Empresas

Gimnasios, con incertidumbre por el futuro de la operación

La situación se extiende a los centros de estética y los spa que saben que tendrán que extremar medidas para funcionar.

Gimnasio

Sedes de Bodytech y, en general, los centros de acondicionamiento físico no operan.

Archivo particular

POR:
Portafolio
abril 02 de 2020 - 09:25 p. m.
2020-04-02

Desde el 16 de marzo, los gimnasios del país, tanto grandes cadenas como pequeños negocios, no operan por la crisis sanitaria. Eso, en la práctica, significa que no han recibido ingresos desde entonces.

(Sector de gimnasios tendrá de mesa de diálogo con el Gobierno). 

Con el paso del tiempo la preocupación ha aumentado: saben que la situación va para largo porque los riesgos de contagio y la lucha contra la pandemia no terminarán pronto. Así las cosas, si bien tratan de enfrentar los problemas inmediatos que supone no tener cómo cubrir nóminas ni pagar arriendos, ven con incertidumbre cómo poder operar en los meses que vienen.

Nicolás Loaiza, presidente de Bodytech, dice que el sector - que decidió agremiarse- está en la tarea de enfrentar la coyuntura y de pensar en lo que será la reapertura, teniendo en cuenta que la solución de la pandemia no está a la vuelta de la esquina.

(Gimnasios del país empiezan a cerrar sus puertas por coronavirus). 


La cadena no opera sus sedes en Colombia, Chile y Perú. “Estamos buscando opciones con los socios y con el sector financiero, tratando de solventar esta crisis”, afirma. La operación de la empresa vale $25.000 millones al mes, de los cuales $10.000 millones son para sostener a los 3.500 empleados directos. El resto son arrendamiento, servicios y proveedores entre otros gastos”. El personal está en vacaciones anticipadas para proteger los trabajos en la medida que lo permita el flujo de caja. En el país tiene 100 sedes.

“Necesitamos ser declarados como vulnerables para participar de las ayudas del Gobierno. El gremio, en general ha sido solidario aportando desde donde se ha podido para que se contenga la expansión del virus. Hemos puesto a disposición de la comunidad médicos y entrenadores para atender virtualmente”, dice y agrega que “estamos analizando la forma de buscar con las autoridades una forma de operación”.

Tratar de generar el registro en aplicaciones para distribuir los usuarios durante el día, mejorar la asepsia, el uso de tapabocas y guantes y garantizar la distancia entre usuarios, son medidas que se consideran.

En la misma línea se pronuncia Smart Fit que tiene 82 sedes en Colombia, 800 colaboradores directos y 1.200 con indirectos. Los usuarios al cierre del 2019 eran poco más de 250.000.

David Raya, su presidente, plantea que “vemos que el día 13 de abril, cuando acaba la cuarentena, no necesariamente vamos a entrar a la normalidad. Con este panorama, nuestro mayor gasto es el de los arrriendos y, particularmente, un 70 a 80% del tiempo de las últimas semanas lo hemos dedicado a arreglar eso porque, desafortunadamente, el Gobierno ha emitido restricciones pero no lineamientos de cómo operar bajo esas medidas”. “Optamos por cerrar voluntariamente pero pasadas estas semanas requerimos apoyos para atravesar la crisis”, sostiene. Y algo que ayudaría, a su juicio, es que se aclare la norma sobre en qué espacios es que 50 personas no pueden congregarse.

En esa misma línea se pronuncia Oscar Giraldo, gerente general y cofundador de una marca de gimnasios de Cali, AFEGYM, con 4 locaciones, y quien asumió la vocería de unas 200 marcas independientes del Valle, con 120.000 afiliados y 900 trabajadores.

“Los gimnasios nos estructuramos para ser un negocio masivo, en promedio manejamos entre 400 y 2.000 metros cuadrados de atención y todos buscamos tener tres afiliados por metro cuadrado para ser rentables y sostenibles en el tiempo”, afirma.

Por eso, argumenta, “hay una incertidumbre absoluta sobre cuándo operar porque sabemos que depende de la evolución de la pandemia. Y hay otro agravante: ni el Ministerio de Industria, ni el de Deporte ni el de Salud se han pronunciado para declarar al sector como vulnerado. Desde la segunda semana de febrero la asistencia a los gimnasios se redujo más del 60% por el miedo de la gente”. Si las grandes marcas se afectan, qué será para las marcas locales, señala el empresario de Cali. “Tenemos el incumplimiento en el pago de arrendamientos y muchos no hemos podido pagar nóminas”, manifiesta.

LOS SPA Y SEDES DE ESTÉTICA

Ernesto Barbosa, presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, dice que la situación es negativa para el sector. Siguiendo indicaciones de las autoridades se paró todo procedimiento electivo.

Por tanto, las clínicas de cirugía plástica, los spa y servicios relacionados están cerrados. Esto afecta a esteticistas que hacen los masajes, las señoras que hacen fajas, los médicos especialistas y los anestesiólogos que están a la expectativa de lo que viene porque si operan tendrán que extremar las medidas de higiene. “El mercado, que buena parte obtiene sus ingresos por prestación de servicios, ahora está cesante. El cálculo es de 15.000 familias que viven de estos procedimientos”, advierte.

congom@portafolio.co

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido