Remodelaciones pueden aportar a la economía

María Paola Arango, gerente panamericana de Mercadeo de Corona, explica la estrategia de la compañía, que incluye una línea de crédito.

María Paola Arango, gerente panamericana de Mercadeo de Corona.

María Paola Arango, gerente panamericana de Mercadeo de Corona.

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 08 de 2020 - 08:19 p.m.
2020-07-08

Corona lanza una estrategia que busca impulsar las remodelaciones de los colombianos que tiene hoy su casa como el eje del su día a día, en vista del aislamiento que exige la lucha contra la pandemia. De paso, así se puede impulsar al sector de la construcción, un dinamizador identificado de la actividad económica.

(Corona estrena una planta de materiales para la construcción). 

Así lo señala María Paola Arango, gerente panamericana de Mercadeo de Corona, en diálogo con Portafolio.

¿Cómo es el consumidor?

Miramos el viaje de ese consumidor cuando se enfrenta a una remodelación, una actividad muy poco frecuente. Encontramos varios, el que remodela para vivir en ese lugar, el que lo hace para alquilar el inmueble, el constructor que adecúa o el que hace una vivienda nueva. Y también está el que considera esta actividad en una institución. Y tratamos de entender las tendencias.

¿Cuáles son las tendencias?

En donde más vemos un cambio en el comportamiento es alrededor de la sostenibilidad. No es solo el interés de ahorrar agua por la cuenta sino porque hay una preocupación genuina por el cuidado del planeta. Los clientes también se están determinando sus compras por empresas que sean sostenibles desde el punto de vista ambiental y social. Y muchos de los que quieren remodelar no saben a dónde acudir para el diseño, la instalación, la definición de costos y hasta la financiación.

(Cementera de Corona operará desde el segundo semestre). 


Así empezamos a desarrollar esa oferta de esos servicios. Y esta pandemia nos aceleró la tarea. Algunos ya existían, otros los veníamos ampliando al campo virtual para facilitar el acceso, por ejemplo, de personas mayores.

¿Y qué necesidades tiene el consumidor?

Lo primero es que la gente tiene el bolsillo apretado o ajusta su presupuesto de manera consciente. Eso hace que busque algo básico, pero que también piense en algo de mejor valor y eso se refleja en la demanda de acabado de más calidad. A eso se suma que la casa se convierte en el centro de todo y creemos que eso va a prevalecer en el mediano plazo con la percepción de que es el lugar más seguro. Ese hogar se adapta a oficina, salón de clases, gimnasio, centro de reuniones virtuales. Se valora pero también se identifican las necesidades de mejoras. Pasamos de la reparación pequeña a una adaptación, y progresivamente va llegar a una remodelación más fuerte que el simple ajuste de espacio a las nuevas necesidades. Además, hay una obsesión por la limpieza y eso desarrolla nuevas oportunidades dentro y fuera del hogar. El mundo digital se acelera y las personas creen que la única manera de reactivar la economía es que el dinero circule y se genere empleo.

¿Cómo lo han notado?

Al principio de la pandemia, la gente se aprovisionó de lo básico, pero a la medida en que detecta que tiene pequeños problemas en casa se preocupa por reparar y hemos visto un crecimiento importante en impermeabilizantes o estucos. La gente asumía que la cuarentena podría ser mayor a los 15 días iniciales. Luego, hemos visto cómo se adaptan a la nueva realidad. Por ejemplo, el aumento en las cuentas del agua con una estadía permanente en la casa y cómo solucionarlo fue una de las preocupaciones, por lo que cambiaron sanitarios y griferías. El interés en pintar también surge por distracción. Y ahora empezamos a ver adaptaciones más decorativas: fachadas y remodelaciones un poco más grandes, como las del cambio de piso.

¿Hay prevención para el acceso a los maestros de obra a las casas?

Hay protocolos establecidos para los técnicos y expertos, y la gente deja entrar a su casa personas que tienen certificaciones y pueden dar un cierto nivel de tranquilidad.

¿Cuánto representa las remodelaciones en las ventas de Corona?

Históricamente, un 70% y varía según la categoría porque en materiales de construcción pesa más en la obra nueva. La variación no la hemos notado tanto porque nuestro producto entra al final de la construcción y la mayoría de proyectos están todavía en el cierre de trabajos. Pero lo que dicen las cifras es que sí veremos una caída en obra nueva y un incremento en remodelación, y por eso es que hemos desarrollado estos servicios.

¿Cuáles son los principales servicios?

Teniendo en cuenta que la prioridad es la prevención, desarrollamos un servicio de mantenimiento preventivo. Se llama a una línea y se puede agendar una visita de diagnóstico, un experto identifica el problema, hace el mantenimiento o sugiere cambios que se ajusten a la nueva necesidad. Igualmente, está el servicio técnico de asesoría a distancia que ya existía pero lo ampliamos a que sea a la distancia.

¿Y en materia de compras?

La gente está buscando la conveniencia en la compra y ya teníamos la página de Corona pero hemos visto que es importante la asesoría virtual. El crecimiento ha sido exponencial: en lo que va corrido de julio, llevamos lo mismo de un mes promedio del año pasado. El otro componente clave en este proceso es la financiación. Facilitando el proceso de compra y generando una solución que posibilite el deseo de renovación creamos CrediCorona. La idea es que en menos de 15 minutos, y de manera virtual o presencial, se permite la aprobación de un crédito requerido para una remodelación.

¿La gente está para endeudarse?

Cuando empezó la pandemia miramos todos los escenarios, hasta los más pesimistas, pero en vista de que la casa es el centro de atención, hay una oportunidad. No necesariamente hablamos de una remodelación de tumbar paredes, pero sí de hacer ajustes. Tiene sus riesgos, como cualquier otro crédito de consumo, pero creemos que el colombiano es juicioso con sus compromisos financieros.

¿Qué metas tiene con esta estrategia?

Con la pandemia, hay una visión en la empresa sobre cómo lograr que los clientes, más que un hogar digno, tengan uno deseado. Hay que reactivar la economía y la remodelación puede ser un motor para hacerlo. Nuestro deseo es cerrar este año sin haber perdido.

congom@portafolio.co

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido