close
close

Empresas

Emiten fallo de responsabilidad fiscal por caso Hidroituango

La decisión afecta a 26 actores, entre personas naturales y sociedades. 

Hidroituango

Archivo particular

POR:
JUSTICIA - EL TIEMPO
septiembre 06 de 2021 - 12:59 p. m.
2021-09-06

La Contraloría General de la República emitió un fallo de responsabilidad fiscal en contra más de 23 actores, entre personas naturales y sociedades, por más de cuatro billones de pesos, por las irregularidades encontradas en la hidroeléctrica de Ituango, Hidroituango.

(Primera turbina de Hidroituango empezaría a funcionar en junio de 2022). 

Solo dos personas fueron declaradas sin responsabilidad fiscal, estas son el exgobernador de Antioquia Aníbal Gaviria y Jorge Mario Pérez Gallón, quien fue miembro suplente en la junta directiva de Hidroituango.

Pero entre los que fueron declarados responsables fiscales están, entre otros, los también exgobernadores de Antioquia Luis Alfredo Ramos y Sergio Fajardo Valderrama.

La Contraloría investigó a estas personas por una serie de hechos "sucesivos y concatenados que contribuyeron a poner en una situación de vulnerabilidad el proyecto y que finalmente desencadenaron en la contingencia de 2018".

Fallo de la Contraloría

Fallo de la Contraloría

Ese año se derrumbó el tercer túnel de desvío del río Cauca, lo que causó alertas en la estabilidad de la presa, riesgos sociales y medioambientales.

Para el órgano de control, "estos hechos contribuyeron a aumentar de manera injustificada las inversiones, lo que llevó a que se destruyera el valor neto del proyecto y, como consecuencia de la no entrada en operación, no se generara ni se comercializara energía, ocasionando un lucro cesante que también se tiene como daño dentro de la presente causa fiscal".

(Ituango iniciaría operación solo en septiembre del 2023). 


Los hechos que investigó la Contraloría se resumen en cinco sucesos.

1. ATRASO EN LOS DISEÑOS 

De acuerdo con el fallo, hubo atraso en los diseños y la construcción de las vías de acceso al proyecto, así como en los diseños de las obras principales.

Esto llevó a que desde el principio "se idearan e implementaran planes de aceleración, contingencia y/o recuperación de tiempos", se lee en el documento de 2.511 páginas.

Para la Contraloría, estos planes de aceleración fueron consecuencia de falta de planeación, "de desórdenes administrativos de Hidroituango, del hecho de que la junta directiva no conminara al gerente a cumplir en tiempo las decisiones que se adoptaban, y de decisiones improvisadas que introdujeron modificaciones sustanciales a las características del proyecto".

2. SALVEDADES EN EL CONTRATO 

La entidad también criticó la inclusión de salvedades en el contrato Boomt que operaron en perjuicio del proyecto, pus convirtieron "una típica obligación de resultado, como es la construcción de una obra, en una obligación de medio-aminorando" de la responsabilidad de EPM.

Además, hubo modificaciones en la distribución de riesgos del contrato en perjuicio de Hidroituango.

Un contrato de tipo Boomt, por sus siglas en inglés, significa build, operate, owned, maintenance and transfer. En español sería construir, operar, poseer, mantener y devolver el proyecto.

3. ATRASO EN FIRMA DE CONTRATO DE TÚNELES 

De otra parte, hubo un atraso en la suscripción del contrato de construcción de los túneles de desviación.

Esto fue consecuencia, según el fallo de responsabilidad fiscal, de problemas de planeación que se manifestaron en decisiones administrativas y presupuestales inoportunas.

4. ATRASOS EN LA EJECUCIÓN DEL CONTRATO DE TÚNELES 


El cuarto hecho que llevó a la investigación y al fallo del órgano de control tiene que ver con atrasos y defectos en la ejecución del contrato de los túneles de desviación.

Ese contrato había sido suscrito con el consorcio CTIFS, lo que supuso la implementación de planes de contingencia, recuperación de tiempos y/o aceleración.

"Todo lo anterior como consecuencia de situaciones atribuibles fundamentalmente al contratista, las cuales no fueron mitigadas a tiempo por EPM ni por Hidroituango desde su rol de vigilancia y control establecido en el contrato Boomt", dice el fallo.

5. FIN DE OBRAS DE DESVIACIÓN BAJO PLAN DE ACELERACIÓN 


Por último, para la Contraloría fue irregular que la terminación de las obras de desviación se hizo bajo un plan de aceleración, lo que, aunado a problemas de planeación por la no contratación en tiempo de las compuertas para los túneles, y la decisión de no ponerlas por falta de tiempo, condujo a la construcción de obras que no estaban inicialmente planeadas.

Específicamente, la obra que no estaba planeada fue un tercer túnel de desviación, el cual "adoleció de defectos constructivos, como consecuencia de la falta de diligencia del contratista, así como de la ausencia de control y seguimiento por parte del interventor, del consorcio generación Ituango como asesor, de EPM como contratante, y de Hidroituango desde sus obligaciones de vigilancia y control establecidas en el contrato Boomt, como dueño del proyecto".

Ese tercer túnel fue el que colapsó en abril de 2018.

JUSTICIA - EL TIEMPO

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido