La Universidad del Rosario acelera su revolución digital

José Alejandro Cheyne, el nuevo rector, dice que el plan es utilizar la tecnología en los procesos de enseñanza y en la propia organización.

José Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario.

José Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario.

POR:
Portafolio
diciembre 10 de 2018 - 07:02 p.m.
2018-12-10

La Universidad del Rosario puso en marcha un plan, llamado la Ruta 2025, en el que, entre otras cosas, buscan usar la tecnología para transformar sus procesos educativos y la propia organización.

José Alejandro Cheyne, el nuevo rector de la institución, también habló sobre los planes para ampliar su cobertura y convertirse en una universidad de “talla mundial”.

Los estudiantes están saliendo a marchar para defender la educación, ¿cuáles son los retos que tienen hoy las universidades?

Hay dos. El primero tiene que ver con la calidad y, en ese sentido, ya hay varias estrategias para que se hagan certificaciones internacionales de calidad.

La otra discusión es la cobertura. El gran sueño es que la educación sea para todos, pero la realidad en América Latina y en Colombia es que eso no se ha cumplido. Es cierto que el Gobierno y todos los actores están haciendo esfuerzos cada vez más importantes pero la brecha no se va a cerrar en el corto plazo. Para ello se requiere, en mi opinión, de un trabajo articulado entre el Gobierno, las universidades públicas y privadas, y el sector privado. En el caso de la Universidad del Rosario estamos participando en los programas del Gobierno y también tenemos un programa de becas. Además, estamos buscando nuevos elementos de financiación para los estudiantes.

¿Cómo cerrar la brecha entre las necesidades del mercado laboral y los estudiantes que prepara la academia?

Existe un fenómeno que se conoce como la paradoja del talento humano. En las ciudades en América Latina existe esa situación y en el caso de Bogotá, por ejemplo, existe un excedente de personas que quieren trabajar y no tienen trabajo. Pero al mismo tiempo, cuando se va al sector empresarial, dicen que no consiguen lo que necesitan. La respuesta a eso es que las instituciones no están preparando las competencias que requiere la sociedad.

En ese sentido, ¿se vienen nuevos programas para la universidad?

Asumí la rectoría en el mes de octubre y tenemos un conjunto de apuestas. Una de ellas es la innovación pedagógica. Un ejemplo de lo que hacemos en ese sentido son unas las nuevas maestrías que estamos ofreciendo, en las que trajimos a las personas que han formado la gestión del conocimiento en Apple y ellos capacitaron a nuestros docentes. Eso se conoce como aprendizaje basado en retos. Pero hablando del resto de programas, lo que hacemos es que estamos identificar cuál debe ser la innovación pedagógica, porque nuestros estudiantes no quieren más de lo mismo.

El segundo reto que tenemos es la incorporación de las tecnologías en el proceso de enseñanza y aprendizaje. La tercera apuesta es la llamada la Ruta 2025, que es un plan muy grande que llega a todos los escenarios de la universidad. Además, estamos implementando prácticas glocales.

¿Eso en qué se traduce?

En la movilidad de los estudiantes. Muchos de nuestros alumnos salen a hacer pasantías o programas en el exterior pero también recibimos muchísimos de varios países. Otro de los ejemplos es la movilidad de los docentes.

Otra de las grandes apuestas es llegar a más zonas del país. Hoy en día estamos en Bogotá y participamos en 10 ciudades ofreciendo programas de diferentes maneras. Estamos en Neiva, que es una ciudad con la que hace poco firmamos una alianza, junto con Ibagué, Medellín, Yopal, Bucaramanga, entre otras. Tenemos mucho que aportarle a las regiones pero también tenemos mucho que aprender.

¿Están pensando en traer más programas virtuales?

Tenemos dos especializaciones virtuales y vamos a hacer una estrategia para promover más posgrados y educación continuada virtual.

¿Se vienen más sedes de la universidad en las regiones?

En cada una de las ciudades tenemos un aliado estratégico. Además, no solo vamos a compartir programas, sino que estamos haciendo un índice de competitividad en el que hacemos un análisis de cada región. En el 2019 tenemos una agenda muy fuerte para ir a cada una de esas zonas y ayudarles a cerrar la brecha de competitividad.

¿Qué puede aportar la universidad en ese sentido a las zonas de posconflicto?

El año pasado formamos 1.100 mujeres en emprendimiento a nivel nacional y este año lo hicimos con casi 1.000. Y no solo lo estamos haciendo en Bogotá sino en 10 ciudades. Descubrimos que en temas de emprendimiento existe una gran necesidad.

En temas de emprendimiento, ¿cuáles son las apuesta de la universidad?

Nosotros entendemos que el emprendimiento es para todos. Y en muchos lugares educativos se dice que es casi una obligación darle la oportunidad a los estudiantes de que elijan si quieren o no ser emprendedores. Para hacerse una idea de lo que hacemos en ese sentido, al año pasan por lo menos 5.000 personas por nuestro centro de emprendimiento; tenemos una maestría en emprendimiento e innovación; y también tenemos programas para incentivar a las personas a emprender a través del arte.

¿Los resultados de esa iniciativa ya se han empezado a ver?

Nosotros medimos cada dos años la intención y el deseo emprendedor y este se ha multiplicado por tres.

A propósito de las apuestas de la universidad, ¿qué se viene para el 2019?


Una es fortalecer la calidad y la otra es llegar a más personas. Seguramente llegaremos a más ciudades. Sin duda, de las inversiones de las más importantes es la de la revolución digital. Además, este año la universidad cumple 365 años y aunque queremos preservar la historia, tenemos una gran apuesta en la revolución digital, la cual los estudiantes sentirán desde enero del 2019.

Siga bajando para encontrar más contenido