Fundación Alpina: una década de acción en las zonas rurales

En un año apalanca $9.000 millones para proyectos, que vienen de diferentes socios: cooperación internacional, aliados privados y sector público. 

Camila Aguilar, directora de la Fundación Alpina.

Camila Aguilar, directora de la Fundación Alpina.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 19 de 2019 - 07:54 p.m.
2019-09-19

Por 10 años, la Fundación Alpina ha beneficiado a más de 12.000 familias, a través de 63 proyectos en 56 municipios de Colombia, de los cuales 26 han sido afectados por el conflicto armado. Camila Aguilar, directora de la institución, describe el impacto de su labor en el país.

¿Cuál ha sido la evolución de la Fundación en estos 10 años?

La Fundación Alpina fue creada hace 10 años, cuando el conflicto en Colombia estaba muy acentuado, así como la situación de pobreza y en especial, la rural. En el 2008 era del 65%. Sin embargo, durante esos años surgieron también políticas nacionales que dieron marco a diferentes alternativas por parte de nuevos actores para trabajar. Estas fueron la política de seguridad alimentaria y la política de generación de ingresos. Y ahí nace. Se ha especializado en generación de ingresos como eje económico de la seguridad alimentaria, a través de incrementar las capacidades de familias rurales con vocación productiva para producir en mejores condiciones, transformar productos y comercializarlos, según las potencialidades de su contexto.

¿Cuál es la cobertura y qué inversiones ha hecho?

En esta década la Fundación ha beneficiado a más de 12.000 familias a través de 63 proyectos en 56 municipios de Colombia, de los cuales 26 han sido afectados por el conflicto armado. La Fundación no trabaja sola. Creemos firmemente que para transformar verdaderamente el territorio es necesario trabajar con y desde las comunidades y convocar a otros actores y socios locales y nacionales para articular los esfuerzos y lograr mejores resultados. Es así como la Fundación Alpina en un año promedio logra apalancar recursos por más de $9.000 millones para proyectos, provenientes de diferentes socios, entre ellos cooperación internacional, otros aliados privados y sector público.

La Fundación Alpina ha ejecutado proyectos de regalías en el Cauca que buscan mejorar la productividad de pequeños lecheros y gracias a esto hemos recibido el premio Regalías Mejor Invertidas.

¿Qué indicadores de gestión maneja?

La Fundación Alpina es más que proyectos. Todo el capital de conocimiento construido a lo largo de estos años se consolida hoy en el desarrollo de un laboratorio social que busca la cualificación de los proyectos, su escalabilidad, replicabilidad, especialidad y tener incidencia en políticas públicas, a través de la evidencia técnica que se genera con las evaluaciones que realiza. Creemos que la tarea social requiere la misma rigurosidad en seguimiento, monitoreo y control que cualquier otra actividad. Es por esto por lo que desde la formulación misma de cada proyecto se identifican los objetivos a los que se quiere llegar, así como los indicadores para medir estos objetivos. Sin embargo, en el marco del laboratorio social en el que estamos trabajando, buscamos hacer evaluaciones rigurosas de los proyectos que nos permitan trascender para incidir en políticas públicas.

¿Cuál es el programa más significativo y cuál ha sido el mayor logro?

La Fundación Alpina ha tenido grandes aprendizajes que le han permitido tener hoy importantes logros. Tener proyectos en la alta Guajira, en Nazareth, nos ha permitido entender que no funciona llegar con soluciones externas y prediseñadas. Trabajar con la comunidad, entender sus expectativas, tomar riesgos haciendo innovación, y diseñar con ellos las soluciones, ha hecho posible poner en marcha en 6 comunidades cultivos para la venta, unidades productivas de pollos de engorde, gallinas ponedoras, y 9 familias con huertas para autoconsumo.

Así mismo, un proceso asociativo incipiente, conformado por agricultores y productores fortaleciéndose. Además, el proyecto Conglomerado Lechero, realizado en 2015 y 2016 en 14 municipios del Cauca, tuvo importantes resultados en el uso eficiente de la tierra. Una hectárea pasó de tener 0,4 a 3 reses en promedio, se liberaron 28.700 de 31.700 hectáreas, lo que corresponde a una liberación del 90% de la tierra usada para la producción láctea. Antes del proyecto, solo el 20% de la leche era de buena calidad. Al finalizar se alcanzó a mejorar la calidad en el 91% de lo producido.

Por último, otro de grandes resultados es un proyecto en alianza con la Unión Europea para promover el empoderamiento económico y social de la mujer en 5 municipios de Cauca. Esta iniciativa nos ha permitido ver cómo el tipo de asistencia que aporta la Fundación Alpina ha ayudado para que 400 mujeres en este departamento afectado por la violencia hayan incrementado sus ingresos en promedio en un 110%. Esto, teniendo en cuenta que era la primera vez que las mujeres recibían asistencia técnica y que se requirió también un acompañamiento sicosocial que le permitiera a las mujeres creer en sus capacidades y sobre pasar diferentes obstáculos para ser ahora gestoras de su propio desarrollo.

¿Qué proyectos tiene la Fundación hacia adelante?

Seguirá trabajando en proyectos productivos, aportando para mejorar las condiciones en el campo. Según el Censo Nacional Agropecuario, solo el 6,8% de los pequeños productores pertenecen a una asociación y solo el 24% cuenta con asistencia técnica. Es ahí donde podemos seguir trabajando de la mano con diferentes socios que comparten el interés de aportar a transformar la vida de los campesinos en Colombia.

¿Cómo se permea la empresa de esta labor?

En Alpina existe una gran cultura social. Sus colaboradores entienden, apoyan y promueven la gran responsabilidad que tenemos como colombianos para aportar al desarrollo de nuestro país, tanto desde la empresa como desde la Fundación, ambas con objetivos diferentes.

¿Qué recomienda a las empresas rezagadas en estos temas?

Entender el rol de los privados en el desarrollo. A nosotros nos corresponde innovar y arriesgarnos para que lo que hacemos pueda replicarse, escalarse y entregarse al Estado como modelos ya probados.

¿Cómo hacer para articular esfuerzos?

Es necesario seguir trabajando para articularnos en las tareas en todo el territorio.
Existen organizaciones como la Asociación de Fundaciones Empresariales, AFE, que promueven espacios de discusión y articulación de las intervenciones de las diferentes fundaciones.

Sin embargo, la clave para lograr la articulación de cada intervención está en trabajar con socios locales y aliados que persiguen propósitos superiores en el país, como es el caso de organismos de cooperación.

Si nos empeñamos en trabajar solos nunca se va a lograr el impacto que se requiere para cambiar las dinámicas en el país.

Bogotá

Siga bajando para encontrar más contenido