close
close

Empresas

‘Impuesto global no afectaría ni a 20 grupos empresariales del país’

Luis Orlando Sánchez asegura que al implementarlo, Colombia deberá repensar algunas de las exenciones de renta que le está haciendo a las compañías.

Luis Orlando Sánchez

Luis Orlando Sánchez, socio de impuestos internacionales de EY Colombia, apunta que es mejor un mínimo de 15% que de 0%.

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 18 de 2021 - 07:00 p. m.
2021-07-18

Hace unas semanas, 131 países llegaron a un acuerdo para crear un impuesto mínimo global para las empresas, una medida que si bien ha sido aplaudida, también criticada por los altos umbrales que establece, pues impactaría a muy pocas compañías. Según Luis Orlando Sánchez, socio de impuestos internacionales de EY, afectaría a unos 20 grupos nacionales.

(130 países le dan luz verde a al impuesto global). 

¿Cree que el acuerdo es un punto de inflexión en la cooperación económica?

Sin duda es un hito que 131 de las 139 jurisdicciones de la Ocde tomen esta posición. Falta todavía el detalle, ya que lo que se ha logrado es una declaración que delimita los objetivos a los que se quiere llegar, y es ahora cuando se van a poner a definir lo que se implementará finalmente. Es un logro, pero quedan grandes retos por delante.

¿Cree que el impuesto de 15% es suficiente?

Esa fue siempre la discusión: hace un año se hablaba de 12,5%, Estados Unidos llegó a comentar el 21% y finalmente se alcanzó ese 15%, y no sin discusión. Uno quisiera que fuera un poco más, que estuviera más cerca de 20%, pero llegar a eso va a ser difícil y, desde luego, es mejor tener un impuesto mínimo a no tenerlo, mejor 15% que nada.

¿Pero ayudará contra la competencia fiscal?

La competencia fiscal entre países seguirá, pero el piso no será 0%. Esta tasa es el pilar 2, que afectará a compañías con ingresos de más de 750 millones de euros. Además, está pensado para que sea un castigo quien no lo aplique.

(¿Cómo impactaría a Colombia el impuesto global a multinacionales?). 


Si en una jurisdicción no se paga ese 15%, el país en el que está la matriz puede imponer el impuesto que se dejó de pagar en otra parte, y por eso varios paraísos fiscales firmaron el acuerdo, pues si ellos no lo imponen, otro lo hará. No obstante, no será inmediato, se espera que arranque en 2023, y Colombia suele ser más demorado para estos procesos.

¿Hay compañías de Colombia que se verían impactadas por la tasa?

No debemos tener más de 20 grupos colombianos afectados por ese impuesto, los cuales tendrán que ir a ver en qué países estén pagando menos de ese 15%.

¿Cómo será esa adaptación en Colombia?

Se necesitará una implementación importante, con mucho intercambio de información con otros países, y llegará el momento en el que Colombia tendrá que repensar algunos beneficios tributarios, ya que las rentas exentas aquí se acabarían pagando en otro país, es decir, se le regalaría el recaudo a otro.

¿Qué beneficios se pueden esperar para el país?

Se espera que ayude a aumentar el recaudo en un par de puntos del PIB global, y alguna porción le tocará a Colombia por ambas vías: porque estos grupos dejen de pagar en otra parte y lo hagan aquí, o porque se cobren beneficios de multinacionales que hoy no se están atrayendo.

¿Qué debería hacerse para cambiar la arquitectura tributaria mundial?

Esto tiene que ver con el pilar 1, que es cómo va a tributar la economía digital. El problema es que las normas se crearon en otra realidad, en la que para gravar a una empresa, debía tener presencia física, y eso hoy no pasa en muchos casos.

(El G20 aprobó el impuesto global a las multinacionales). 


Ahora no será tan importante esa presencia física, sino que de la utilidad global, una porción se repartirá en los países en los que están los clientes. La crítica es que se aplica a empresas con ingresos muy elevados, y solo impactaría en unas 100 compañías a nivel mundial. Y, además, repartirán las ganancias solo las que tengan un margen de más de 10%. Esto quiere decir que el alcance de la medida va a ser muy limitado.

¿Y qué pasará con las tasas a la economía digital que ya cobran varios países?

En efecto muchos países implementaron esa tasa, pero el compromiso es que una vez quede esto aprobado, se deben retirar. Podrían tomar estas medidas de forma unilateral, pero en teoría, si se adhieren al acuerdo, no podrían adoptar ese tipo de impuestos. Eso, a fin de cuentas, indica que el pacto puede limitar la imposición de ciertos gravámenes a futuro, por lo que cada economía tendrá que ver qué efecto tendrá en sus recaudos.

¿Qué opina de la tributaria 2.0 de Colombia?

La situación es compleja y esto, sobre todo, si se quieren mantener los programas sociales. Estamos viendo un país que viene de atrás con un desbalance muy grande que hay que corregir, y la pérdida de calificación sumó más preocupación al Gobierno.

Cabe decir que la reforma que se planteó inicialmente llegaba a casi $30 billones, mientras que esta sería de alrededor de la mitad. Es por esto que al próximo presidente le tocará hacer otra reforma que no sea coyuntural como esta, sino de fondo. Esta quedará como una de las tributarias que vemos cada uno o dos años, para infortunio de la seguridad jurídica del país.

¿Cuáles deberían ser las prioridades tributarias de países como Colombia?

La tributación de los países que lideran en la materia se basa en tarifas de renta bajas para las compañías y altas para las personas, y en Colombia ocurre lo contrario, con un recaudo centrado en un grupo muy pequeño de contribuyentes.

Sí, deberíamos ponerle más impuestos a las personas y bajarle a las compañías, y al mismo tiempo dar más incentivos al sector privado, y en particular a las firmas no tan grandes.

También deberíamos tener impuestos diferenciales para compañías más pequeñas, que paguen menos que las grandes.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido