close
close

Empresas

‘Licorera de Caldas protege 270 hectáreas de bosques’

Luis Roberto Rivas dijo que la compañía tuvo que cerrar su destilería para frenar la contaminación de la Quebrada Manizales. 

Luis Roberto Rivas

Luis Roberto Rivas, gerente de la Industria Licorera de Caldas, señaló que cuidar cuencas hídricas es el principal objetivo.

Archivo

POR:
JULIANA PEÑA
enero 03 de 2022 - 08:30 p. m.
2022-01-03

La Industria Licorera de Caldas (ILC) es la primera de este mercado en el país en contar con un plan sostenible capaz de compensar las emisiones de gases de efecto invernadero en su proceso productivo.

(Los tres nuevos productos de la Industria Licorera de Caldas). 

Esta transición, hacia un economía circular, se ha dado gracias a que la empresa ha implementado el modelo de ‘Gobierno Corporativo’, como lo denominó el gerente de la compañía Luis Roberto Rivas. Este sistema se encarga de llevar a cabo las buenas prácticas sociales dentro del área de sostenibilidad.

Las acciones ambientales que ha desarrollado la licorera van desde la responsabilidad en el uso del agua, hasta la renovación de las estaciones de envasado, para un ahorro energético de más del 50%, respecto al sistema anterior. El gerente, en entrevista con Portafolio, contó cuáles son los principales procesos para una transición a un modelo económico más sostenible.

¿Cómo la empresa decidió asumir la sostenibilidad como su visión de organización?

Dentro del sistema de ‘Gobierno Corporativo’ nosotros desarrollamos un área que no existía que se llama asuntos corporativos que tiene a su cargo la responsabilidad social y desde allí empezamos un trabajo muy fuerte respecto a cómo la empresa, desde su responsabilidad ambiental, cumplía con la promesa de valor.

Porque una de nuestras grandes promesas de valor es que nuestro licores provienen de aguas manantiales. Esto es un tema que muy poca gente conoce. La Industria Licorera de Caldas tiene 270 hectáreas en bosque protegido que hacen parte del corredor del Parque Nacional Natural de los Nevados. Esta es una cuenca que proviene del Volcán Nevado del Ruiz y del páramos. De este ecosistema se generan 768 nacimientos de aguas, de tres quebradas, de las que tomamos el líquido para hacer nuestros licores. Por ello, ante esta promesa era coherente migrar nuestro modelo económico a uno sostenible.

¿Qué decisiones difíciles tomaron para adoptar este modelo?

Una de las acciones más retadoras fue cerrar la destilería, que era la planta de producción de alcoholes. La tuvimos que clausurar porque esa planta le generaba una gran contaminación a la Quebrada Manizales. Eran más o menos 500 mil litros diarios que se vertían en este recurso hídrico.

(Ron Viejo de Caldas llega a Nueva Zelanda y Australia). 

Como consecuencia de eso, iniciamos un proceso de recuperación de la quebrada y diseñamos un plan para una adecuada disposición de nuestros residuos tanto industriales y domiciliarios.

Lo que nos ha convertido en la primera de la zona industrial de Manizales que verte sus residuos al colector de Aguas Residuales de la ciudad.

Además, ya paramos la provisión de alcohol, ahora lo importamos.

¿Qué acciones puntuales están llevando a cabo para ahorrar consumo de recursos?

Es preciso aclarar que la empresa ya tiene certificación de huella de carbono alcance tres, es decir que ya compensa las emisiones del proceso productivo de la empresa.

Además, venimos trabajando muy fuerte en el tema de economía circular, haciendo modificaciones en los empaques para hacerlos biodegradables.

Por otro lado, hemos hecho renovaciones al interior de la planta. Por ejemplo hemos reformado tres subestaciones para hacerlas amigables con el medio ambiente, cambiando los transformadores. Nuestros montacargas ahora son eléctricos, por ejemplo. Esto representa una reducción considerable de energía.

Ahora bien, ¿qué tan costoso es implementar un modelo sostenible?

En nuestro caso implementar esta política ambiental no ha tenido un impacto muy fuerte sobre los costos de producción. Por eso nosotros cuidamos muchos todos los desarrollos.

Sin embargo, nosotros estamos dispuestos ha sacrificar más inversión en aras de cumplir con esa responsabilidad social que nos compete con el planeta.

Además, al largo plazo este modelo será más económico como sociedad.

En términos de economía circular, ¿qué ha logrado la compañía?

Respecto a esto, hay que aclarar que existe una normatividad que se llama Relic, que reglamenta la recuperación de envases y empaques.

Desde la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras, nosotros lideramos todo el proceso para dar cumplimiento a esta resolución, que establece que en un año se debe tener una reutilización de 10%. Lo que estamos haciendo son campañas a nivel consumidor para recolectar estos envases.

¿Qué sucede con los envases que no son de vidrio?

Los empaques de nuestros productos shot, de una monodosis los estamos recolectando para la construcción de escritorios para los niños de las escuelas rurales de Caldas.

JULIANA PEÑA
leiso@eltiempo.com

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido