Empresas

Proyecto parque Biodinámico, para el cuidado del medioambiente

Esta iniciativa estaría en el área de influencia del proyecto minerosubterráneo de cobre Quebradona, a cargo de AngloGold Ashanti.

Bioparque

Proyección de cómo se verían las tres aldeas educativas, cada una con 12 aulas.

JMP ARQUITECTOS

POR:
Portafolio
mayo 10 de 2020 - 09:36 p. m.
2020-05-10

Los gulungos son una especie de aves que se caracterizan por hacer sus nidos en las ramas de los árboles en forma de mochilas. Precisamente, inspiradas en este diseño se construirán 12 aulas, ubicadas en tres aldeas, para formación e investigación en el parque Biodinámico, que quedará a tan solo 12 kilómetros de Jericó (Antioquia) y a 112 kilómetros de Medellín. Además de las aulas, esta zona verde, de unas 10 hectáreas, contaría con siete miradores hechos de guadua, un sistema de generación de energía renovable y hasta atrapanieblas para la producción de agua.

(Quebradona, la mina que dará espacio a gran parque ecológico). 

Precisamente, entre Medellín y Jericó, en inmediaciones de Puente Iglesias y a unos 10 municipios, muy cercanos entre sí, se construirá el parque Biodinámico para fomentar la educación, el turismo, el cuidado del medioambiente y la investigación.

Este parque estaría en el área de influencia -y es también una iniciativa- del proyecto minero subterráneo de cobre Quebradona, a cargo de AngloGold Ashanti Colombia, empresa que está a la espera del correspondiente permiso de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) para comenzar con el proceso de construcción y extracción del mineral. 

EL QUID DE LA INNOVACIÓN 

Las actividades de compensación en las zonas donde se desarrollan proyectos mineros han sido tradicionalmente lineales: primero se explora, licencia, construye, opera, y luego se cierra el proyecto minero. Sin embargo, para el caso del parque Biodinámico, este comenzará a ser construido a partir del momento en que se tenga la licencia ambiental y sería terminado en tres años. “Estamos rompiendo la linealidad con la que se hace minería en el mundo. Nos interesa que la gente tenga un parque que pueda disfrutar desde el principio y no tengan que esperar hasta el cierre de la mina, que no se daría hasta dentro de 21 años”, manifestó el presidente de AngloGold Ashanti Colombia, Felipe Márquez Robledo.

Otro de los factores que destacan es que conforme vaya avanzando la extracción de la mina, de la que se sacarán cobre y, en menor medida, oro, el terreno que se vaya recuperando se sumará al parque.

La razón es que el material sobrante que se saque de la mina subterránea se debe disponer estratégicamente en la superficie, utilizando vegetación que permita conservar el paisaje existente y revegetalizar la zona con más bosque seco tropical, con especies como caracolí, cedro, borombolo y yarumo; con las nuevas hectáreas que serán añadidas, poco a poco, a este parque se completarían más de 500 hectáreas, en unos 21 años.

“La propuesta de parque Biodinámico de bosque seco tropical y de alta montaña que incluimos en el estudio de impacto ambiental multiplicará por seis la extensión actual de este ecosistema en la región. Esto promovería la conservación de fuentes hídricas y de especies de fauna y flora, así como la integración del proyecto al paisaje de Jericó”, aseguraron desde AngloGold Colombia.

LA GUADUA, PROTAGONISTA 

Siendo una variedad del bambú, la guadua es una de las plantas más representativas de los bosques andinos y una especie muy reconocida en la ribera del río Cauca. No en vano, muchas de las construcciones de la zona fueron elaboradas con bareque, un subproducto de la guadua.

Por tal razón, este material será uno de los protagonistas de este proyecto, ya que, además de sembrarla, varios de sus atractivos serán construidos con esta planta. Tal es el caso de los siete miradores, de 12 metros de alto cada uno, que se levantarán en el parque.

La idea con estos es que sirvan de plataformas para apreciar el panorámico paisaje que ofrece esta zona y la diversidad de fauna, entre las cuales se destacan las aves.

Sumadas a los observadores, también resaltan las aulas en forma de nido. Estas estructuras, que serán de unos 10 metros de alto y con capacidad para entre 15 y 22 personas, serán usadas como centros de investigaciones en infraestructura sostenible y la biodiversidad local.

Adicionalmente, el parque contará con un sistema de producción de energía renovable compuesto por jardines solares, aerogeneradores y ruedas hidráulicas, para generar los recursos que necesite el parque. En este apartado también estarán los atrapanieblas, unas mallas que recogen de la niebla hasta 100 litros de agua en un día, sin afectar el ecosistema. De acuerdo con David Toro, alcalde de Jericó, “de aprobarse la licencia ambiental, el parque sería muy importante no solo para Jericó, sino para todo el suroeste. Esperamos que sea un gran espacio para la protección del medioambiente y se puedan implementar proyectos turísticos que beneficien a la región”.

Precisamente, con respecto al tema turístico, se espera que el parque se convierta en un referente en el departamento.

“El parque estaría cerca de Medellín, y creemos que funcionará como un complemento de otros lugares turísticos como Guatapé, ya que esa zona es más fría, mientras que en donde está el parque es más cálido. Incluso, al estar cerca del Eje Cafetero, también proyectamos recibir visitantes de allí”,
dijo el arquitecto Juan Peláez.

MINERÍA CONSCIENTE 

Pensar en mejorar las condiciones de vida de la gente que habita en estos territorios y en ser capaces de dotarlos con nuevas capacidades son algunas premisas a las que se compromete la empresa AngloGold Ashanti Colombia, que está en Jericó haciendo estudios de prospección y exploración de la superficie y el subsuelo, así como análisis de viabilidad social, ambiental, técnica y económica, para llevar a cabo su proyecto minero subterráneo en Quebradona. Aún no ha empezado ningún tipo de obra, pues la empresa está a la espera de la licencia ambiental de la Anla. De ser aprobada, se estima que se extraerían, en total, 4,9 millones de toneladas de concentrado polimetálico de cobre, oro y plata.

Solo en regalías, el proyecto le dejaría al país entre 52.000 y 64.000 millones de pesos al año, además de generar unos 3.000 empleos durante la construcción, generados por la Fundación ProJericó y por la inversión social en encadenamientos productivos. Además de un promedio de 550 empleados directos y contratistas en operación, durante 21 años; la mayoría personas de la región.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido