close
close

Empresas

‘Nos vamos a hundir todos si siguen bloqueos’

El presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahíta, analiza la situación que enfrenta el tejido empresarial del Valle por el paro.

Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.

Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 17 de 2021 - 07:00 p. m.
2021-05-17

Si los protagonistas de los bloqueos en el Valle del Cauca no permiten “que el tejido productivo se reactive, no va a haber impuestos, ni empleos, ni soluciones para los jóvenes, porque nos vamos a hundir todos”.

(Advierten por desabastecimiento de combustibles en 13 ciudades). 

Así lo advierte, Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, al analizar la difícil coyuntura de la región. Calcula que el departamento ya perdió 3% del PIB.

¿Cómo está la situación en la región?

Nunca habíamos hecho una encuesta de 1.700 empresas que son micro, pequeñas y medianas, y nos dio que las pérdidas en el Valle por semana eran como de $1,2 billones. Eso significa que estamos sobre los $3 billones. La situación en Cali ha mejorado un poco pero en el Valle sigue siendo crítica. Empezando por la conectividad con Buenaventura, desde donde se aprovisiona toda Colombia. Buga es un nodo logístico importante se han presentado bloqueos, igual que hacia el Cauca y en el norte del departamento. |

¿Eso como se refleja?

Eso se refleja en precios. Lo que está abasteciendo, mal que bien, hoy al Valle son bienes que estaban atascados en la cadena logística o en inventario. Pero en la medida en que las plantas y las granjas estén cerradas, más de dos semanas, no vamos a tener con qué abastecer. Y con el puerto también saturado, con 250.000 toneladas de graneles, ya no tienen cómo almacenar. Les toca devolver buques.

(Bloqueos generan escasez de alimentos y combustibles). 


¿Cuánto tiempo pueden mantenerse con esos inventarios?

Igual hay escasez. Para la gente que vive con muy poco la situación está muy complicada y para la gente, en general, todo está más caro y hay menos cosas. Hay que hacer cola para conseguir gasolina, a veces se consigue y a veces no.

¿Y la vacunación?

Estimamos que se han dejado de aplicar más de 100.000 vacunas en el departamento en más de dos semanas largas.

¿Y cómo ve las salidas?

Los muchachos que están bloqueando en Cali son diferentes a los que bloquean en Cauca, el Norte del Valle o Buenaventura. La agenda y los pedidos son diferentes. Muchos de ellos no están vinculados al paro nacional y no reconocen un liderazgo del Comité de Paro. Entonces toca hacer un mundo de conversaciones a muchos niveles. Hay demandas muy locales y eso complica todo.

¿Se dejaron tomar ventaja las autoridades locales al decir que la solución debía venir del Gobierno Nacional?

El alcalde y la gobernadora son los responsables de la seguridad en los territorios, salvo en un estado de excepción. Creo que a todos nos cogió ventaja la situación y ha habido algunos niveles del Gobierno que han buscado ‘echarle la pelota’ a otros y la verdad es que la solución requiere de todos, incluido el sector empresarial.

¿Qué papel ha jugado?

El empresariado lleva más de una semana pidiendo diálogo pero con desbloqueo. Uno entiende que los paros generan bloqueos pero no pueden ser indefinidos, la gente se desespera y sufre en sus posibilidades de alimentarse, de trabajar, de generar ingresos y de vacunarse. Estamos llamando al diálogo, a las manifestaciones pacíficas, reconociendo que hay demandas sociales válidas. Somos una sociedad con muchos problemas y, además tuvimos una pandemia que los empeoró todos. Entiendo la frustración de los jóvenes. La Andi ha dicho que los empresarios están dispuestos a pagar más impuestos, hay iniciativas de becas, pero si no permitimos que el tejido productivo se reactive, no va a haber impuestos, ni empleos, ni soluciones para los jóvenes, porque nos vamos a hundir todos.

¿Tienen asiento en algunas mesas?

Estamos a través de Propacífico, la Andi, la Cámara de Comercio de Cali y Asocaña, entre otras. Lo que pasa es que primero hay que organizar a los jóvenes que no están muy bien organizados. Empresarios pequeños, medianos y hasta grandes han ido a las barricadas, pero hasta el momento ha sido informal. A través de las Arquidiócesis de Cali que está organizando estos diálogos, estamos buscando espacios para vincularnos.

¿Esto seguirá así se logre un acuerdo entre el Gobierno y el Comité de paro?

Lo que pasa es que ese Comité no tiene mucha urgencia y nosotros aquí sí. Además los muchachos también están desgastados y cada vez tienen menos respaldo popular. Aspiro que acá las cosas se puedan mover más rápido y creo que hay avances. Les toca a muchas empresas y a gremios vincularse, a veces de manera puntual y local para construir confianza y bajar la espuma y la crispación.

¿Cuál es el aporte del Valle al PIB?

Somos más o menos el 10% de aporte al PIB del país y veníamos de una dinámica bastante buena en el primer trimestre. Los $3 billones que estimamos en pérdidas representan 3% del PIB en producción, sin contar el vandalismo o lo que pueda significar en el corto o mediano plazo las pérdida de empresas. Creíamos que podíamos crecer por encima del país, pero toca buscar cómo los compensamos porque si, por ejemplo, esperábamos el 7% ahora nos toca llegar al 10%.

¿Qué piensa sobre las críticas a los empresarios?

Vivimos en un mundo de mucha desconfianza. En general, la opinión sobre el sector empresarial es mucho mejor que la que hay de otras instituciones, pero sí hay grandes retos ahí. Y, sí, las empresas pagan impuestos, generan empleos, pero tienen que ir más allá de eso.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido