Los planes de las empresas para regresar a la nueva normalidad

La presencialidad laboral no es indispensable en todos los casos.

Empresas

De acuerdo con cifras del Dane, la industria manufacturera fue la cuarta en generar más empleo en el país en 2019.

CEET

POR:
Portafolio
septiembre 02 de 2020 - 09:07 a. m.
2020-09-02

El trabajo remoto que impuso la pandemia de covid-19 durante los últimos meses llegó para quedarse, incluso en países como Colombia, que tiene la presencialidad arraigada en su cultura.

(Lea: Colombia retomará el crecimiento económico el próximo año)

Para Gustavo Taborda, gerente regional de Consultoría de Comunicaciones de Mercer Marsh Beneficios, a esta conclusión se llega tras analizar los resultados del estudio ‘Plan de retorno laboral seguro’, llevado a cabo por esta firma entre gerentes y líderes de salud ocupacional de 704 empresas de América Latina y el Caribe (62 de ellas colombianas).

(Lea; ¿Qué trabajadores requiere la nueva normalidad?)

En el esfuerzo por proteger a sus trabajadores del coronavirus, acatar las medidas tomadas por autoridades y seguir funcionando, las empresas adoptaron planes y protocolos que les demostraron que la presencialidad laboral no es indispensable en todos los casos.

El estudio muestra que el 53 por ciento de las firmas colombianas y el 48 por ciento de las latinoamericanas solo permitirán, en la primera etapa de poscuarentena, el retorno a presencialidad de algunas áreas críticas.

El 87 por ciento de las empresas nacionales dejarán que sus colaboradores vuelvan, en los próximos tres a seis meses.

“Datos como estos –señala Taborda– no dejan duda sobre el hecho de que habrá empresas que cambiarán su forma de operar o migrarán sus modelos de contratación a teletrabajo. Incluso replantearán cuántos cargos son esenciales para funcionar”.

Para poder incursionar en esta modalidad a distancia, prácticamente todas las empresas en la región (95 por ciento) y en Colombia (99 por ciento) instalaron la modalidad de trabajo remoto para posiciones que lo permiten.

Para lograrlo, ocho de cada diez empresas tuvieron que implementar facilidades de tecnología, seis de cada diez impartieron capacitaciones y recomendaciones sobre prevención de riesgos, y el 49 por ciento tuvo que tomar medidas para reforzar su seguridad cibernética.

Por supuesto, advierte Taborda, hay una gran preocupación de las organizaciones por proteger la salud de los trabajadores; en ese orden de ideas, tienen equipos interdisciplinarios dedicados a diseñar planes para el retorno laboral, que en esencia acogen la normativa expedida por autoridades frente a la pandemia, recomendaciones de instituciones que son referencia y buenas prácticas corporativas.

Según el estudio, el 76 por ciento de las empresas de la región y el 83 por ciento de las colombianas ya tienen estructurados estos planes.

FOCO EN LOS TRABAJADORES

De los resultados del estudio se infiere que, como consecuencia de la pandemia, las empresas se enfocaron en las condiciones vulnerabilidad de sus trabajadores para definir su plan de retorno.

Eso incluyó dar una mirada al entorno familiar de cada uno, con el propósito de tener estrategias de cuidado de su fuerza laboral más focalizadas.

El 93 por ciento de las firmas encuestadas en la región aseguran tener identificados los cargos críticos para la continuidad del negocio, que no pueden operar de manera remota; el 89 por ciento ya tiene establecido cuáles de sus trabajadores son vulnerables, el 84 por ciento sabe qué puestos de trabajo tienen mayor riesgo de covid-19 y el 67 por ciento ya sabe cómo se transportan sus trabajadores. Seis de cada diez firmas colombianas ya identificaron a empleados que viven con personas vulnerables.

A partir de esa información, el 84 por ciento de las empresas de la región y el 95 por ciento de las colombianas también diseñaron protocolos de bioseguridad para sus instalaciones.

Entre las medidas de protección adoptadas en el país están la restricción temporal de reuniones o actividades grupales presenciales, y limpieza y desinfección frecuente (97 por ciento de las empresas), promoción de higiene de manos y provisión de implementos (95 por ciento), higiene respiratoria (92 por ciento) y entrega de mascarillas (90 por ciento), que se suman a horarios escalonados, toma de temperatura y declaración de síntomas.

Cuando se preguntó por las dificultades para implementar estos planes y protocolos, el 42 por ciento de las firmas de la región respondieron que el ausentismo laboral por temor al contagio era la principal, seguida de la falta de disposición de los trabajadores a hacer pruebas de descarte.

En Colombia, la primera dificultad fue el distanciamiento social en sitios de trabajo (42 por ciento), además de la falta de disponibilidad de pruebas de descarte para covid (37 por ciento).

HAY QUE TENER EN CUENTA LA SALUD MENTAL

El estudio llama la atención sobre la importancia de que las medidas de las empresas no se enfoquen solo en ayudar a contener la propagación del virus, también en la salud mental de los trabajadores.

Gustavo Taborda advierte que “no solo el temor al contagio genera preocupación; el confinamiento, la sensación de ser invisible para la empresa ‘si no me ven en las oficinas’ o el temor a ser marginados o despedidos, porque no pueden hacer presencia, generan niveles altos de estrés y ansiedad”.

El 56 por ciento de las empresas nacionales consultadas y el 33 por ciento de las regionales ya tienen elaborados planes de protección de la salud mental de sus colaboradores, que contemplan medidas como estrategias de comunicación, asistencia psicológica y programas de manejo del estrés y la ansiedad.

El 63 por ciento de las empresas colombianas y el 43 por ciento de las latinoamericanas también implementaron programas virtuales de bienestar.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS / EL TIEMPO

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido