Transformación digital, reto de empresas líderes globales

No adaptarse al cambio les ha salido caro. En EE. UU., apenas 4 de las 10 empresas más reconocidas hace una década, siguen en esa posición. 

Transformación digital

El IMDV de Virtus Partners estableció seis ejes fundamentales para abordar el desafío de la transformación digital.

POR:
Portafolio
enero 04 de 2019 - 07:23 p.m.
2019-01-04

En los países miembros de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (0cde) el aporte de la economía digital al PIB es en promedio del 6% -según datos del FMI- y se proyecta un crecimiento acelerado en la próxima década. En Colombia la economía digital representa menos de un 2% del PIB. Eso significa que el país tiene una enorme oportunidad de crecimiento.

No adaptarse al cambio ni anticiparse al mismo les ha salido caro a empresas líderes en el mundo. En Estados Unidos, apenas 4 de las 10 empresas líderes de hace una década están aún en esa posición. Colombia y otros países de la región muestran esta misma tendencia para el 2019.

(Transformación digital para empresas en la nueva economía). 

Según informa el nuevo Índice de Madurez Digital (IMDV), elaborado por Virtus Partners en Chile y con sede en Colombia, se evidencia que, si bien la tasa es mejor (ocho de las empresas más grandes han logrado mantenerse dentro del top 10), la mitad de los CEO consultados por Virtus confiesan no saber qué hacer para enfrentar los cambios, tanto por la incertidumbre que produce la disrupción, como por la insuficiencia en capacidades técnicas y de liderazgo necesarias para abordar la transformación de sus compañías.

Los modelos que los han hecho exitosos hasta ahora, incluyendo sus propios patrones culturales y de liderazgo, están siendo profundamente amenazados y lo admiten. Sin embargo, pocos saben cómo ser proactivos y efectivos al respecto.

“Las grandes compañías familiares se están quedando atrás. Hoy la velocidad de cambio y de adaptación es más acelerada y, como en toda disrupción, lo más fácil es seguir operando como siempre se ha hecho en vez de desafiar paradigmas, adaptándose al nuevo contexto” aseguró Andrés Maldonado, Socio Director de Virtus Partners Colombia.

(‘Tener banca electrónica no es transformación digital’). 


Maldonado afirma que el mayor desafío de los grupos familiares en Colombia y en la región para el 2019 es la transformación digital, pues con ella viene un nuevo nivel de exigencia de los consumidores y clientes, que ya no están dispuestos a acomodarse a las ofertas tradicionales.

Asevera que gran parte de las empresas de familia no se han dado cuenta aún del tamaño del desafío y corren el riesgo de ser desbancadas por competidores más ágiles y conectados con los consumidores.

Gracias a la democratización de la información, la desmaterialización del mundo físico y la digitalización de procesos que ha traído el avance tecnológico, el contexto en el que operan las compañías está cambiando rápidamente: los consumidores están más empoderados, exigiendo propuestas de valor que se adapten a sus necesidades; los competidores son menos previsibles, apalancados en tecnologías disruptivas para llegar de manera más económica y conveniente a los consumidores; y los datos, que antes estaban escondidos o subutilizados, se convirtieron en poderosas herramientas de conocimiento de los consumidores y de optimización de procesos.

Teniendo en cuenta estas variables y desafíos, el IMDV de Virtus Partners estableció seis ejes fundamentales para abordar el desafío de la transformación digital:

1. El sentido de transformación está en el cliente. El centro y foco de las compañías maduras está en el cliente. Eso no ha cambiado y no va a cambiar.

De hecho, en el mundo digital se intensifica y acelera: los clientes están más informados y conectados por lo cual esperan más del producto o servicio, a una mayor velocidad. Las compañías líderes entienden qué es lo que buscan sus clientes, cómo se comportan, cómo ven a la empresa y cómo responderían ante distintas propuestas de valor. Todos en la organización los conocen y toman decisiones con ellos en el centro, anticipándose así a la competencia.

(Transformación digital y los cuatro hilos dorados). 


2. No es solo tecnología, también es estrategia. Las compañías líderes tienen un propósito movilizador. Diseñan y rediseñan estrategias distintivas de forma permanente y las construyen sobre un entendimiento robusto de la situación actual y la deseada.

Vivimos en un mundo cambiante, donde aprender y ajustar es elemental. En un contexto de disrupción digital, el atributo de flexibilidad se intensifica. Los avances aumentan de manera exponencial y la amenaza no siempre viene desde la misma industria.

