close
close

Empresas

Investigación al GEA sería un proceso lento para resolverse

Situación de control de una firma sobre otra podría hacer que se le ordene vender parte a un tercero.

Grupo Empresarial Antioqueño

GEA

Cortesía / Archivo EL TIEMPO

POR:
Portafolio
septiembre 05 de 2022 - 10:35 p. m.
2022-09-05

La investigación que la Superintendencia de Sociedades abrió el viernes sobre las empresas del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) para determinar si entre ellas hay situaciones de control podría tardar hasta un año en resolverse, dado que se deben allegar varias pruebas documentales.

(Lea: Empresarios ya reconocen mayor incertidumbre y aumento de costos). 

Analizará las tres organizaciones de esa denominación (Grupo Nutresa, Grupo Sura y Grupo Argos), que no existe jurídicamente pero sirve para mencionar a compañías que comparten filosofía de trabajo y propiedad.

Abogados y académicos hacen consideraciones sobre el proceso que se abre y su importancia, más teniendo en cuenta que sobre las tres columnas del GEA se han realizado desde finales de noviembre del 2021 siete ofertas públicas de adquisición (opas) por parte del grupo liderado por el industrial Jaime Gilinski. Solo en las dos primeras logró comprar participaciones: en Grupo Nutresa, con Nugil, el 30,8% y en Grupo Sura, con JGDB Holding, el 38%.

Un abogado conocedor asegura que el esquema ideado por empresas de origen antioqueño a finales de la década de los 70 del siglo pasado y que tomó como base el modelo empresarial japonés Keiretsu de participaciones de propiedad cruzadas, les permitió estar aisladas de potenciales compradores, pero la situación cambió con las opas.

“Luego, con el interés que generaron las operaciones la Superintendencia de Sociedades se interesó por saber si más allá de las participaciones que hay entre esos tres grupos (ver gráficos) se configura una situación de control de una o todas sobre las demás”, dice.

“Si voy a comprar acciones de Grupo Sura me encuentro con una pared. Pues sumadas las participaciones de dos sobre una (cualquiera que ella sea) no llegan al 50%. Tienen como el 48%, pero por las asambleas tienen derecho de votos superiores. Por ejemplo, Grupo Nutresa y Grupo Argos tenían 51% de los votos durante la más reciente asamblea extraordinaria de Grupo Sura”, agrega.

El experto indica que en Colombia, desde la Ley 222 de 1995, de grupos empresariales, “si se comprueba situación de control al GEA se les rompería el enroque pues la imbricación, palabra clave del proceso de enroque está prohibida”.

(Además: Nutresa reafirma que no tiene control sobre Grupo Sura ni Grupo Argos). 

El abogado dice que si la Supersociedades determina una situación de control de una o más empresas sobre otra, deberían realizar un proceso de venta. “Eso dejaría vulnerable a alguna de las compañías para que un tercero llegue y busque adquirir esa participación.

“Lo clave es ver si hay situación de control o no”.

El GEA y algunos de sus directivos han dicho que no hay control entre las compañías. El fin de semana Gonzalo Pérez, presidente de Grupo Sura, expresó que “este sistema de propiedad cruzada ha sido conocido por las autoridades colombianas y de otros países, es totalmente legal y ha permitido que las tres organizaciones crezcan con visión de largo plazo”.

Para Francisco Azuero, exviceministro de Hacienda y profesor de administración de la Universidad de los Andes, la investigación de la Supersociedades tiene base legal y económica pues es una de sus funciones es investigar los comportamientos empresariales.

Por su parte, un exsuperintendente cercano al tema indica que aunque la investigación que se inicia tiene toda la legalidad por las funciones de la Supersocidades, no deja de llamar la atención que antes no se haya realizado tanto por parte de esta, como de la Superintendencia Financiera, este último organismo que permanentemente indaga sobre situaciones de control entre sus vigilados.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido