Prendas contra covid, alivio para caída en ventas de marcas

A pesar de que el sector textil sería uno de los de mayores pérdidas, estas líneas son un impulso para las empresas.

Ropa

Kupa Home, que la teníamos pensada para diciembre 2020, y la línea de tapabocas son sin duda las que han evitado que quebremos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 12 de 2020 - 09:08 p.m.
2020-07-12

La llegada del coronavirus ha significado para el mundo múltiples transformaciones. Por eso, numerosos sectores han tenido que adaptarse y el de la confección no ha sido la excepción. De hecho, la inminente necesidad de protección frente al virus ha ocasionado que las compañías desarrollen líneas especializadas en este segmento.

(Patprimo, Facol y Seven Seven, en el mundo virtual). 

“Element Block tiene origen en el compromiso y ajuste de nuestras capacidades para reinventarnos y ayudar a través de productos que transmiten confianza y seguridad cuando se debe salir de casa”, afirma Benny Bursztyn, gerente de producto de Totto.

Con overoles, polainas, cuellos, chaquetas y tapabocas fabricados a partir de telas antifluidos esta compañía obtuvo entre abril y junio el 15% de los ingresos de la marca. “Actualmente estas líneas están ocupando el 80% de nuestra producción en Colombia. Es decir que estaríamos hablando de operación del 42% del total de nuestra capacidad instalada. Esto, teniendo en cuenta que nuestra planta está funcionando con un 52% de su capacidad total”, destacó Bursztyn.

(Los nuevos negocios de Bulgari, Dior, Ferragamo y Louis Vuitton). 


Y es que la adaptación a la coyuntura no solo responde a las necesidades de la sociedad, sino que se convierte en una alternativa si se tienen en consideración la caída que tendrá el sector.
De acuerdo con la proyección del proveedor de investigación de mercados Euromonitor Internacional, el renglón de prendas y calzado, que antes de la covid-19 tenía un crecimiento cercano al 3%, terminaría este año en -10,7%.

En consecuencia, el desarrollo de ropa para protección ocupa en la actualidad un espacio importante, hasta en las compañías más tradicionales. “En la actualidad estamos manejando una línea comercial, con tela antibacterial, una tecnología que repele los líquidos y que minimiza el riesgo de acumular agentes contaminantes”, resaltó Carlos Arturo Calle, gerente general Grupo Empresarial Arturo Calle.

Según el empresario, aunque las principales fuentes de ingresos siguen siendo las tiendas físicas, los clientes han tenido una respuesta positiva frente a la adquisición de estos productos, que hoy se convierten en el 10% de las ventas.

REINVENCIÓN 

Durante los dos primeros meses de este año el reporte del Dane dejó ver que la comercialización de las prendas de vestir y los textiles tuvieron un desempeño positivo. Mientras en enero la variación contrastada con el mismo mes del 2019 fue de 5,6%, y en febrero esta ascendió hasta el 11,2%.

No obstante, con las restricciones que empezaron desde el mes de marzo, a raíz de la aparición del primer caso de coronavirus en el país, el impacto sobre el comercio de estos elementos comenzó a ser evidente con el cierre de sus tiendas. En consecuencia, el tercer mes del año registró una caída en las ventas del 45,1%, la cual se agravó en abril, el mes más duro del confinamiento (-87,4%).

Pero la prueba de que la reinvención ha sido un elemento fundamental durante la pandemia se evidencia en ejemplos como el de la compañía Kupa. Luego de dicho periodo, la línea de tapabocas y elementos de protección representa el 70% de las ventas y la producción de la marca.

“Kupa Home, que la teníamos pensada para diciembre, y la línea de tapabocas son sin duda las que han evitado que quebremos”, asegura Ana María Nieto, directiva de la firma.

Con precios que van desde los $54.000, en el caso de los tapabocas, hasta los $289.900 y $229.900, que pueden constar un overol o una chaqueta, la empresa se ha mantenido para crear comodidad, según los escenarios. “Las chaquetas con cuello, si bien no son lo mismo que un tapabocas, funcionan muy bien cuando se monta bicicleta, por ejemplo”, dice Nieto.

De otro lado, Miguel Caballero, una compañía que por muchos años se ha especializado en el sector de defensa del país, a través de la fabricación de prendas blindadas, hoy se dedica al desarrollo de una línea de bioseguridad, que ya ha sido certificada. “Este segmento se ve representado en los tapabocas MC98, los cuales tienen una eficiencia de filtración bacteriana del 98%, superior a los que se encuentran en el mercado”, asegura Miguel Caballero, presidente de la compañía que lleva su nombre.

Finalmente, es importante destacar que según el reporte de Euromoonitor, mientras en el 2014 el renglón de prendas de vestir tuvo un total de ventas de US$4.359,7 millones, el año pasado cerró con un consolidado de US$6.377 millones comercializados en Colombia.

María Camila Pérez Godoy

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido