Empresas

Nación alista hoja de ruta del hidrógeno como combustible

MinMinas, Diego Mesa, presentará el plan para desarrollar su producción y uso para los próximos 30 años. 

Hidrógeno

La hoja de ruta establece tres razones para considerar al hidrógeno como combustible clave en la transición energética.

iStock

POR:
Portafolio
julio 01 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-07-01

La nación alista la hoja de ruta con la que se busca utilizar al hidrógeno como combustible, la cual será presentada en septiembre por el de Minas y Energía (MME).

(El país traza línea para uso de hidrógeno como combustible). 

El plan que está terminando de trazar la cartera minero energética busca no solo dejar estructurado un marco regulatorio para su uso, sino además el de sentar las bases para su producción, como fuente de energía limpia a largo plazo.

Así mismo, esta hoja de ruta calculada para los próximos 30 años establecerá las reglas de juego para su exportación, para uso en el transporte y la industria.

('Antes de 10 años el país masificará uso del hidrógeno'). 


“Este elemento complementará la Transición Energética del país porque aprovecha los recursos de las energías renovables, provenientes del sol y del viento, para generar este energético por medio de electrólisis y así producir electricidad en días sin viento o en periodos sin luz solar, permitiendo avanzar hacia un sector energético más moderno, eficiente, confiable y sostenible”, aseguró el ministro Mesa.

El funcionario agregó que, “el desarrollo de la economía del hidrógeno permitirá descarbonizar otros sectores como la industria y el transporte, apoyando el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones de gases efecto invernadero. Además, constituye una oportunidad comercial para el país, en un mercado con expectativas de crecimiento acelerado”.

EJES DE LA HOJA DE RUTA 

La hoja de ruta que está trazando el MME para el uso del hidrógeno como combustible, ofrecerá incentivos para su producción y oferta, incluidas deducciones fiscales, para fomentar la participación de empresas del sector privado.

Aunque el contenido del documento que contiene los detalles del plan que trazó el MME se mantiene bajo reserva, más en el tema de las inversiones, las cuales serán altas y desembolsadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Portafolio pudo establecer que son tres los ejes que la sustentarán.

El primero, tiene que ver con la viabilización de la producción y uso de hidrógeno verde y azul, con acciones concretas a nivel técnico, legal, institucional, comercial y financiero, priorizando aplicaciones y evaluando el potencial de producción y demanda, para horizontes de corto, mediano y largo plazo.

El segundo, está relacionado con el cierre de brechas regulatorias.

Y el tercero, plantea estrategias de apoyo a proyectos piloto con cooperación internacional para transferencia tecnológica y fortalecimiento de las capacidades del sector.

Con respecto a los beneficios tributarios por inversiones para el desarrollo del hidrógeno como combustible, serían las mismas que existen para las fuentes renovables no convencionales. Estos consistirían en la deducción especial de renta, depreciación acelerada de activos, exclusión del IVA y exención de derechos arancelarios.

“El país está interesado en desarrollar nuevas tecnologías limpias como la del hidrógeno, para respaldar nuestro compromiso de reducir las emisiones y mejorar la eficiencia energética y, además, nos daría un mejor acceso a los mercados internacionales y alianzas comerciales a largo plazo con socios estratégicos”,
señaló el ministro Mesa.

Así mismo, la hoja de ruta establece tres razones fundamentales, para considerarlo como otro combustible clave en la transición energética.

La primera, es la sinergia entre la energía renovable y el hidrogeno por su facilidad de almacenamiento. “Cuando los niveles de energía solar o eólica son altos, el exceso se puede usar para generar hidrógeno por medio de electrólisis para producir electricidad en días sin viento o en periodos sin luz solar”, recalcó el ministro Mesa.

La segunda, es el desarrollo de la economía del hidrógeno que permitirá descarbonizar otros sectores como la industria y el transporte, apoyando el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

Y la tercera, constituye una oportunidad comercial para el país, en un mercado con expectativas de crecimiento acelerado.

EL PANORAMA 

Expertos consultados explicaron que, para producir hidrógeno verde como energético, el país necesita electricidad verde competitiva. Es decir, generación renovable limpia. Y esta es una de las virtudes grandes que tiene Colombia.

“Hoy, el país produce las tres cuartas partes de su electricidad con generación hidráulica. Esta es una fuente renovable de producción, competitiva y a bajo costo. Esta es una gran herramienta que tiene para avanzar en la producción de hidrógeno verde”, explicó Luis Barallat, managing director y senior partner de Boston Consulting Group en Madrid (España).

Para el MME, existen condiciones favorables para producir hidrógeno en el país, y de paso permiten pronosticar un estatus competitivo para Colombia en el mercado internacional de este combustible. Por esta razón, la hoja de ruta trazada es producto acciones encaminadas a definir una estrategia para el despliegue de esta tecnología en Colombia.

Primero, la nación se asoció con el BID para definir un plan de 30 años para establecer una economía del hidrógeno, evaluando posibles fuentes de hidrógeno verde y azul en el país, oportunidades de mercado en diferentes segmentos y posibilidades de exportación.

Segundo, para el Consejo Mundial de la Energía, Colombia se ha convertido en un participante activo de su grupo de trabajo de hidrógeno verde, donde se intercambian intereses y buenas prácticas sobre el hidrógeno y se construyen redes con aliados estratégicos.

Y tercero, el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y la Upme realizó una convocatoria de propuestas sobre ‘Energía sostenible y su contribución a la planificación energética minera - 2020’, la cual tiene como objetivo desarrollar un modelo del sistema energético para evaluar escenarios con el fin de avanzar hacia una economía del hidrógeno verde y azul y su impacto en la reducción de emisiones de CO2 en 2050.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido