Gestión de calidad, el toque secreto del éxito de Alpina

La empresa tiene claro que los consumidores deben recibir productos lácteos con los mayores estándares posibles y para ello tiene una política clara para toda la organización.

POR:
mayo 30 de 2012 - 08:58 p.m.
2012-05-30

En todas las recetas que tiene Alpina para la elaboración de sus productos hay un ‘ingrediente secreto’ que los hace estar a la cabeza de lo mejor de lo mejor: la gestión de calidad.

Por eso, la empresa fabricante de alimentos lácteos es reconocida por los consumidores y líderes empresariales del país por ofrecer productos de las mayores cualidades posibles en Colombia y los mercados del exterior.

“Contamos con un equipo de colaboradores comprometido, y con alto desempeño que ejecuta todos los procesos según las políticas y estándares de calidad que hemos definido. Es ahí donde radica nuestra fortaleza.

En este marco, garantizamos que nuestros consumidores reciban productos de óptima calidad mediante la selección cuidadosa de las materias primas, su procesamiento en equipos de alta tecnología, y un almacenamiento y distribución bajo estrictas condiciones, que garantizan la preservación de la calidad, la frescura y el buen sabor”, dice la empresa.

Señala que en el tema de calidad hay una política estructural que implica el compromiso de todos los miembros de la organización.

“Hoy en día hablamos más de gestión de la calidad que de control. Gestionar la calidad implica incluir la variable ‘calidad’ en las decisiones gerenciales y de planeación, y por supuesto, en el quehacer diario de la organización”.

Por eso, señala la compañía, el proceso de gestión de calidad abarca todos los eslabones de la cadena productiva, que van desde la identificación de lo que el mercado espera de los productos, la selección y entrenamiento de los colaboradores, la selección y uso de las mejores materias primas y tecnologías de procesamiento, hasta la ejecución de los procesos de fabricación, transporte y distribución.

“Para lograr una gestión de la calidad adecuada, hemos trabajado en tener una cultura interna enfocada en este propósito y en contar con un clima laboral adecuado que les permita a los colaboradores darle relevancia a un tema que es estratégico.

Esto nos permite trabajar todos los días en el desafío de nutrir a los consumidores con productos de altísima calidad, haciendo uso racional de los recursos naturales y respetando su ciclo de vida”.

La empresa sostiene que sus estándares de calidad son comparables en el entorno internacional, al punto que la compañía cuenta con varias certificaciones de reconocimiento mundial.

“La calidad ha sido una constante desde el nacimiento de nuestra organización hace más de 67 años y es uno de nuestros ejes estratégicos principales”.

El tema del control de los productos de Alpina no es solo cuestión de ‘discurso’, sino que estos son avalados por los organismos competentes en el tema en Colombia y el exterior.

No es para menos, si se tiene en cuenta que los productos de la compañía son de una altísima sensibilidad para los consumidores de todas las edades por sus características naturales y elementos nutricionales.

En Colombia, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) es el organismo encargado del control de los productos de Alpina, exigiéndole altos estándares de calidad en los mismos.

“Recibimos periódicamente auditorías del Invima e incluso de organismos estatales de otros países a los cuales exportamos nuestros productos, como Chile, México y Estados Unidos.

Asimismo, dentro de los procesos de certificación en calidad de nuestra organización, recibimos auditorías anuales por parte de Icontec y varios de nuestros clientes”.

El hecho de que la empresa haya resultado ganadora en la encuesta de Élite Empresarial ratifica la imagen que tiene la compañía en la categoría de ‘Productos con la más alta calidad’, en la que compitieron empresas de gran prestigio nacional e internacional.

APROVECHANDO TODOS LOS RECURSOS

Una de las políticas más importantes que tiene Alpina para garantizar que sus productos tengan los más altos estándares de calidad nacional e internacional es el manejo que da a los alimentos que salen del mercado por factores como su fecha de vencimiento.

“El manejo de residuos de la operación y el reciclaje pos-consumo son, sin duda, algunos de los retos más importantes para asegurar la sostenibilidad ambiental de nuestra operación.

Los productos que por razones operativas alcanzan su fecha de vencimiento sin ser vendidos, los entregamos a gestores externos, quienes bajo nuestra auditoría usan el alimento para alimentación animal y los materiales plásticos para ser reciclados y utilizados en elementos de diversa índole como mangueras, postes, etc”, señala la fabricante de productos lácteos.

LOS PRECIOS, BAJO CONTROL

Alpina tiene el desafío de ofrecer productos especiales a un mercado en crecimiento y, por eso, considera que la inversión en calidad no debe ser vista como un rubro que impacte necesariamente los precios al consumidor, pues -señala- una gestión de la calidad adecuada puede significar ahorros importantes para la organización.

“Una empresa con excelente calidad tendrá menos rechazos, devoluciones, reprocesos, reclamos, etc. y contará con mayor fidelidad por parte de sus clientes y consumidores. Para ello, trabajamos todos los días por lograr procesos más eficientes y encontrar nuevas formas de hacer las cosas”.

Siga bajando para encontrar más contenido