‘La cultura de grupo es algo que se tiene o no se tiene’

El escritor Daniel Coyle apunta que si un colectivo cuenta con esa mentalidad en su ADN es capaz de generar beneficios corporativos superiores.

Trabajo en grupo

El escritor, Daniel Coyle, explica la importancia de tener una cultura de grupo para impulsar el éxito corporativo.

iStock

POR:
Portafolio
abril 15 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-04-15

Desarrollar un mejor trabajo en equipo dentro de las empresas es uno de los principales retos que presentan las compañías. Pero lograr esto no es tan sencillo, pues según afirma el experto Daniel Coyle en su libro ‘Cuando las arañas tejen juntas pueden atar a un león’, esa cultura se tiene o no se tiene.

Eso sí, Coyle resalta que esa cultura tiene ciertos aspectos en los que se pueden trabajar para mejorar: labrar una seguridad que permita incrementar los vínculos entre los miembros de un equipo, compartir la vulnerabilidad entre todos los integrantes para generar confianza, y, por último, definir un propósito que incluya todos los valores y objetivos comunes.

(Lea: El trabajo en equipo tiene sus reglas

¿Por qué cree que, en una empresa, algunos grupos pueden aportar mejores resultados que otros?

Esto se explica porque la cultura de grupo es algo que se tiene o no se tiene, lo podemos considerar incluso como el ADN o algo natural. Creo que cuando realmente se mira la ciencia tras esto, muchas de las maneras en las que se ve están equivocadas.

Es mejor pensar en la cooperación como un lenguaje que desbloquea ciertos comportamientos y que se basa en que estamos conectados, compartimos un riesgo todos juntos pero también nos movemos hacia un objetivo común. Al entender cómo trabajan las personas, es posible mejorar los procesos creando esa colaboración en los equipos.

(Lea: El valor oculto del trabajo en equipo en las empresas

¿Si todas las empresas tratan de buscar ese trabajo en equipo, por qué no siempre tiene éxito?

Porque en realidad no es tan fácil, y muchos de los aspectos de trabajar en una compañía van en contra de las características que debe tener esa cultura de grupo. En una compañía, muchas veces no se quiere admitir que se ha equivocado, y poder hacer eso es quizá una de las señales más importantes de la cooperación. Muchos de los líderes de equipos son incapaces de hacerlo para no parecer débiles o estúpidos.

De igual forma, otro de los aspectos en los que se falla es en la de compartir la información con los demás, tratando de protegerla y no generar esa confianza. Es importante alejarse de esos comportamientos que van contra la cooperación.

(Lea: El proceso que debe enfrentar cuando está desempleado

¿Cuáles son las principales claves para implementar este tipo de cultura de trabajo en una empresa?

Creo que la actitud es una habilidad en lo que tiene que ver con el liderazgo, y ahí se ve lo importante que es que sea capaz de decir ‘he cometido un error’, como puede ocurrirle a cualquiera, y eso permite al grupo trabajar mejor unido. También es muy importante, y más en los negocios de hoy, la capacidad de adaptarse de la manera más rápida posible y creo que otro aspecto fundamental es crear los entornos en los que cualquier miembro del equipo pueda hablar abiertamente sobre qué está pasando realmente en el trabajo, no lo que desearían que estuviera pasando. Eso es fundamental para establecer los lazos de pertenencia e identidad.

¿Implementar esto es más fácil en una pequeña empresa que en una mucho más grande?

En el libro hemos hecho mucha investigación con pequeños grupos, pues es imposible tener relaciones con todos dentro de una empresa. De hecho, la cultura de grupo se crea con las personas con las que se está inmediatamente rodeado. Por supuesto, los equipos grandes también pueden crear cultura alrededor de los propósitos y realmente sí se puede lograr, pero la mayor ventaja es la que se puede crear con equipos pequeños.

¿Qué tan importante es el sentido de pertenencia en estos procesos?

Es tremendamente importante, pues en eso se basa gran parte de las conexiones y los aspectos que las impulsan. Ese sentimiento de pertenencia realmente es capaz de hacer la diferencia empresarial.

¿Es más difícil conseguirlo con trabajadores ‘millennials’?

Cada generación difiere de la anterior, y los millennials manejan de manera distinta la forma de comunicarse y de usar su tiempo, por lo que se podría considerar que el listón está más alto a la hora de crear esas conexiones con los miembros de esa generación, es más difícil.

En el libro se habla de abrazar la innovación, crear un ambiente de solución de problemas, eso suena más a una utopía que una realidad. ¿Es realmente posible?

La cultura de grupo es muy poderosa, es seguramente el activo más importante de las compañías.

Siga bajando para encontrar más contenido