close
close

Empresas

El camino que recorre Segovia para tener una minería más sostenible

El municipio está en proceso de tener una actividad mucho más amigable. Este es su panorama actual.

Minería

Bocamina de una mina pequeña y formalizada en Segovia.

Archivo particular

POR:
CAMILO HERNÁNDEZ M.
septiembre 24 de 2021 - 06:22 a. m.
2021-09-24

Segovia, en el nordeste antioqueño, ha sido minero toda su historia. Los primeros registros de esta actividad en el territorio datan del siglo XVI (años 1500, con los españoles) y desde ahí no ha parado.

No obstante, y a pesar de su importancia, el legado aurífero (relacionado con el oro) del municipio ha estado marcado por situaciones un poco incomodas, como la de ostentar, hace algunos años, el título del lugar del mundo más contaminado con mercurio, un químico muy usado en la minería ancestral e ilegal.

La buena noticia es que lleva un tiempo en proceso de tener una actividad minera mucho más sostenible por medio de la formalización: el camino es largo, pero se está avanzando.

EL INICIO

En el 2010, la compañía Gran Colombia Gold (GCG) se hizo con el título minero RPP-140, de aproximadamente 2.871 hectáreas, ubicado en el distrito minero Segovia – Remedios y por el que pagó más de 400 mil millones de pesos.

Ese mismo año, comenzó labores y también empezó a desarrollar iniciativas de formalización minera para los mineros ancestrales de la zona.

Al 2021, ha firmado 61 contratos de operación con pequeños mineros que se han formalizado, situación que ha beneficiado a 2.500 personas.

“Hacemos un acercamiento con el pequeño minero, realizamos un diagnóstico: coordenadas, trabajadores, si hay niños o mujeres, cuánto lleva la mina, entre otros datos y, si está interesado, se empieza el proceso de formalización”, explicó Daniela Ballén, jefe de relaciones comunitarias de GCG en Segovia.

El proceso con los pequeños mineros es progresivo y quienes entran en él reciben todo de tipo de capacitaciones y ayudas, así como derechos y deberes que debe cumplir.

Lo primero es que el minero acepta su situación de ilegalidad. Después, entra a un proceso de cumplimiento que comienza con su formalidad y ahí entra la compañía con capacitaciones, inducciones, acompañamiento permanente de todas las actividades que ese grupo realiza, que esté dentro del esquema legal que rige para Colombia, que cumpla con cuidados ambientales, con seguridad social”, contó el ingeniero José Luis Roca, gerente de pequeña minería en GCG.

Minería formal

Trabajadores de la pequeña y formalizada mina La Puerta de Sion.

Archivo particular

LOS BENEFICIOS

Roca manifestó que la formalización parte de tres objetivos: regularizar la explotación por medio de contratos de operación, caracterizar las operaciones desde el punto de vista técnico (geología, geoquímica, topografía, hidrología) y tener un encadenamiento productivo que permita al pequeño minero realizar actividades en el marco de la legalidad al tiempo de obtener beneficios económicos.

Consideró también que la formalización es una forma de ordenamiento territorial local, pues “se identifican las minas, las ubica y se hace una especie de cartografía que sirve para organismos nacionales y regionales”.

Además, se evitan procesos con mercurio, eliminando impactos ambientales y a la salud de las personas. Y, a nivel nacional, se tienen beneficios en impuestos, pues ese oro de los formalizados pasa a pagar un 4,4 % de regalías.

Y los beneficios directos para los mineros, ¿cuáles son?


Reciben apoyo técnico, acompañamiento constante que ayuda a enriquecer su conocimiento empírico. También el estar más seguros, porque la formalización exige cumplimientos en temas de seguridad social. Y la modernización, pues hay ayudas para tecnificar las minas y que sean sostenibles en el tiempo”, sostuvo la experta Ballén.

A eso, el ingeniero Roca agregó: “Hay beneficios monetarios, porque hay mejor remuneración por recuperación del oro que entregan”.

Minería

Tolva en la mina Los Guayabales, también de pequeña minería y formalizada.

Archivo particular

LA RELACIÓN EMPRESA – FORMALIZADO

En el proceso de formalización, los mineros de Segovia firman un contrato de operación dentro del título de la GCG por 2 años, con posibilidad de renovación inmediata.

El contrato se estipula así para hacer un seguimiento constante a lo que tiene que cumplir el minero: seguridad social, programa de reforestación, no generar vertimientos. Si falla, se cancela”, resaltó Ballén.

Asimismo, ese vínculo contractual da derecho a que el mineral que extrae el pequeño minero sea procesado en la planta María Dama, el lugar en donde la compañía interviene su propio material para conseguir el oro.

En cuanto al pago, la remuneración entregada por la empresa se da en tres franjas: entre 2,3 y 4,5 gramos de oro por tonelada de material, entre 4,5 y 12 gramos y más de 12 gramos de oro por tonelada.

El dinero que puede recibir el minero, si alcanza un tenor de 12 gramos por tonelada, es de hasta el 60 % del precio internacional del oro (a este viernes está en 1.756 dólares)”, dijo Roca.

El método artesanal, el del mercurio y en la ilegalidad, en el mejor de los casos, da una recuperación del 50 %. Y con nosotros, en la formalidad, la recuperación es del 90 %”, complementó.

Consultado por la producción, el gerente comentó que, al mes, la pequeña minería genera entre 9.000 y 9.500 onzas de oro. De ellas, entre 2.500 y 3.000 onzas son producidas por minas que eran ilegales y se formalizaron (la diferencia está en que hay otras minas pequeñas que desde que nacieron están formalizadas).

María Dama

Banda transportadora en la planta María Dama, a la que los pequeños mineros formalizados con GCG pueden llevar su mineral.

Archivo particular

¿INCONVENIENTES?

Como ya se dijo, el proceso de la formalización es largo y así como se han encontrado cosas positivas, hay otras que lo dificultan.

Lo primero, la credibilidad. Roca aseguró que han tenido que hacer mucho trabajo de pedagogía y campañas para que los mineros entiendan que la empresa “no se está quedando con el oro o no se está pagando lo justo”.

Lo segundo, amenazas y extorsiones de grupos al margen de la ley. “Los mineros deben tomar de sus ganancias para pagar vacunas y eso les merma la utilidad. Es un tema tabú, casi nadie lo toca, pero está allí. Se puede observar la presencia de esos grupos”.

Gran Colombia Gold

Lamina de oro obtenida en las instalaciones de GCG en Segovia.

Archivo particular

Y lo tercero, según el ingeniero, que no existe una política a nivel de Estado que impulse o estimule la formalización minera en términos reales: “Al minero pequeño se le aplica casi que los mismos parámetros en impuestos que a una minera grande. Y tampoco tienen apoyo de la banca para financiamientos”.

Al final, comentó la experta Ballén, es un trabajo de parte y parte y lo mejor para convencer a los mineros que son reacios a formalizarse son sus pares, esos que ya están en el proceso y son protagonistas directos.

CAMILO HERNÁNDEZ M.
Portafolio.co

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido