente del Caguán (Caquetá), por el bloqueo a sus operaciones que venían protagonizando comunidades vecinas desde diciembre de 2022.

Este bloqueo ilegal terminó en una toma violenta de las instalaciones de la compañía –que fueron incineradas-, el secuestro de 78 policías y 6 trabajadores de la petrolera y la muerte de un uniformado y un campesino.

(Vea: Alberto Consuegra Granger, designado como presidente (e) de Ecopetrol).

En los últimos días, el presidente Gustavo Petro aseguró que, como comandante jefe de la Fuerzas Militares, era el "único responsable de las acciones en Los Pozos, Caquetá".

Los actos violentos en el campo Capella, ubicado en la vereda Los Pozos, se comenzaron a gestar desde diciembre de 2022 cuando se registró un primer bloqueo a las instalaciones entre el 7 y 17 de ese mes.

En una de las cartas enviadas a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), María Fernanda de Salvador, gerente Legal y Ambiental de Emerald Energy, aseguró que esta compañía era el medio a través del cual las comunidades estaban ejerciendo presión porque ninguna de sus pretensiones hacían parte de los compromisos adquiridos por la petrolera.

Además, manifestó que la compañía estaba "en alerta" porque una de las peticiones de los manifestantes era la pavimentación de 42 kilómetros de la vía San Vicente-Los Pozos y la administración local había dicho que era imposible de llevar a cabo este proyecto, ya que el presupuesto estaba comprometido para otros programas. 

Por ello, advirtió que existía una alta probabilidad de que la comunidad realizará nuevos bloqueos que podrían afectar la producción de hidrocarburos e, incluso, el funcionamiento de los pozos, por lo que Emerald Energy se vería en la obligación de cerrarlos.

(Vea: Por qué Bolivia pasó de ser exportador de hidrocarburos a importarlos).

En otra carta, del 1 de febrero, la gerente Legal y Ambiental de Emerald volvió a reportarle a la ANH que desde el pasado 23 de enero se estaban presentado protestas y bloqueos intermitentes que estaban afectando el tránsito normal de carrotanques desde y hacia el campo Capella para el retiro del crudo.

Dijo que la concentración de aproximadamente 70 personas en puntos establecidos por las comunidades que podían "derivarse en bloqueos en cualquier momento". El total de las pretensiones de los manifestantes superaban los 3.500 millones de pesos.

"No sobra mencionar que la capacidad de almacenamiento en el campo es limitada y los bloqueos prolongados pueden llegar a comprometer la producción, también el funcionamiento de los pozos en el evento en que la compañía se viese avocada a suspender su funcionamiento, como ya ha ocurrido en el pasado", fue otra advertencia que lanzó Emerald Energy ese día. 

Campo Capella

Toma a campo Capella en Caquetá.

EL TIEMPO

Para el 3 de febrero, fue Erika Bedoya, directora Social y Asuntos de Gobierno de Emerald Energy, quien informó a los gobiernos nacional y departamental que cerca de las 3:00 a.m. aproximadamente 200 manifestantes bloquearon el ingreso al campo Capella, afectando su normal operación.

Con el pasar de los días la situación de orden público se fue agravando en este lugar y el reporte de los hechos lo asumió el presidente de Emerald Energy, Zhang Yongge, quien envió varias comunicaciones a la Presidencia de la República.

En una misiva del 9 de febrero le comunica a la presidenta de la ANH, Clara Liliana Guatame, que la compañía se ve obligada a suspender sus operaciones por los problemas de orden público que estaban enfrentando.

(Vea: Gas venezolano no cumple requisitos ambientales para ser importado).

"No estamos en condiciones de atender protestas relacionadas con demandas legítimas de las comunidades en razón de su magnitud, nuestro ámbito limitado de competencia como empresa privada y debido a los enormes costos que implica atender cabalmente las demandas planteadas", dijo Zhang Yongge. 

La naturaleza del conflicto presentado en el Caquetá desborda con creces el ámbito de acción de la compañía, pues a diferencia de otras ocasiones

COMPARTIR EN TWITTER

Incluso, aseguró que, aunque estaban involucradas las autoridades local y nacional, hasta ese momento no se habían logrado tener "resultados favorables".

Ese mismo 9 de febrero Zhang Yongge le envío directamente al presidente Gustavo Petro una carta en la que le manifestó que, a pesar del apoyo de las Fuerzas Militares, las acciones que se estaban registrando comprometían la vida de los trabajadores y las facilidades e inversión de Emerald Energy en el país.

"Los bloqueos ilegales tienen incomunicadas nuestras facilidades, impidiendo la salida del personal y el ingreso de provisiones", agrega.

Por ello, le pidió al primer mandatario que se revisara la situación que se estaba viviendo en Caquetá y desplegara las acciones necesarias para proteger la vida de los trabajadores y contratistas, así como las inversiones de la compañía en el país.

En una nueva carta, el 18 de febrero Emerald Energy informó que, sobre las 05:00 a.m., aproximadamente 120 personas (externas al corregimiento de los Pozos) se instalaron frente a las instalaciones del campo Capella, impidiendo la entrada y salida de las personas y de suministros a los colaboradores que se encontraban dentro del lugar.

Además, advirtió que la seguridad en el área se podía tornar más difícil porque el Ministerio del Interior canceló la reunión que había programado para ese día. Nuevamente, la compañía pidió ejecutar acciones para proteger la vida de los trabajadores.

(Vea: El plan de Ecopetrol si el Gobierno decide no hacer 'fracking').

El 28 de febrero, el presidente de la petrolera le envió una carta al ministro de Defensa, Iván Velásquez, contándole que a las instalaciones del campo Capella llegaron más de cinco camiones con personas "ajenas a la protesta" y se esperaba que llegaran más manifestantes del municipio de Cartagena del Chairá. 

"Le solicitamos a su ministerio tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas que se encuentran al interior de las instalaciones del campo Capella, así como los propios activos de Emerald frente a posibles ataques de los manifestantes que se encuentran rodeando las facilidades", pidió.

En otra comunicación del 2 de marzo, la compañía le informa al ministro Velásquez que a las 5.50 a.m. los manifestantes "ingresaron de forma hostil" al campo Capella, sin que los uniformados de la Policía que se encontraban en el lugar tuvieran éxito al intentar controlar la situación.

El presidente de Emerald Energy pide, otra vez, que es urgente controlar la situación porque, además, en el campo hay hidrocarburos y sustancias químicas que en caso de quemarse pueden generar una explosión significativa con emisiones altamente toxicas.

Ante la toma violenta, los trabajadores se refugiaron en un bunker y las comunicaciones con el campo petrolero se perdieron hacia las 8:47 a.m. del 2 de marzo.

Sin embargo, luego se conoció que los empleados fueron retenidos por los manifestantes, al igual que los 78 uniformados de la Policía que trataban de controlar los hechos.

La liberación de estas personas se dio en la tarde del 3 de marzo y Emerald Energy pidió a la ANH suspender el contrato del Bloque Ombú (del que hace parte el campo Capella) debido a la grave situación que se vivió y que dejó totalmente destruidas sus instalaciones. 

LINA QUIROGA RUBIO 
EL TIEMPO - ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Destacados

Más Portales

cerrar pauta