Préstamo estatal a Avianca: con más dudas que certezas

En la financiación, sujeta a la aprobación de EE. UU., aún hay cuestiones sobre las condiciones y el alcance a otras firmas.

Avianca Boeing 787

Desde Viva Air hemos tenido comunicación con el Gobierno y somos positivos con que cumplirán con el tratamiento igualitario. 

Cortesía Avianca.

POR:
Portafolio
agosto 31 de 2020 - 11:12 p.m.
2020-08-31

Desde el fin de semana se viene presentando una discusión en torno al anuncio del Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Hacienda, sobre el préstamo por US$370 millones que la Nación realizaría a la aerolínea Avianca, con recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), una acción que ha generado más dudas que certezas.

(Las otras aerolíneas que también pidieron ayuda económica al Gobierno). 

Tales fueron los cuestionamientos sobre la decisión que el Senado citó al ministro, Alberto Carrasquilla, a responder un cuestionario de 16 preguntas con el que se busca que el Gobierno argumente de forma más precisa las razones de la acción. Y, de no convencer, los citantes radicarían una moción de censura.

Asimismo, el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, envió una carta al Presidente de la República pidiendo que el plan de salvamento de Avianca se realice con la total transparencia.

(Gobierno Nacional otorgará préstamo a Avianca). 


“Cuando el Estado colombiano interviene para salvar a una empresa, debe reiterarse que lo hace para proteger intereses distintos de los de esa respectiva empresa; (…) Aquí todo lo anterior se ignora. Como se ignora qué consideración ha recibido del Gobierno la presencia de otras empresas en ese mercado”, resaltó.

En consecuencia, de lo anterior, hoy a las 9:00 a.m. la Contraloría, encargada de hacer la veeduría a los recursos del FOME, citó a los miembros del Comité de este Fondo precedido por el Ministerio de Hacienda, para resolver inquietudes sobre el préstamo a Avianca en donde se deberá resolver, además, el cuestionamiento sobre qué tienen previsto frente a las solicitudes de recursos que han hecho otras aerolíneas.

Y es que precisamente este punto es uno de los más controvertidos en el debate público. Sin embargo, los empresarios de las otras compañías aéreas que operan en el país confían en la imparcialidad del Gobierno frente al sector.

(Procuraduría pide explicaciones al Gobierno sobre préstamo a Avianca). 


“Desde Viva Air hemos tenido una fluida comunicación con el Gobierno Nacional, por lo cual estamos positivos de que cumplirán con su promesa de tratamiento igualitario para toda la industria, lo que no solo garantice la permanencia de este servicio público esencial en Colombia, sino también la sana competencia”, resaltó Félix Antelo, CEO del Grupo Viva Air.

Por su parte, Alfonso Ávila, presidente de EasyFly, respaldó la decisión del Ejecutivo al afirmar que “en los países en los que no se ayudan a las aerolíneas, estas no salen adelante”. Sin embargo, en concordancia con Antelo, agregó: “a mí me parece bien, pero lo importante es que la decisión cobije a todas las aerolíneas, no solamente a una”.

Meses atrás, las empresas de bajo costo Viva Air y Wingo habían elevado sus peticiones al Gobierno para solicitar préstamos, como consecuencia de la crisis generada por la pandemia. Caso similar fue el de Latam, aunque el pasado 12 de junio, tras conseguir fondos con inversionistas privados, la aerolínea retiró su petición.

Respecto a este punto, el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, así como la ministra de Transporte, Ángela Orozco, han recalcado en diferentes espacios que parte de las condiciones para que el Ejecutivo preste recursos a las compañías aéreas es que estas se encuentren en proceso de reestructuración.

Por esto, queda sobre la mesa el caso de Easyfly, que el pasado 25 de agosto fue admitida por la Supersociedades bajo esta figura.

LAS CONDICIONES 

El financiamiento anunciado para el salvamento de la empresa incluye un monto de hasta US$370 millones, por un tiempo estimado de 18 meses, periodo en el cual se estima que durará el proceso de la aerolínea bajo el Capítulo 11 de la ley de bancarrota de EE. UU.

No obstante, respecto a las condiciones, si bien es uno de los puntos que se discutirán con los organismos de control, los voceros del Gobierno han reiterado que aún no se han definido, en tanto el préstamo debe ser evaluado y aprobado por el juez norteamericano para su ejecución.

Ante esto, la plata que le prestarían a la aerolínea equivaldría al 30% de los nuevos recursos del primer tramo contemplado en la financiación DIP (figura de deudor en posición, por sus siglas en inglés) por US$1.200 millones, como parte del financiamiento total de US$2.000 millones.

UNA LARGA CRISIS 

Cabe recordar que aunque la pandemia empeoró la situación, la crisis de la empresa venía de antes. De hecho, previo a la coyuntura, los pasivos de Avianca se calculaban en US$5.000 millones, y ahora se estima que habría otros US$1.200 adicionales.

En este sentido, a finales del año pasado la compañía en mención había recibido un préstamo de US$250 millones por parte de United Airlines y Kingsland Holdings Limited, con un plazo a cuatro años y una tasa de interés del 3%. Además, previo a esto, desde agosto del 2019 Avianca Holdings se encontraba negociando con sus acreedores una reestructuración de su deuda de US$550 millones, bonos que debían pagarse en mayo de 2020.

Es por esto que, ante la coyuntura, otra de las principales dudas que genera el préstamo anunciado por el Gobierno son las garantías que se tendrían para el pago. Así, mientras que Avianca y el Ejecutivo argumentan que parte del respaldo está en un conjunto de activos estratégicos, en el que se incluye la participación de Avianca LifeMiles, opositores como el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, aseguran que ni siquiera hay garantía en los aviones, pues la empresa ya no es propietaria de estos, sino que los alquila por leasing.

RECURSOS DEL FOME


En contravía con la postura del Gobierno, quienes están en desacuerdo con el préstamo aseguran que el FOME fue estructurado para la atención de las personas en vulnerabilidad en medio de esta pandemia. Pero este mismo argumento, es el utilizado por el Ejecutivo para defender la financiación de la aerolínea, por el servicio de movilidad que le aporta al país.

Avianca es la empresa del sector con mayor participación en el mercado nacional (48,3%). Además, la aerolínea genera más 17 mil empleos directos e indirectos. La contribución al empleo del sector aéreo, donde Avianca domina más del 50%, es aún mayor: 71.000 empleos directos, 76.000 empleos en cadenas de suministro, 22.000 empleos en gastos de los empleados y 432.000 empleos relacionados con el turismo. 

Guardadas las proporciones y teniendo en consideración que el Estado recibiría de vuelta los recursos prestados, los US$370 millones que se otorgarían a Avianca serían el equivalente a 3.988.603 salarios subsidiados con el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF) o 2.916.666 familias beneficiadas con los 3 giros del Ingreso Solidario.

EL MANEJO DE POCAS ACCIONES

Aunque llegó a registrar un incremento del 79% en su precio en las operaciones en la Bolsa de Colombia, la acción de Avianca cerró con un alza de 23,08% a $240. El viernes, tras el anunció del interés del Gobierno de dar un crédito por US$370 millones, en la BVC ese papel subió el 14,71% hasta los $195.

Pero analistas dijeron que luego de que el título salió del índice Colcap y su ADR fue retirado de la Bolsa de Nueva York por su proceso de quiebra en un tribunal de esa ciudad, las pocas acciones en circulación de la aerolínea están en manos de especuladores locales que manejan el precio pero no muestran la realidad del mercado. A comienzos de año, la acción de Avianca se cotizaba en la BVC en $1.820.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido