‘Empresas están en riesgo permanente’

De ahí la importancia de las comunicaciones estratégicas, dicen Ramón Jimeno y Mario Acevedo, quienes hace poco celebraron dos décadas de su compañía.

Ramón Jimeno y Mario Acevedo, expertos en comunicaciones estratégicas.

Ramón Jimeno y Mario Acevedo, expertos en comunicaciones estratégicas.

Claudia Rubio/CEET

POR:
Portafolio
enero 04 de 2019 - 06:23 p.m.
2019-01-04

Ramón Jimeno (R.J.) y Mario Acevedo (M.A.) fundaron en 1998 Jimeno Acevedo & Asociados, una de las primeras empresas especializadas en comunicaciones estratégicas del país. Los expertos hablan de la evolución de su compañía y de la importancia de este servicio para el éxito de las empresas.

¿Cuál es el origen  de Jimeno Acevedo & Asociados?

R.J. A raíz de la “apertura económica” de los años noventa -hoy la globalización- llegaron multinacionales al país que necesitaban entender el entorno para construir sus marcas y su reputación local. La ciudadanía moderna ya no quería propaganda de las empresas o los gobiernos, sino participación, diálogo, negociación. Las comunicaciones estratégicas cumplían esa misión: integrar a todos los actores. Nosotros, a raíz de algunas experiencias con firmas neoyorquinas, habíamos experimentado las metodologías que surgían y decidimos constituir la empresa en el país.

En ese momento sobrevino la crisis económica, el auge de la guerrilla, los paramilitares, el narcotráfico y la epidemia de secuestros. El país se volvió de alto riesgo. Las multinacionales necesitaban además, apoyo para entender la complejidad de la situación y las oportunidades que tenían para navegar en un mercado interesante pero con un estado “fallido”, como lo calificaban algunos. De manera que iniciamos operaciones ofreciendo el diseño y la ejecución de planes de comunicación estratégica, más un análisis del país que nuestra experiencia en temas de seguridad y conflicto nos permitía abordar con certeza.

¿Cómo es la posición en el mercado?

M.A. Jimeno Acevedo es una de las cinco primeras firmas en el mercado. Hoy nos enfocamos en prevención, manejo y solución de conflictos, en diseñar estrategias que creen un entorno favorable para el crecimiento sostenible de las empresas.

¿Cómo se han transformado los servicios?


R.J. El auge de los derechos ciudadanos y del poder regulador es enorme y genera nuevas situaciones de riesgo y conflicto para las empresas. A eso se suma la preocupación por el ambiente, el desarrollo sostenible, la crisis de las instituciones democráticas. Las empresas se convirtieron en actores de primera línea, permanentemente cuestionadas y vigiladas. A pesar de su rol como generadoras de riqueza, empleo y bienestar, están bajo sospecha permanente.

El activismo bipolar en las redes sociales -por una parte espontáneo, sin conocimiento de los temas y sin investigación- genera tendencias erráticas en la opinión pública; y por otra parte permite un diálogo sano y directo para resolver diferencias y oír al consumidor y a los distintos grupos de interés. Las empresas y los gobiernos están obligados a estar preparadas a responder en las dos situaciones. En ese contexto, los consultores en comunicaciones estratégicas estamos obligados a innovar con servicios que permitan manejar la enorme diversidad de conflictos y de crisis que se pueden presentar.

¿En dos décadas de historia cómo ha evolucionado la empresa?

M.A. Hemos tenido tres etapas. Una de crecimiento natural y vegetativo sin ningún esfuerzo comercial, que obedeció a la baja oferta de este tipo de servicios en el país. Una segunda fase en la que multinacionales del sector se instalaron en el país y adquirieron empresas locales. Esta realidad nos llevó a preguntarnos qué modelo de negocio queríamos impulsar, el de la empresa que atiende 100 clientes para hacer free press, o el modelo boutique en el que tenemos nuestro posicionamiento. Escogimos el último camino. La tercera etapa es la de minimizar los servicios clásicos de las agencias de comunicación (manejo de medios, relaciones públicas, eventos, activaciones de marca) para concentrarnos en una oferta de valor elaborada alrededor de la construcción y gestión de entornos favorables al desarrollo empresarial, la prevención y solución de conflictos, que ante el auge de los derechos ciudadanos, los cambios normativos, y la búsqueda de las comunidades por preservar su identidad y lograr una mejor calidad de vida, se convierten en una fuente inagotable de trabajo.

¿Cuántos clientes tienen?

R.J. Hemos atendido 150 empresas en estos primeros 20 años y tenemos capacidad para manejar 25 clientes activos, la cifra actual.

¿En qué se diferencian con la competencia?

M.A. Nuestras mayores diferencias radican en el profundo conocimiento del país y la extensa experiencia en el mundo de las comunicaciones. También nuestra atención senior, por los socios y por el equipo de consultores, profesionales de alta formación.

¿Cuáles son los planes de crecimiento?

R.J. Estamos concentrados en ajustar y perfeccionar nuestras metodologías para aumentar la eficiencia. Estamos incorporando más asociados senior, para incrementar el alcance a nuevos sectores, y hemos desarrollado alianzas internacionales para atender clientes en toda la región, en particular en Brasil, Chile, México y Ecuador.

¿Cuál es el secreto para construir relaciones de largo plazo con los clientes?

M.A. Aportar valor. La certeza de conocer los caminos que le permiten a las empresas avanzar en sus proyectos y procesos. Nuestros clientes saben que estamos siempre disponibles para enfrentar y solucionar cualquier necesidad o conflicto.

¿Las empresas entienden la necesidad de las comunicaciones estratégicas?

R.J. La mayoría de las multinacionales lo tienen muy claro y muchas de las grandes empresas nacionales. Hay, por supuesto, las que todavía creen que pueden resolver todos los temas por sí mismas.

¿Cuáles son los retos del sector en Colombia?

M.A. El principal es desarrollar nuevas formas y mecanismos de conectar a las empresas con sus grupos de interés, de manera directa, a través del desarrollo de metodologías directas y de plataformas tecnológicas para dialogar con franqueza. Crear y mantener reputación en este mundo de incertidumbres es muy difícil. Lograr que las nuevas generaciones confíen en las marcas a través del ejercicio disciplinado de la comunicación estratégica implica fortalecer las capacidades de análisis que permite la big data, con una alta dosis de inteligencia que va mas allá de identificar tendencias de consumo. Implica estar preparados para enfrentar cualquier tipo de amenaza por manipulación en las redes, mientras no se llegue a una regulación global acertada sin restringir las libertades que las mismas redes amplificaron.

Compañías locales han vendido a multinacionales o han dado paso a
aliados de otros países, ¿lo han contemplado?

R.J. Nuestra vocación es la de permanecer como agencia nacional, conservar y fortalecer nuestras alianzas globales y lograr una transición con las nuevas generaciones de profesionales que asumen el reto de proyectar la compañía para las próximas décadas.

Siga bajando para encontrar más contenido