Son buenas las perspectivas para los biocombustibles

Los gremios (Asocaña y Fedepalma) están optimistas por el crecimiento que se dará en las mezclas.

POR:
octubre 31 de 2011 - 08:41 p.m.
2011-10-31

 

La apuesta por los biocombustibles en Colombia nada tuvo que ver con la discusión acerca del destino de los alimentos para este propósito.

Caña azucarera y aceite crudo de palma son las dos materias primas utilizadas para producir etanol y biodiésel, respectivamente.

Las dos no tienen relación directa con los problemas de hambre que afectan a la humanidad, ni tampoco con los conflictos de tierras que se han presentado en otras latitudes.

En cuanto al etanol, desde noviembre del 2005, cinco ingenios (Incauca, Providencia, Manuelita, Mayagüez y Risaralda) invirtieron 150 millones de dólares en la construcción de sus destilerías, que hoy cuentan con una capacidad de producción de 1,25 millones de litros, que abastecen la demanda nacional.

Con el fin de incrementarla, este año se ampliaron las destilerías en tres de los ingenios, mientras que Riopaila–Castilla (Valle del Cauca), Bioenergy (Llanos Orientales) y Agrifuels (Magdalena), pusieron en marcha trabajos similares.

De acuerdo con los estudios realizados por Asocaña, se estima que el mercado interno de etanol puede llegar a ser siete veces mayor al actual cuando entren en circulación los vehículos de tecnología Flex Fuel, que permiten tanquearlos, bien sea con etanol puro o con gasolina.

De igual manera, los ingenios azucareros están invirtiendo más de 300 millones de dólares para cogenerar energía eléctrica desde sus calderas.

Para finales de este año se espera lograr un suministro energético estable para el país de 260 megavatios por hora.

En biodiésel, los empresarios del sector agremiados en la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), destacaron que esperan que para finales de este año puedan llegar al 10 por ciento de mezcla del biocombustibles. En la actualidad es 8,5 por ciento.

Sin embargo, la meta demanda 450.000 toneladas de biodiésel adicionales en el mercado, que requieren igual número de toneladas de aceite crudo de palma.

Hoy, toda la agroindustria de la palma aceitera se soporta en 250.662 hectáreas en producción, mientras que las expectativas de crecimiento están en 153.022 hectáreas en desarrollo; a su vez, estas suman 403.684 hectáreas sembradas en Colombia.

Según Fedepalma, la producción del biocombustible está garantizada con las seis plantas que operan en el país.

Siga bajando para encontrar más contenido