close
close

Empresas

‘Las empresas están en posición de aprovechar la reactivación’

El Supersociedades, Juan Pablo Liévano, destacó que las 1.000 compañías más grandes del país mantuvieron su patrimonio y continuaron generando empleo.

Juan Pablo Liévano

Juan Pablo Liévano, Superintendente de Sociedades.

Cortesía

POR:
Portafolio
junio 14 de 2021 - 07:07 p. m.
2021-06-14

La semana pasada la Superintendencia de Sociedades entregó su reporte anual de las 1.000 empresas más grandes del país según sus ingresos, una foto del efecto que tuvo la pandemia sobre el tejido empresarial en 2020, pues las compañías más grandes del país registraron ingresos $57 billones por debajo de los de 2019.

(Lea: Las diez empresas de Colombia con mayores pérdidas en 2020)

Juan Pablo Liévano, Superintendente de Sociedades, explicó a Portafolio los resultados del reporte.

(Lea: Las 1.000 empresas más grandes: caídas en el 'top' 50 más notorias)

¿Qué tan fuerte fue el impacto de la pandemia frente a lo esperado?

Realmente el impacto estuvo en linea con lo esperado y muestra los deterioros que causó la crisis. Vemos que los ingresos de las 1.000 empresas caen un poco más que el PIB, pero esa caída no fue mayor dada la estrategia del Gobierno para conjurar la crisis y la resiliencia del sector empresarial para sortearla.

También observamos cómo efectivamente el gasto público ayudó positivamente a la economía impidiendo una mayor caída. Los ingresos operacionales del sector real cayeron 7,6% y las utilidades 34,1%, y lo que puede explicar que el impacto no sea mayor es el efecto del gasto público y la intervención oportuna del Gobierno.

El patrimonio creció pese a la crisis, ¿qué tan bien respondieron las firmas?

Creemos que a pesar de la variación del -7,6% en los ingresos operacionales, las empresas tienen como gran logro estos resultados, en especial mantener en términos agregados el patrimonio, lo cual demuestra su capacidad de adaptación. En general las empresas conservan y crecen su patrimonio en términos nominales, pues se presenta un crecimiento del 0,6% del patrimonio. Hay algunas contracciones patrimoniales en los sectores minero-hidrocarburos de -14,2% y servicios de -4,9%.

Esto prueba que tenemos un sector empresarial que ha logrado con muchos esfuerzos acumular patrimonio y mantener una buena solidez y solvencia. Se podría inferir que las empresas hicieron ajustes en sus modelos operativos y estructuras de costos, apretándose el cinturón, e igualmente algunas pudieron recibir recursos extra.

¿Qué tanto se están apoyando las empresas en sus pasivos para apalancar eso?

Las empresas en el agregado aumentaron sus pasivos pasando 4,7%, de $522 billones a $546 billones, es decir $24 billones adicionales. De hecho, si contabilizamos solamente las 536 empresas que aumentaron sus pasivos, estas lo aumentaron en un 15,4%.
Hay un crecimiento del endeudamiento en la estructura del balance, el pasivo de las empresas pasó de soportar el 47% al 48% del activo.

Sin embargo, vale la pena señalar que hay una solidez patrimonial importante por el esfuerzo empresarial de varios años, pues las empresas, a pesar de las crisis, fueron capaces de continuar generando utilidades y empleo.

Después de la situación afrontada durante 2020, podemos decir que las empresas terminaron maltrechas, pero en una posición razonable para aprovechar la muy esperada reactivación económica.

51% de los ingresos de las 1.000 empresas está en las primeras 100, ¿qué se necesita para que las más pequeñas crezcan?

Lo primero que necesitamos es reactivar la economía. Se requiere activar el consumo de los hogares para que las empresas recuperen sus ingresos y generen empleo.

Igualmente, desde la Superintendencia somos conscientes de que las empresas pequeñas y medianas requieren mecanismos más flexibles de financiación, especialmente inversiones de capital y bonos a largo plazo a través de mercados públicos o fondos de capital privado.

¿Qué tanto cambió el top 10 de las empresas más grandes del país?

No mucho. En comparación con 2019, el primer lugar se mantuvo y hay movimientos en el listado que se dan en esencia por la salida de dos grandes compañías.

El sector de hidrocarburos y minero-energético fue el más perjudicado en 2020, ¿cómo se explica?

Las empresas de este sector, en el agregado, redujeron sus ingresos operaciones en $40 billones. Esta reducción tiene como causa la caída de los precios internacionales de estos commodities. Estas empresas generaron rentabilidades negativas pues su ROE se ubicó en -2,2% y el ROA en -1%.

Las empresas del sector generaron pérdidas por $6 billones y el subsector de petróleo es el que más pierde con $3,18 billones, que representa el 51% de las pérdidas del sector y el subsector de carbón es el segundo que más pierde con $2,67 billones, que representa el 43% de las pérdidas del sector minero-hidrocarburos.

El agro fue el único que creció, ¿qué impulsó a las empresas del sector?

El sector agricultura aumentó sus ingresos 13,7%, pero presenta razones financieras negativas, pues su ROE se ubicó en -1,2% y el ROA en -0,9% y tuvieron pérdidas de $0,2 billones.

Las empresas del sector presentan caídas muy fuertes en los ingresos operacionales, aunque vendieron más, tuvieron pérdidas. Del total de 26 empresas del sector agropecuario, 10 del sub-sector avícola, es decir todas las de este sub-sector en las 1.000 empresas, presentan pérdidas.

Entre las regiones más afectadas están la Costa Caribe y Bogotá, ¿a qué se debe el desempeño de estas zonas?

Para el caso específico de la Costa Caribe, la región se ve muy golpeada particularmente por ser el domicilio de Avianca, por las fuertes pérdidas de dos de las grandes empresas del sector minero (carbón) y el impacto en servicios hoteleros.

El caso de Bogotá y Cundinamarca se debe a que la mayor parte de las empresas del país se encuentran domiciliadas en esta zona y específicamente a que el clúster de servicios se encuentra ubicado principalmente en Bogotá, por lo que se refleja mucho más el impacto de la situación financiera de las empresas. De hecho, la región Bogota-Cundinamarca tiene una pérdida de ingresos del -10,16% ($48 billones) y de ganancias del 40,3% ($22 billones).

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido