Facebook podría dirigir anuncios incluso con cifrado de mensajes

Zuckerberg promete privacidad, pero expertos advierten que se pueden extraer metadatos para construir perfiles de comportamiento.

Facebook

Facebook ha enfrentado una creciente presión sobre cómo maneja la información.

AFP

POR:
Portafolio
marzo 29 de 2019 - 08:25 p.m.
2019-03-29

Mark Zuckerberg cree que el futuro de las redes sociales radica en la mensajería privada. Sus convicciones son tan fuertes que planea fusionar los servicios de mensajería de Facebook, WhatsApp e Instagram en un sistema cifrado, lo cual significa que solamente las personas que envían y reciben mensajes pueden verlos.

Pero aún tiene que decir cómo la red de medios sociales más grande del mundo, la cual generó US$16,9 mil millones en ingresos durante el cuarto trimestre del año pasado - en gran parte de la publicidad en su sección de noticias -, ganará dinero con una reforma tan radical. Los expertos dicen que existe una obvia solución: los metadatos, la gran cantidad de contexto que rodea un mensaje que se puede ver incluso cuando el contenido está cifrado.

(Lea: Freno a Facebook por competencia desleal)

Aunque Zuckerberg ha presentado la reorganización como un pivote hacia la privacidad, Facebook todavía podría minar y analizar los metadatos de mensajería de los usuarios para ayudar a construir detallados perfiles para el uso en publicidad dirigida, en una estrategia que pudiera irritar a los activistas de la privacidad e incluso a los reguladores.

“Al abstraer y ver quién está hablando con quién, durante cuánto tiempo y cuándo… se puede crear una imagen muy estadística de las personas muy rápidamente”, comentó Alan Woodward, un experto en cifrado y profesor de la Universidad de Surrey. “En muchos sentidos, es el contexto de lo que dices en esos mensajes lo que es más importante que los mensajes en sí”, agregó.

(Lea: Facebook cumplió 15 años con un negocio bajo amenaza

Facebook ha enfrentado una creciente presión para que les proporcione a los usuarios más claridad y control sobre cómo se maneja su información tras el escándalo de Cambridge Analytica, así como del surgimiento de informes que señalaban que les había permitido a los fabricantes de dispositivos acceder a los datos personales de los usuarios a través de acuerdos especiales.

A principios de este mes, Zuckerberg respondió a esas inquietudes al anunciar dramáticos planes de integrar los tres servicios de mensajería e introducir el cifrado de extremo a extremo. En la actualidad, solo WhatsApp encripta los mensajes de los usuarios.

(Lea: Así negocia Facebook sus datos personales con otras compañías

Pero no describió la política del grupo en torno a los metadatos, los cuales se convirtieron en foco de atención por vez primera en 2013 después de que surgiera, en las filtraciones de Edward Snowden, el hecho de que la Agencia de Seguridad Nacional recopilaba los metadatos de las llamadas telefónicas de ciudadanos estadounidenses en una escala masiva.

Facebook se ha negado a proporcionar detalles de los metadatos de mensajería que recopila, pero dijo que se usaban para clasificar a las personas según la frecuencia con la que usan Messenger, así como para controlar el abuso y el correo basura. La compañía dijo que era demasiado prematuro comentar acerca de la cantidad de metadatos que se recopilarán cuando se integren sus aplicaciones, aunque Zuckerberg ha sugerido limitar el tiempo durante el cual se almacenan los metadatos. Facebook espera lanzar la plataforma combinada el próximo año.

Sin embargo, los expertos sostienen que hay enormes cantidades de metadatos, o “datos sobre los datos”, que Facebook pudiera potencialmente recopilar si los hábitos de los usuarios se orientan más hacia la mensajería ‘protegida’.

Según Jon Callas, investigador sénior de tecnología de la Unión Americana de Libertades Civiles y anteriormente un experto en cifrado de Apple, la información podría incluir el sitio web donde se encuentran los enlaces que se comparten y los nombres de imágenes o archivos si se comparten entre los usuarios. Los metadatos también pudieran ayudar a clasificar lo que había retratado en una foto sin que un tercero vea la foto en sí, explicó.

“Es posible que hubiera una gran cantidad de análisis invasivo mientras solo se tienen metadatos”, agregó.

La investigación sugiere que, al analizar estos patrones de comunicación, es posible hacer predicciones relativamente precisas sobre la vida personal de los individuos, como su edad, género, preferencias sexuales o rasgos de personalidad.

La sofisticada tecnología de aprendizaje automático, en la que los algoritmos aprenden de grandes conjuntos de datos y mejoran con el tiempo, puede proporcionar información adicional. Un estudio de 2018 realizado por investigadores de la Universidad Colegio de Londres analizó sólo los metadatos de 10.000 usuarios de Twitter y descubrió que podían correlacionar esta información con su identidad con una precisión de un 96,7%.

En el caso de Facebook, la plataforma también pudiera combinar los metadatos de mensajería con el resto de la información personal que posee sobre los usuarios, como lo que les gusta y lo que comparten en su fuente de noticias, para construir un perfil de comportamiento de un individuo y de sus amigos.

Un portavoz de Facebook dijo que la compañía actualmente no utiliza el aprendizaje automático en los metadatos para la publicidad dirigida. Uno de los métodos se conoce como “análisis de patrón de vida”, en el cual los datos que incluyen la ubicación se utilizan para comprender los hábitos de un usuario a lo largo del tiempo. Así se podría deducir dónde está el hogar y el lugar de trabajo de un usuario.

Llevada a su conclusión lógica, esa plataforma pudiera establecer que un usuario normalmente camina de una estación de tren a su oficina todos los días a una cierta hora, permitiéndole proporcionarle a ese usuario anuncios para una cafetería particular dentro de un cierto radio de ese recorrido durante ese período de tiempo, por ejemplo.

Otro método, conocido como “análisis de enlaces”, evalúa la red de conexiones de una persona para determinar quién está influyendo en quién y qué es lo que pudieran tener en común.

Los críticos advierten que los metadatos pudieran convertirse en el próximo campo de batalla de la privacidad, particularmente en el caso de Facebook.

Callas expresó: “Quiero que Zuckerberg diga específicamente lo que van a hacer. De lo contrario, me preocupa que vayan a ser como el genio en la historia que concede tu deseo, pero no de la forma en la que lo deseas”.

Hannah Murphy

Siga bajando para encontrar más contenido