Empresas

Concesionarios suspenden operación de Transmetro por crisis financiera

El sistema rechazó la decisión de los operadores y aseguró que se está alistando un desembolso por $5.000 millones.

Transmetro

Ante la decisión de los operadores, Transmetro expresó su rechazo.

El Tiempo

POR:
Portafolio
junio 15 de 2021 - 11:21 a. m.
2021-06-15

La crisis financiera de los sistemas de transporte masivo cobró su primera víctima. Este martes, Sistur y Metrocaribe, los dos concesionarios que operan los buses del sistema Transmetro en Barranquilla anunciaron el cese de sus operaciones, argumentando dificultades financieras para la prestación del servicio.

De este modo cerca de 58.000 personas estarían siendo afectadas por día por la falta del servicio de transporte, según los estimativos de Transmetro, considerando además, que con la reapertura de sectores económicos, varias empresas habían venido retomando sus labores.

(Lea: Pandemia dejó hueco de $2 billones en transporte masivo).

Si bien el sistema Transmetro tiene 265 buses para movilizar a cerca de 145.000 usuarios, en un día normal previo de pandemia, en el marco del Plan de Servicio Operacional que venía manejando la ciudad se tenía proyectado el tránsito de 190 buses. Todos estos vehículos quedaron quietos por la decisión de los operadores.

Nos tomó por sorpresa la noticia, a las 4:00 a.m. de ayer, que iban a parar la operación del sistema. No es lógico que esto esté pasando teniendo en cuenta que hemos tenido reuniones semanales, donde se ha expuesto la situación y hemos estado buscando soluciones”, dijo el gerente del sistema, Fernando Isaza.

(Además: Finanzas de sistemas de transporte, en crisis)

La semana pasada se acordó con el distrito el desembolso de $5.000 millones, decisión que fue comunicada a los operadores. Estos recursos se suman a $42.000 millones que han sido destinados a la sostenibilidad de la operación desde que inició la pandemia.

De acuerdo con Transmetro, durante el último año “se han entregado los recursos disponibles y posibles para la operación del sistema, teniendo reuniones con los bancos y apoyando a los operadores, dentro de los límites legales, ante sus compromisos financieros con el fin de que puedan salir adelante”.

Gracias al decreto 575 del 15 de abril de 2020, con que se adoptaron medidas para mitigar los efectos económicos generados por la pandemia, los sistemas de transporte masivo han podido utilizar, de manera transitoria y temporal, recursos para inversión e infraestructuras, para poder mitigar el impacto en la sostenibilidad del sistema.

58
mil
usuarios en promedio estaban haciendo uso diariamente del sistema en los últimos días, tras la reapertura de varios sectores y empresas en la ciudad, y se ven afectados por el cese operativo.

Durante los 11 años de operación del sistema solo ha suspendido su operación tres veces, y ha sido por diversas causas. El año pasado iniciando pandemia fue suspendido por orden del alcalde de la ciudad, por incumplimiento de aforo.

Esto es un tema estructural, no es algo nuevo, pero la pandemia lo que hizo fue complicar más la situación financiera, así como complicó también la de muchas industrias”, explicó Isaza.

El gerente del gestor del sistema masivo indicó que el área jurídica de la alcaldía y de Transmetro están revisando que medidas de contingencia asumir mientras logra normalizarse la situación, pero al cierre de esta edición no se había anunciado ninguna decisión.

“El tema es contractual, legalmente es obligación del concesionario

COMPARTIR EN TWITTER

CRISIS DE LOS SISTEMAS

Sin embargo, la crisis financiera de los sistemas no es un tema aislado solo a Transmetro, pues de acuerdo con la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable (Simus), que recoge datos de los ocho sistema del país, se estima que este año se duplicaría el déficit ocasionado por la pandemia en 2020, y ascendería a una cifra mayor a los $4 billones.

Desde la red se ha hecho un llamado para que en el Gobierno Nacional se encuentre un modelo más sostenible para financiar a los sistemas de transporte masivo de las principales ciudades, que dependen en gran medida de la tarifa, pues las cuentas de los sistemas, que previo al covid ya tenían un déficit estructural de $900.000 millones, se han visto impactadas negativamente en el último año como resultado del aforo restringido, menores ingresos por pasajes, y los costos de seguir prestando el servicio en medio de la pandemia.

PORTAFOLIO

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido