close
close

Empresas

‘No hay base de activos para respaldar las deudas’, Justo & Bueno

El fundador, Michel Olmi, habla con Portafolio sobre los motivos que llevaron a la cadena a la liquidación. Dice que lo mejor es mantenerla activa.

Michel Olmi

Michel Olmi, fundador de Justo & Bueno.

POR:
Constanza Gómez Guasca
mayo 13 de 2022 - 11:11 p. m.
2022-05-13

Michel Olmi, fundador de Justo & Bueno, reconoce que la cadena “no tiene una base significativa de activos fijos que respalden acreencias ante un escenario de liquidación”.

Respondió a preguntas formuladas por escrito por Portafolio sobre las razones que llevaron a la cadena a la liquidación y sobre la opción de salvarse.

¿Por qué la empresa llegó a esta situación?

Iniciando 2020, cuando Justo & Bueno llevaba cuatro años de operación, tenía 1.320 tiendas en el país, por encima de las 337 que alcanzó D1 en este lapso. Logramos en este periodo ventas superiores a US$874 millones anuales y éramos la cadena de descuento de más rápido crecimiento en el mundo. Nuestras proyecciones indicaban la llegada al punto de equilibrio en 2020, dos años antes de lo registrado por D1. Éramos un startup de alto crecimiento, y requeríamos una última inyección de recursos para cubrir capital de trabajo antes de empezar a acumular caja.

(Surge otra opción de salvamento para Justo & Bueno). 

A esto se sumaron las restricciones de circulación durante el primer año de pandemia, los cierres de tiendas y el estallido social de 2021, los cuales limitaron el acceso de la inversión y produjeron un deterioro en nuestra situación de liquidez que afectó la capacidad de pago y la confianza de nuestros proveedores. Esto se tradujo en un desabastecimiento y caída de más de 94% en ventas.

¿Qué pasó en enero?

En enero de este año, con recursos de nuevos inversionistas y el apoyo de un grupo de proveedores, iniciamos un plan de reactivación con el fin de aumentar las ventas para que empezaran a cubrir los gastos a partir de abril. Se requería una inyección de capital inicial estimada en US$25 millones para cubrir el déficit de caja de los primeros meses del año y lo percibíamos como realizable. Es así como solo con 30% de ese capital logramos reabastecer las tiendas, aumentar las ventas y retomar la confianza de nuestros aliados.

(Justo & Bueno: decretan su proceso de liquidación inmediata). 

La activación entre enero y marzo nos permitió atraer nuevos inversionistas para capitalizar el monto restante, varios de los cuales tuvieron dificultades para ingresar los fondos al país a tiempo. Esas demoras nos causaron problemas para mantenernos al día con los gastos administrativos y acumulamos deudas corrientes que a la fecha suman US$35 millones.

La firma JF Capital International presentó una oferta en marzo, que no solo cubría este saldo corriente, sino que asumía también los gastos operativos a futuro, el costo estimado de la reorganización de las acreencias en Ley 1116 y la estabilización de la compañía para una nueva etapa de crecimiento. Una vez se logró el acuerdo de venta, JF Capital se comprometió a pagar los gastos corrientes acumulados hasta abril, antes del 10 de mayo. Sin embargo, esto lamentablemente no se dio.

¿Cuánto suman las acreencias?

Desde enero a la fecha suman aproximadamente US$35 millones. El pasivo reorganizable asciende a US$281 millones.

Ya en liquidación, ¿con qué responderá la compañía?

El valor de Justo & Bueno radica en el posicionamiento que construimos en estos años y su aporte a la calidad de vida de los hogares colombianos y a la seguridad alimentaria a través de la red de tiendas en más de 300 municipios del país.

(Justo & Bueno comenzará este viernes el empalme con el liquidador). 

El modelo de negocio parte de un esquema de operación sin activos propios, combinando arrendamientos y leasings para facilitar el crecimiento en fase inicial. Una vez se entra en fase de acumulación después de alcanzar punto de equilibrio, el modelo permite transitar a la construcción de un portafolio de activos fijos que consolidan la situación patrimonial de la empresa. Justo & Bueno no alcanzó a acercarse a esta segunda etapa y por eso no tiene una base significativa de activos fijos que respalden acreencias ante un escenario de liquidación.

El mayor valor de la cadena está en su capacidad de ejecución. Es por ello que el mejor escenario para todos los interesados será mantener la cadena en funcionamiento.

¿Quién es ahora el dueño de Justo & Bueno?

Con la decisión de la Supersociedades, es de los acreedores. Pero entendiendo que pregunta por el rol de JF Capital, como ellos lo mencionaron públicamente, la firma del acuerdo de venta de HD Colombia S.A., matriz de Mercadería S.A.S. a JF Capital International Ltd. se dio el pasado 29 de marzo. Vemos con beneplácito la oportunidad del juez para acoger a la empresa al artículo 6 de la Ley 560 de reorganización, ya que esto permite una nueva oportunidad de salvamento en los próximos 30 días.

¿Qué responde a quienes se sienten engañados porque luego de muchos anuncios la realidad es la liquidación?

No hemos engañado a nadie. Trabajamos día y noche por una posible opción de salvamento para Justo & Bueno. Lo que diga es poco porque los afectados hemos sido muchos. Desde el principio actuamos con la mayor responsabilidad, tratando de evitar el peor escenario y sabiendo que la única salida era mantener la operación activa.

¿Cómo es la operación en Chile y Panamá? ¿Con esos activos se pueden cubrir las acreencias?

La negociación - con JF Capital International- solo incluía lo relacionado con Mercadería S.A.S. en Colombia. El objetivo era rescatar la empresa en Colombia para seguirla expandiendo en el país, en Argentina, Ecuador y México.

¿Y cómo queda Tostao'?

La negociación - con JF Capital International - solo contempló lo relacionado con Mercadería S.A.S.

CONSTANZA GÓMEZ GUASCA

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido