close
close

Empresas

‘La solución no es arrodillar a la economía ni al Gobierno’

La Andi expresa su preocupación por el ritmo de los diálogos entre Ejecutivo y Comité de paro. Advierte que puede venir aumento de importaciones.

Bruce Mac Master

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master, dice que los empresarios necesitan soluciones que les permita trabajar.

Cortesía

POR:
congom@portafolio.co
mayo 27 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-05-27

La velocidad de las negociaciones entre el Comité de paro y el Gobierno para solucionar el paro nacional “es absolutamente cruel con Colombia y no es consistente con la necesidad y la urgencia en la que está el país”.

(Lea: ‘Lo más inteligente es acoger la reforma que plantea la Andi’)

De esta manera el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Bruce Mac Master, hace un llamado a las partes para que se procure una salida pronta a la crisis, que vive la economía y el país desde hace un mes.

(Lea: Gobierno alista política para jóvenes por $7,6 billones)

¿Qué balance hace del paro?

Llevamos un año con todas las medidas en contra del covid-19 y que han representado consecuencias en demanda, producción, y comercio internacional. Llega esto y nos coge en el peor momento de la historia. Así que no tengo la menor duda de que las consecuencias van a ser realmente fatales. Seguramente van a desaparecer empresas y puestos de trabajo, y vamos a tener que importar productos que antes no traíamos.

No se comprende la inconsciencia de los promotores de la protesta. Hasta las tendencias más de izquierda siempre han entendido temas como la autonomía alimentaria o han defendido la capacidad de proteger, en un momento dado, a la industria nacional y los empleos. Y resulta que estamos en una situación, no solo paradójica sino inconsistente, porque no vemos condiciones para que las empresas funcionen.

¿Cómo ve los diálogos?

No hay la menor duda de que la velocidad de las negociaciones es absolutamente cruel con Colombia y no es consistente con la necesidad y la urgencia en la que está el país. Si no llegan los bomberos pronto, el incendio va a terminar acabando con todo.

Yo les he enviado mensajes y les he dicho que tienen la responsabilidad de buscar soluciones rápidas. Luego habrá que encontrar otras soluciones. Entre otras cosas porque nada de lo que están pidiendo puede tener respuesta inmediata. La mayoría requiere de trabajo y de tiempo. Habrá otras cosas en las que nuestra sociedad no podrá aspirar, entonces debemos tratar de que sean las mínimas. Pero lo cierto es que el sentido de urgencia no parece existir.


¿Esto va para largo?

Es que no vemos soluciones y tienen que producirse pronto. No se logran arrodillando la economía, arrodillando a la sociedad, o arrodillando al Gobierno, o a los jóvenes o a los trabajadores.

Las salidas hay que producirlas entre todos, pero hoy no conocemos realmente de la voluntad de solucionar la situación actual. Vemos que están discutiendo hace dos semanas un tema de garantías de la protesta, cuando en realidad la protesta tiene tomada al país.

Y por supuesto hay que buscar formas de garantizar los derechos humanos, y nosotros hemos dicho que estamos de acuerdo con que haya verificación, investigación y condenas en los casos en los cuales haya violaciones, pero no por eso uno no va a dejar que el aparato productivo funcione.

Uno no puede ser indolente ante el mayor desempleo o las pérdidas de puestos. Le estamos produciendo una herida demasiado profunda a nuestra economía y a nuestra sociedad. Las reivindicaciones iniciales pueden terminar siendo casi que menores ante las condiciones en las que vamos a dejar al país.


¿Cómo emplear jóvenes con empresas paradas?

Es que las soluciones deben venir de todos. En este momento, quizás lo que más daño le está haciendo a la sociedad en el largo plazo es la afectación de su aparato productivo. Las soluciones a los problemas de los jóvenes hay ponerlas en marcha y son las oportunidades de estudio y trabajo.

Pero para eso deben operar centros educativos y empresas. Es que destruir Colombia es tremendamente torpe, profundiza nuestros problemas y en eso tenemos que ponernos serios. La estrategia de destruir es, por lo menos, una estrategia sospechosa.

¿Debe seguir la tributaria ahora con la propuesta de la Andi?

Es necesaria y es comprensible que desde el punto de vista político hayan personas que prefieran que no haya. Nosotros dijimos, sí es necesaria, no se la cobremos a las familias y los empresarios están dispuestos a asumir ese esfuerzo con tal de generarle al país una solución ante la crisis.

Es lo razonable y eso lo han dicho hasta representantes del comité del paro. Ese debería ser un elemento que podemos superar para dedicarnos al siguiente problema. Puede verse como el salvavidas para la crisis fiscal.

Lo admirable hoy en día es que a pesar de la situación que están viviendo, con 15 meses de afectaciones económicas grandes, las empresas siguen manteniendo su oferta sobre la mesa.

¿Eso explica la mejor la imagen del empresariado en la encuesta de Invamer Poll?

Yo creo que sí. Los empresarios han venido mostrando su interés hacia el país y la sociedad lo ha entendido así. Eso es bueno porque se muestran como parte de la solución.

¿Es viable crecer al 5%, como dice el Gobierno?

Diría que en este momento el ánimo de los empresarios está muy afectado, ojalá haya soluciones relativamente pronto. Está afectado por la pérdida de la calificación de riesgo, por las salidas que no se dan rápido. Necesitamos ver acciones que nos permitan trabajar.

¿Cómo ha visto el papel del Gobierno en la crisis?

El Gobierno debe generar los mecanismos que nos permita solucionarla. Se trata de generar procedimientos de diálogo efectivo y tiene que ser una gran prioridad del Comité del paro y del Gobierno. El Estado debe mostrar la eficacia de la justicia. No podemos perder el principio general de que el es el principal guardián de la ley.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido