‘La reactivación de sectores ha sido lenta en zonas del país’

Presidente de Acesco pide proteger producción local.

Felipe González, presidente ejecutivo de Acesco

Felipe González, presidente ejecutivo de Acesco, habla de las perspectivas del negocio.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 28 de 2020 - 12:02 a.m.
2020-05-28

Ha transcurrido un mes desde que el Gobierno autorizó a los primeros sectores - algunos renglones de la manufactura y la construcción- reiniciar labores en medio de la cuarentena, pero el proceso ha sido lento.

(Acesco presente e innovando en infraestructura). 

Esa es la percepción de Felipe González, presidente ejecutivo de Acesco, quien sostiene que esa situación no ha tomado por sorpresa a la compañía de 50 años, que tiene operación en varias regiones del país.

“En Acesco siempre pensamos que después del 27 de abril, las dos siguiente se manas fueran de ajustes”.

Antes de esa fecha, precisa, la empresa se preparó de la mejor manera con todos los protocolos de seguridad y comprando los equipos necesarios para poder operar.

Sobre lo que ha pasado en las distintas zonas del país, dice el empresario, “hay que hablar dependiendo de la región, en Antioquia empezaron de una vez. Allí han manejado muy bien el control de la pandemia y, por tanto, su actividad económica arrancó”.

Por su parte, las regiones moderadas han sido la Costa, El Eje Cafetero y el Valle que están a medio ritmo y hay zonas, de las que esperábamos mucho y que han sido muy lentas. Particularmente Bogotá y Cundinamarca”, explica.

“En la capital esto ha sido por el manejo que ha dado la Alcaldía, que uno respeta, pero yo diría que apenas en estos días se siente el arranque”, sostiene al agregar que “estamos en pandemia y lo que va a ser prioridad siempre será la salud de las personas”.

En medio de la situación y una operación que está al 50% la empresa opera con perspectivas de que en los próximos tres a cuatro meses puede llegar al 80%, dice el empresario Felipe González, teniendo en cuenta que la recuperación del mercado se tomará un tiempo y será gradual, aunque las estimaciones hay que hacerlas a corto plazo por la incertidumbre que impone la crisis sanitaria.

Acesco tiene 620 empleados directos y entre proveedores, transporte y distribuidores suma 1.500.

Operando con la mitad de la capacidad, la empresa estudia acogerse a los apoyos al pago de la nómina que ha ofrecido el Gobierno.

“Nosotros hemos ido navegando con proveedores y bancos para acomodarnos a la situación. Acesco tiene hasta el momento una posición solida para seguir manejándonos en esta pandemia pero nos preocupa lo que viene hacia adelante”, comenta.

En el desarrollo del negocio, otro factor que ‘capotea’ la empresa, y que se extienda al sector metalmecánico ahora, tiene que ver con un alto inventario de materia prima que está en los puertos, cuyo aprovechamiento está suspendido por el freno de la demanda.

La industria del acero tiene unos ciclos de compra de materias primas que es de cuatro a seis meses.

El año venía bien, relata el presidente ejecutivo de Acesco, pero al parar por la cuarentena, el material que ya venía en tránsito de nuestros proveedores llegó y no se ha utilizado en razón a que no se está produciendo.

“Eso lo que genera es un represamiento y la industria ya procederá a recortar sus próximos pedidos. Ese efecto se va a solucionar, pero en lo inmediato se genera un problema en el flujo de caja porque hay que pagar eso y no se puede usar”, explica Felipe González.

Sin embargo, las preocupaciones del sector no paran ahí, advierte el empresario, quien es también preside la Junta directiva de Fedemetal.

A su juicio, el problema de más largo plazo tiene que ver con la situación económica que se viene, porque es inevitable que la crisis de la demanda se profundice por una caída en el ritmo del sector de la construcción.

“Es un escenario probable porque toda esta incertidumbre lo que hace es que impacte proyectos de la construcción. El primer trimestre marchaba bien, la construcción venía tomando impulso desde finales del año pasado”, explica el empresario. Ahora se están retomando los proyectos que estaban en marcha o que ya habían superado la fase de cierre financiero antes de que se decretara la emergencia sanitaria.

Lo que va a pasar en los próximos tres meses, estima el presidente ejecutivo de Acesco, es que el retraso o la lentitud puede venir de aquellas obras que estaban en fase de estudio.

“El impacto en la demanda puede ser de 30% a 40%”, calcula.

Esa preocupación, es la que motiva al sector a hacer un llamado al Gobierno para que se de prioridad a la producción nacional en momentos en que es fundamental defender el empleo nacional, de calidad y formal.

“Este es un periodo crítico en el que se debe aplicar la estrategia de defensa de la producción nacional. Hay que proteger el empleo en un escenario de baja demanda”, dice González, al tiempo que llama la atención en que actualmente hay excedentes de producción que bajo el efecto de demandas disminuidas no van a tener dónde colocarse.

El empresario sostiene que en el país hay compañías que desarrollan productos de mejor calidad, con unos estándares superiores a los de la oferta importada y deben competir muy duro.

Hace unas dos o tres semanas se estimaban unas 160.000 toneladas llegando a puertos, este mes pasado y en los siguientes, otras 160.000. Estos volúmenes, comprenden entre materia prima y productos terminados de la industria metalmecánica.

“Una parte de eso, son productos largos como varilla, cerca del 60%, y el resto son productos planos, ya sea materia prima o producto terminado ya transformado. Son parte del flujo de la cadena, pero ante esta situación se convierte en un exceso de inventario”, afirma. Y otro dato muestra también el panorama del sector: antes de la pandemia, en aceros planos, alrededor del 55% de lo que entraba a Colombia era materia prima para productores nacional y el resto correspondía a bienes terminados o semiterminados para importadores.

El presidente de Acesco considera que frente a la situación, el Gobierno tiene que revisar los proyectos de infraestructura para que tenga una favorabilidad la producción local y que debe aumentarla para el caso de los que están en marcha.

En esa misma línea, considera que las autoridades debe estudiar a los proponentes en función de la preferencia por los proveedores nacionales.

Igualmente, los empresarios del sector piden al Gobierno hacer uso de las herramientas de defensa comercial en temas como las respuestas rápidas a reglamentos técnicos. “Lo que en otros tiempos se trata de la búsqueda de prácticas justas de mercado, en este momento se trata de enfrentar lo que se convierte en una amenaza contra el empleo del país”, puntualizó.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido