Interbolsa: el riesgo de una estrategia agresiva

La compañía ha crecido de la mano de aliados como Deutsche Bank y Banco do Brasil. Pero asumió un alto riesgo y eso se convirtió en su debilidad.

Interbolsa

Archivo Portafolio.co

Interbolsa

POR:
noviembre 03 de 2012 - 06:33 p.m.
2012-11-03

Analistas y operadores del mercado de valores reconocen en la comisionista Interbolsa calidades como seriedad, cumplimiento y poder. Así como por otra clave: la agresividad.

Y es esa característica la que le ha permitido asumir el liderazgo del mercado bursátil en Colombia y de ser hoy no solo una corredora de bolsa, sino un grupo financiero con presencia internacional.

La sociedad comisionista, de origen paisa, nació en 1990 y en sus 22 años de existencia se ha convertido en la entidad de su tipo más grande del mercado, con un peso del 25 por ciento en el sistema bursátil.

En el año 2000 dejó de ser solamente una firma corredora de bolsa, pues sus dueños, en una movida agresiva, crearon el Grupo Interbolsa, con lo que mostraron su poderío en el mercado con pasos que hasta ese momento ninguna comisionista había dado en Colombia.

La acción del grupo llegó a la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) y tuvo una gran acogida entre los inversionistas.

“Hemos aprovechado los momentos que nos ha dado el mercado, y el gran mérito, modestia aparte, ha sido la toma de decisiones y la capacidad que hemos tenido de asumir riesgos”, dijo hace pocos meses Rodrigo Jaramillo, presidente de la compañía.

El grupo se expandió rápidamente durante los últimos años, pero la semana pasada la sociedad enfrentó serias dificultades y terminó siendo intervenida el viernes por la Superintendencia Financiera.

Los problemas de Interbolsa no son nuevos y quienes los conocen dicen que el grupo viene afrontando dificultades desde hace algunos meses por decisiones de diversa índole, que se tomaron para la expansión del conglomerado.

Incluso, frente a la situación presentada esta semana, el presidente del Autorregulador del Mercado de Valores (AMV), Roberto Borrás, reconoció que desde hace algunos días se habían levantado advertencias para los accionistas de la comisionista por la situación que afrontaban, algo que también se puso en conocimiento de la Superintendencia Financiera.

La pregunta que muchos se han hecho es si el grupo tomó decisiones demasiado arriesgadas en su afán expansionista, que finalmente lo llevaron a la difícil circunstancia en la que hoy se encuentra la comisionista, su principal filial.

Esas decisiones tienen que ver con exposiciones de muy alto riesgo en sus inversiones de portafolio y con la creación de entidades anexas a la sociedad corredora en Colombia y el exterior que, al parecer, no han dado los resultados esperados.

De la holding Interbolsa hacen parte –además de la intervenida comisionista de bolsa– una sociedad administradora de inversiones (SAI), una corredora de seguros, tres firmas comisionistas en Brasil, Panamá y Estados Unidos, Acercasa (firma dedicada al crédito hipotecario) y hasta una fundación de ayuda a los pobres.

Negocios dependientes

Un hecho interesante tiene que ver con que el grupo ha manejado inversiones en Islas Vírgenes a través de dos fondos (Interbolsa Special Situations y Premium), con recursos tanto del conglomerado como de inversionistas particulares.

Todos los negocios tienen una fuerte dependencia de la sociedad comisionista intervenida, que es el ‘sistema nervioso’ del grupo y sobre la cual pesa casi toda la responsabilidad de las operaciones de este.

Por eso, la acción del grupo ha sido fuertemente castigada en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), a tal punto que el jueves pasado –cuando la comisionista reconoció sus problemas de liquidez– se desplomó 30 por ciento y el viernes su negociación fue suspendida en el centro bursátil por un término inicial de cinco días hábiles.

ACOSADA POR LOS ROCES CON SOCIOS

El pago de ‘repos’ vencidos soportados en acciones de Coltejer y Fabricato con créditos bancarios llevó a la iliquidez de la firma. Los ‘repos’ son operaciones de préstamo sobre un valor, en este caso acciones, que se recompran. Es como cuando se lleva un televisor a una prendería para luego volver por él. Jaramillo reconoció que el impago de uno de esos créditos llevó a la intervención. Hace algunos años, la firma se vio afectada por la quiebra de Proyectar Valores, por la presencia de socios comunes con Interbolsa, como Juan Carlos Ortiz y Víctor Maldonado, lo que produjo un distanciamiento con Jaramillo, quien inició un plan de reorganización que implicó despidos. En los últimos dos años ha tratado de conseguir un comprador, iniciativa que se percibía como solución para la iliquidez que se veía venir.

Siga bajando para encontrar más contenido