Empresas

‘Olvidémonos de reactivación de la economía en enero’

El presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, cree que las restricciones en Bogotá y otras ciudades golpean al país.

Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco

Jaime Alberto Cabal, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

César Melgarejo /El Tiempo

POR:
Portafolio
enero 07 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-01-07

Crítico de las medidas que fijan los alcaldes para contener el coronavirus en varias ciudades, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, Jaime Alberto Cabal, considera que el año empieza mal para el sector y la economía y que “nos olvidemos de reactivación en enero”.

(Cuarentena llevó a una caída de 15,2% en el PIB de Bogotá). 

También sugiere que el Gobierno acelere el plan de vacunación y opina que no es momento de abrir el debate sobre una reforma tributaria.

¿Qué representan para el comercio las restricciones de las últimas semanas y las que se fijaron ayer?

Hasta noviembre, las cifras eran positivas como divulgó el Dane. De diciembre no tenemos datos en este momento, pero tenemos un sondeo en el que hasta el 18 de diciembre, más a menos hubo un movimiento importante. Luego empezaron las restricciones en la mayoría de las ciudades. Eso afectó muchísimo especialmente el puente del 24 y 25 de diciembre y el de final de año, y tememos que diciembre no va a ser un mes bueno, quizás va a ser de un nivel aceptable.

¿Y lo que va de enero?

Traíamos una gran expectativa de que se prolongara un poco ese comportamiento de octubre, noviembre y parte de diciembre dentro del marco de la reactivación, pero la verdad creemos que empezamos mal con estas restricciones no solamente en Bogotá sino en otras ciudades como Cali, Cartagena y Medellín. Estos son días en que todavía la gente goza de vacaciones que está dispuesta a salir, a visitar pueblos y con todas las restricciones eso va a limitar muchísimo la movilidad. Obviamente, va a afectar todo el sistema de comercio, restaurantes, bares, digamos que al entretenimiento, en general.

(Bogotá entra en cuarentena total desde la medianoche). 


Y si a eso le sumamos las cuarentenas localizadas que se dispusieron en Bogotá alternadas pero que finalmente son seis o siete grandes localidades, la afectación va a ser enorme. Diríamos que nos olvidemos de reactivación de la economía en enero, por lo menos en Bogotá y en gran parte del país. Creemos que los resultados van a ser muy similares a los de agosto cuando hubo también cuarentenas sectorizadas en localidades y vimos cómo se disparó la tasa de desempleo, como cayó la economía, como cayeron las ventas del comercio. Entonces estamos muy preocupados.

Plantea el fracaso de las políticas públicas para controlar el virus.

Es que volvemos a caer en la única medida creativa que se han inventado los mandatarios de este país que es cerrar, cerrar y cerrar, para controlar la covid-19, y que dejó graves consecuencias económicas y sociales. Perdimos un año en investigar medidas de tipo tecnológico como el cercamiento de contagiados como se hizo en otras ciudades del mundo, especialmente en el Asia.

En otros países también han tenido que hacerlo.

Claro, pero no en todos, por un lado, y segundo, los otros tienen un pulmón financiero muy grande y se pueden dar el lujo como Alemania o Reino Unido. También fracasamos con las medidas pedagógicas y con el cuidado en la calle y la disciplina ciudadana. Todo el mundo hizo lo que le dio la gana y prácticamente la autoridad impávida, no se ejerció la autoridad.

¿Hay permisividad con el comercio informal?

Total permisividad con el comercio informal y sin sanciones ejemplares. Entonces cuando uno dice eso un alcalde contesta ‘es que nosotros hemos impuesto tantos comparendos’. ¿Pero será que los comparendos son solución, alguien los irá a pagar?. Aquí lo que pasa es que falta autoridad para controlar a la ciudadanía. Entonces muy triste la situación, muy complicada y las perspectivas económicas que pintaban para una recuperación, por lo menos en enero no se van a dar.

¿Se deben reforzar las ayudas del Gobierno para esta nueva fase?

Si la situación de enero se mantiene o se prolonga necesariamente se van a tener que sacar nuevas medidas de alivio o extender otras, porque parte de la esperanza era que hubiera una recuperación que permitiera ya soportar un poco lo del pasado, pero sí se va volver a repetir la historia, pues imagínese.

La alcaldesa Claudia López achacó ayer a las compras y al contacto social, parte del aumento de casos

No dice nada de la calle, ni de los vendedores ambulantes, ni de las ventas informales, ni del control de las aglomeraciones, ni la indisciplina social. Ese es el problema, es que ella legisla para unos y no para todos.

¿Vuelve otra vez el debate entre salud y economía?

Es que el problema no es que se ponga por encima el cuidado de la salud. Nosotros estaríamos de acuerdo en que se priorice el cuidado de la salud. Lo que pasa es que no estamos de acuerdo son con las medidas que se toman porque el cuidado de la salud significa restringir y afectar a la gente que cumple con los protocolos, a la gente que se comporta bien, que genera empleo y que paga impuestos. Ahí es donde se da el golpe, pero claro, prioricemos el cuidado de la salud ejerciendo la autoridad en la calle, elevando las sanciones reales que hay que pagar por infringir la ley o inclusive hasta efectuar detenciones. Pero aquí no, todo el mundo hace lo que se le da la gana y no pasa nada.

¿El tema de la vacuna abre alguna esperanza?

Claro, abre una esperanza grande y quizás empieza uno a plantear que el Gobierno debería acelerar el proceso de vacunación porque es la única forma de que de alguna manera se puedan eliminar medidas restrictivas, pero si seguimos con los toques de queda, con las cuarentenas, con los picos y cédulas, a dónde vamos a parar.

¿Es el momento de hacer una reforma tributaria?

En Fenalco somos completamente críticos de que el país vaya a acometer una reforma tributaria.

Es decir, quién va a pagar. La afectación de las empresas es enorme, la afectación de la gente también, entonces ¿reforma tributaria?.

Si el Gobierno necesita recursos, primero que adelgace el tamaño del Estado y que restrinja costos y gastos.

Y, dos, pues que busque otro tipo de financiación, pero en este momento y más como empezamos el año hablar de reforma tributaria es como una bofetada en la otra parte de la cara.

congom@portafolio.co

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido