Se buscan directivos empáticos y resilientes

Las empresas necesitarán altos ejecutivos sensibles a las realidades de sus colaboradores y de la comunidad.

Directivos

La búsqueda constante de la innovación es uno de los principales retos de quienes tomen el mando de las compañías en el futuro.

Photodisc /El Tiempo

POR:
Portafolio
septiembre 28 de 2018 - 02:56 p.m.
2018-09-28

Las empresas buscan de manera constante el crecimiento sostenible y rentable, lo cual exige enfrentar retos de carácter financiero, comercial y un enfoque a invertir enormes esfuerzos para actuar en un “terreno” inestable.

El mundo empresarial ha evolucionado de manera galopante y sigue avanzando en un momento que atraviesa una profunda transformación.

Este panorama necesita considerar un liderazgo adaptativo, abierto, disponible y solidario; que permita adaptarse de manera permanente a los cambios exigidos por el entorno, fortaleciendo la capacidad de resiliencia, y así aprender de los desafíos y retos en los momentos más difíciles.

(Lea: ‘Toda organización dispara conceptos intangibles’

Existe un principio esencial que requiere dicho liderazgo, el cual consiste en lograr la coherencia básica entre los objetivos y propósitos de la empresa, con las acciones e iniciativas para el logro de los mismos; diseñando indicadores simples y de alto impacto que permitan apreciar el seguimiento de la gestión en términos de tiempo, oportunidad y mejora continua.

Sin embargo, el líder no sólo requiere ser sensible a los cambios externos e internos de la compañía ni a los aspectos que optimizan su competitividad y sostenibilidad, es fundamental ser sensitivo a las realidades sociales, familiares y personales de sus colaboradores, así como de su comunidad asociada, lo cual lo obliga a ser un ejecutivo altamente empático, comprometido, solidario y coherente con el ser.

(Lea: ¿Cuánto ganan los altos ejecutivos en empresas latinoamericanas?

Es así entonces como el ejecutivo del futuro tiene el reto de lograr fortalecer su capacidad de resiliencia frente a los desafíos de la dirección empresarial en los momentos más difíciles donde debe poner a prueba todas sus capacidades en términos de ser un motivador, potenciador, innovador, de tal manera que logre influir en los demás para obtener y establecer sinergias de trabajo colaborativas que permitan sobrepasar las más adversas situaciones.

La búsqueda constante de la innovación es uno de los principales retos de quienes tomen el mando de las compañías hacia adelante, aplicando la creatividad necesaria que le permita comunicar los desafíos tecnológicos y de información que exija e imponga su entorno, de manera tal que se convierta en un potenciador de ideas nuevas relacionadas con sus productos o servicios, explotando las capacidades de toda la organización para mejorar la prosperidad del negocio.

(Lea: ¿Qué se busca en cargos directivos?

Es indispensable que este líder corporativo, adquiera la capacidad de analizar la competitividad de su fuerza laboral y de talento humano, acorde a los cambios constantes de su demografía, huella poblacional, identificando las competencias, habilidades y demás atributos que requiere el perfil de colaborador ideal.

Es crucial la tarea de hacer valer la cultura corporativa que el negocio debe proyectar, considerando una altísima capacidad de identificar, adaptar y transformar su estilo de liderazgo y el de los demás, hacia el propósito de la empresa.

El líder de una corporación del futuro no tiene jerarquía, ni rango. Sólo la convicción de que para lograr el éxito esperado deberá saber cómo comunicar, comprometer e involucrar a sus colaboradores en torno a las variables que inciden en el cambiante ambiente macroeconómico y legal de los sectores, países e industrias que impactan el negocio.

Debe exigir estar a la vanguardia de la información para la toma de decisiones, permitiendo una mirada holística a los riesgos a los cuales se encuentra expuesto su negocio, no sólo de carácter corporativo sino también humano.

Este ejecutivo debe considerar una aproximación constante a las necesidades genuinas de sus clientes y comunidades asociadas, a través de espacios abiertos, informales y asertivos.

En ese sentido, resulta importante la interacción constante con las instituciones influyentes en las proyecciones del sector y con los sistemas de seguridad social que permiten la sostenibilidad de su fuerza laboral.

Quienes ejerzan las altas direcciones de las compañías deben estar alienados con el objetivo de incentivar la diversidad y la inclusión como estrategia fundamental para lograr el trabajo colaborativo de sus líderes, colegas, empleados y comunidad asociada (familia, proveedores, usuarios, entre otros).

El ejecutivo del futuro necesita ser una persona capaz de comunicar y transmitir su aprendizaje a través de la experiencia propia y, por ende, comprender de manera amplia las necesidades de sus clientes, colaboradores, accionistas y comunidad próxima.

Todas esta variables mencionadas, llevan a que este líder considere que no sólo debe existir una propuesta de valor para mantener y crecer la relación con sus clientes en el largo plazo, sino que también debe diseñar e innovar una propuesta de valor hacia sus empleados que permita fidelizar, atraer nuevo talento y lograr ser una marca empleadora reconocida.

Cuanto más logra conectar el propósito en ambas propuestas de valor, se alcanza una conexión infinita entre la productividad y la sostenibilidad necesarias para el éxito del negocio y el indescifrable talento de sus colaboradores.

Carlos Andrés Rubio Maya
Benefits Consulting Regional Leader - Latin America & Caribbean Mercer Marsh Beneficios

Siga bajando para encontrar más contenido