3. El cambio nace desde adentro, desde las personas. Si la cultura no cambia, no hay cambio. Los líderes deben ser ejemplo y promotores de nuevas formas de trabajar, permitiendo asumir mayores riesgos, considerando el fracaso como una fuente de aprendizaje y promoviendo la diversidad y la horizontalidad.

Un cambio de esta magnitud es imposible si no se hace con otros. Por ello se debe aprovechar el ecosistema en el que convivimos (centros de innovación, startups, consultoras, etc.). Otros actores tienen mucho que aportar a las organizaciones.

4. Operaciones: experiencias a través de nuevos canales. Para transformar la operación de cara al cliente hay que ponerse en su lugar.

Deben mapearse todos los puntos de contacto (análogos o virtuales) con los clientes, entendiendo sus necesidades y dolores, para definir y construir una experiencia “óptima” para cada uno. Una experiencia que involucra el proceso previo y posterior a la toma de decisión del usuario, incluyendo a quienes influyen en la decisión.

Los procesos se diseñan buscando que sean más empáticos con el cliente, al tiempo que se automatizan para hacerlos más eficientes.

5. De la intuición a la data y de la data a la acción. La recolección y análisis de datos sirve para una mejor toma de decisiones. Información que antes no se utilizaba ahora juega un rol protagónico.

Con más y mejores datos, los insights generados pueden destrabar valor sustancial, tanto de cara al cliente como a la operación interna.

Sin embargo, el análisis de datos también se complejiza, lo cual implica incorporar nuevas capacidades a la organización.

6. Tecnología cambiando el juego. La tecnología habilita nuevos modelos de negocio, formas distintas de agregar valor, nuevas formas de trabajo y niveles de automatización de la operación sin precedentes.

Un proceso de transformación exige que los líderes entiendan a profundidad las tecnologías disponibles, su impacto en el negocio y las nuevas posibilidades que abren.
En un mundo donde el cambio sólo se acelera, la capacidad de mantenerse actualizado, aprendiendo continuamente, es fundamental.

EN EL 2022, EL 60% DEL PIB DEL MUNDO SERÍA DIGITALIZADO


La transformación digital está impactando a todas las organizaciones, sin importar su tamaño ni el sector industrial donde operen. Conforme los años avanzan, la presión para que las compañías se conviertan en nativas digitales incrementa. Por ello, cada vez es más necesario modernizar procesos, funciones y modelos organizacionales adaptados a nuevos estándares de gestión en un ecosistema digital.

De acuerdo con IDC (International Data Corporation), para el 2022 al menos 60% del PIB global será digitalizado, y el crecimiento en todas las industrias será impulsado por ofertas, |operaciones y relaciones robustecidas digitalmente. Adicionalmente, habrá aproximadamente 7.000 millones de dólares en gastos relacionados a TI entre 2019 y 2022.

El fenómeno de la transformación digital es uno de los mayores impulsos para el crecimiento de las áreas de TI, así como de las mismas compañías. Por ello, varias empresas han avanzado en facilitar la digitalización global. Por ejemplo, Oracle desarrolló un portafolio de aplicaciones, plataformas e infraestructura que aprovecha las últimas tendencias de vanguardia - incluyendo tecnologías emergentes como Inteligencia Artificial, Blockchain, Internet de las Cosas y Machine Learning – en formas que permiten crear diferenciación y beneficios tangibles para todas las organizaciones, sin importar su sector, tamaño o lugar físico en que se encuentran.

Pero ¿cómo hacer que compañías de toda índole se sumen a esta transformación digital sin preocuparse por la presión que pueda traer? Para eso existe la nube, que ayuda a las organizaciones a modernizar su negocio aportando innovación y agilidad operativa bajo los máximos estándares de seguridad, mientras se reduce su complejidad e inversión. En concepto de Oracle, es así como las empresas pueden comenzar a utilizar la nube sin incurrir en mayores gastos. “En eso ha contribuido el modelo por suscripción, en el que los negocios pueden tener acceso a soluciones por montos menores a los que antes tenían que pagar para acceder a ellas, así como la propuesta freemium que previamente de comprometer la suscripción, permite acceder a 3.500 horas gratuitas del servicio”, según Carlos Sarmiento, vicepresidente de Oracle Digital para América Latina. Con estas opciones, las empresas de todos los tamaños en América Latina tienen hoy una oportunidad valiosa para modernizarse rápidamente.

Siga bajando para encontrar más contenido