DOMINGO, 03 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close

Empresas

14 mar 2023 - 10:41 p. m.

La firma colombiana que se ganó un lugar en el reciclaje de baterías

Altero es reconocida en el mundo por su exclusivo sistema de reciclaje para obtener elementos como cobalto, níquel, aluminio, cobre y polímeros.

Andrea Alzate CEO de Altero.

Andrea Alzate CEO de Altero.

POR:
César Giraldo

Una colombiana le salió al corte al reciclaje sostenible de baterías de vehículos, solares, de celulares y en general de electrodomésticos. Se trata de Andrea Alzate, quien con su compañía Altero ya se ganó un espacio en el mercado global de aprovechamiento de baterías.

(Productividad crece más en empresas con sello femenino). 

En el mundo existen varias maneras que buscan recuperar los componentes de las baterías de iones de litio y que procuran obtener el cobalto, el níquel, el aluminio y los polímeros.

Pero casi todos enfrentan varias limitantes: los efectos contaminantes que les acompañan, bien sea por el uso de químicos o por la cantidad de desechos que generan o por la contaminación ambiental en aire y agua.

Por eso la irrupción de esta compañía de base científica en Colombia le dio la vuelta al negocio, desafiando todo lo que se consideraba que no se podía hacer con un producto altamente inflamable y considerado peligroso de manipular, al punto que enfrenta restricciones para la exportación como material de desecho en casi todos los países.

(Sostenibilidad: ventajas para 'startups' que la incluyan en su negocio). 

Pero Altero lo hizo posible. “Lo novedoso de nuestro proceso es que hacemos la trituración mecánica de las baterías, sin antes descargarlas o procesarlas, en un ambiente controlado con gases”.

“La tecnología es novedosa a nivel regional y global. Es no convencional y se aleja de los métodos que comúnmente se usan para reciclar este tipo de baterías. Es un reciclaje en seco, donde no utilizamos ningún agente químico y es un proceso que no produce ningún tipo de vertimiento contaminante, cero emisiones al medio ambiente y con un muy bajo consumo de energía”, explicó Alzate.

Y agregó que una vez que las baterías entran a la compañía, son trituradas y se transforman en dos corrientes de materiales. Una que tiene un alto contenido de cobalto, litio y níquel. Estos materiales son para el mercado internacional, porque en Colombia no hay consumo interno de estos productos. Y la otra es una mezcla de metales laminados, entre ellos cobre y aluminio, que se comercializan a nivel local.

Las compañías que tienen la tecnología para tratar la masa negra rica en cobalto, litio y níquel sólo existen en Estados Unidos, Europa y Asia y no son muchas, pero esa materia prima genera 100% de recursos listos para entrar nuevamente en la cadena de producción de baterías, con lo cual se le quita presión a la producción finita de esos materiales en el planeta.

(Tres bancos colombianos, en el Anuario de Sostenibilidad de S&P Global). 

Cuando se trituran quedan convertidas en un polvo negro, por el contenido de grafito, y continúan en un proceso electromecánico que se hace dentro de un contenedor (punto de operación), y en el cual tampoco utilizan nitrógeno para el tratamiento o la descarga de las baterías, otro de los cambios del proceso.

“Toda la tecnología está construida en un contenedor marítimo, el cual está en medio de una zona de árboles. Es muy lindo el concepto que queremos mostrar de este proceso de reciclaje, que se puede hacer sin intervención del suelo y en armonía con el medio ambiente. Nosotros lo hacemos así y eso no se va a encontrar en ninguna planta de reciclaje a nivel mundial”, recalcó la CEO.

Por tratarse de una empresa de base científica, todo su proceso es sujeto de patentes. En la actualidad la planta tiene capacidad de procesar 90 toneladas de baterías al mes, es decir, unas 1.000 toneladas al año, contenido de producción suficiente para el potencial de generación de residuos que tiene actualmente Colombia y ya superó las 1.000 toneladas de material reciclado.

Antes de la consolidación de esta compañía en el país, los gestores ambientales tenían que exportar estos residuos a Europa para poder ser reciclados apropiadamente, pero con la escasez de capacidad de reciclaje a nivel mundial, y el incremento reciente del volumen más el interés por estos materiales, se ha generado una informalidad en los mercados que ponen en riesgo el procesamiento, la disposición sostenible y segura de estos residuos.

Además, para el caso colombiano ya se están produciendo desechos de baterías de vehículos eléctricos y marcas como Renault y Hyundai usan los servicios de la colombiana Altero para disponer de baterías que salen del servicio, sin generar ningún tipo de afectación al ambiente.

Recientemente, la compañía fue invitada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a una presentación de nuevas empresas de base tecnológica y científica en Corea del Sur, donde se presentaron nueve empresas de base tecnológica y científica de Latinoamérica y siete de Corea.

La firma que acaparó la atención y el interés general por lo exótico de su proceso y los resultados presentados fue Altero, que incluso recibió una firma multinacional coreana especializa en el tema, que no vaciló en gestionar contactos para hacer alianzas con la compañía colombiana.

A la fecha Altero tiene su ubicación en Antioquia. Sin embargo, parte de su operación está en Bogotá y Barranquilla, que le aportan en su proceso de recepción de residuos.

Así mismo, en el corto plazo tiene proyectada la posibilidad de expansión a nivel nacional e internacional.

Si bien la firma opera al 45 por ciento de su capacidad, ya es rentable, pero lo más importante es que su proceso es escalable a los requerimientos del mercado.

Por lo pronto, Andrea Alzate y sus socios colombianos (su papá, un hermano y un inversionista internacional experto en commodities), se preparan para incursionar en otro país latinoamericano y siguen escuchando ofertas de otros continentes para instalar su tecnología.

“No nos interesa ser los dueños absolutos de la tecnología, necesitamos socios estratégicos en los países que nos permitan crecer y desarrollar un trabajo conjunto”, concluyó la CEO de Altero.

CÉSAR GIRALDO
cesgir@portafolio.co

Destacados

Más Portales

cerrar pauta