‘Vendemos más de 10 millones de lápices al año en Colombia’

Según Andrés García, vocero de Faber-Castell, este mercado mueve US$8,5 millones al año. En 2020, exportarían plastilina y crayones a Europa.

Faber-Castell

Andrés García, gerente de mercadeo de Faber-Castell en Colombia, habló de nuevos negocios.

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 22 de 2019 - 10:41 p.m.
2019-07-22

Aunque se tiende a pensar que, con la llegada de la era digital, el mercado de lápices está mandado a recoger, lo cierto es que continúa vigente y las nuevas tecnologías –más allá de ser un factor negativo– es usado por empresas como Faber-Castell para innovar en sus procesos y productos finales para seguir atendiendo a sus clientes e ir captando nuevos usuarios.

La compañía alemana, fundada en 1761 y con más de 40 años en Colombia, a través de su vocero oficial en el país, Andrés García, gerente de mercadeo, le contó a Portafolio que el mercado de lápices de grafito en Colombia mueve US$8,5 millones al año, lo que en unidades significarían cerca de 120 millones.

(Faber-Castell espera crecer 10% en la temporada escolar). 

Sobre esto, aseguró que Faber-Castell tiene 12% de participación, cifra que esperan incrementar 3% en el transcurso de este año. Asimismo dijo que “en lápices de grafito estamos vendiendo más de 10 millones de unidades al año en Colombia”. Sin embargo agregó que este es un negocio estacional y se mueve más que todo en temporada escolar.

“A nivel mundial producimos más de 1.800 millones de lápices al año, son 6 millones diarios que se realizan en la fábrica de Brasil (...). Cabe mencionar que Faber-Castell cuenta con sus propios bosques y que estos son fabricados con madera 100% reforestada, certificada por la Forest Stewardship Council (FSC)”, explicó.

Sobre el desempeño que ha tenido la firma en el país este año, García afirmó que enero (temporada escolar) fue positivo para la compañía, pues lograron mantenerse en cifras positivas “a pesar de que el sector decreció 8% en sus ventas por el ámbito económico que atraviesa el país, nuevos hábitos de consumo, la fluctuación del dólar, entre otros factores”.

A pesar de este panorama, el directivo dijo que en el primer semestre de este año las ventas de la compañía crecieron 18% respecto al mismo periodo de 2018.

Sobre las temporadas escolares que más pesan para la compañía en el país destacó la del ‘calendario A’, la cual tiene lugar a principios de año. Esta tiene 50% de participación en las ventas de la firma, mientras que la de ‘calendario B’ (a mediados de año) “podrían estar entre 12% y 15%”, comentó.

Precisamente, sobre el mercado de útiles escolares, el directivo aseguró que, sin contar cuadernos y textos, este puede mover US$68 millones al año y que en todo este universo, Faber-Castell tiene participación de 20%.

En este último punto comentó que eso puede variar dependiendo del producto. “En lápices somos el segundo, en colores estamos entre el segundo y tercero, en bolígrafos somos cuartos, y en portaminas, trazos y plumones somos líderes”, resaltó el directivo de la compañía en el país.

Teniendo en cuenta que otros de los productos que tienen gran relevancia para la compañía en Colombia son los colores, el ejecutivo dijo que en este negocio, que mueve US$11 millones al año y comercializa entre 14 y 15 millones de estuches de estos, la compañía alemana tiene 15% de participación en el país. Entre los objetivos de la firma está que esa cifra incremente 2% durante este año.

Aunque comentó que los lápices que se comercializan en el mercado local son importados, García destacó que en Colombia tienen una planta y está ubicada en la zona industrial de Bogotá. “En esta producimos plastilinas, crayones, borradores, pinturas como tempera, vinilo, y todo el tema de trazos como reglas, escuadras, entre otros”.

Aunque no entregó muchos detalles, ni especificó el monto, añadió que “hay un tema al interior de Faber-Castell global para invertir en maquinaria en la planta de Bogotá”.

Con esta inyección de capital, con la que buscan modernizar las máquinas, quieren también ampliar 20% la capacidad de producción, con el fin de exportar estos productos a Europa y ampliar su distribución en Centroamérica.

Si bien García destacó que con estos productos hechos en Colombia, ya llegan a otros mercados entre los que están Guatemala, Ecuador, Chile, Trinidad y Tobago esperan, a partir del próximo año o a más tardar en 2021, ingresar a países como Italia, Francia, España, República Checa, entre otros, mediante Faber-Castell Alemania.

“La idea es que lleguen a estos mercados los productos que desarrollamos en Colombia porque son de muy buena calidad”, añadió el directivo. Por otro lado, respecto a las líneas de negocio que tiene la firma en el país, dijo que son cuatro, entre las que están jugar y aprender que son para la primera etapa de desarrollo y aprendizaje (colores, crayones, plastilina y otros), oficina, arte (para estudiantes y una más profesional) y escritura fina para un público medio y otra de gama alta para segmentos con ingresos más altos.

La participación de estas en las ventas es de 30% para la de jugar y aprender; 50% en la de oficina, y las de artes y escritura tienen en promedio 10% cada una.

Además, comentó que entre los nuevos proyectos que están revisando para el próximo año está ingresar con mayor fuerza al mercado de adhesivos con pegantes, pues aunque actualmente tienen algunos de estos productos, quieren crecer en este negocio donde además ven viable ingresar con cintas.

“Este mercado puede pesar más de US$25 millones al año en facturación en el país”, complementó y añadió que esperarían tener 5% de participación durante el primer año.
Para el segmento de arte, a final de 2019 esperan introducir en unos marcadores acuareables para la línea profesional. A cierre de este año, la firma espera crecer 6% en ventas.

OTRAS APUESTAS


Faber-Castell introdujo recientemente en el mercado local su concepto Caras & Colores, lápices con colores especiales para representar todos los tonos de piel. Con esto, la compañía “busca motivar y estimular la creatividad y la autoexpresión con un mundo de colores”.

Esta nueva apuesta de la firma en el país, que ya está disponible en el mercado, viene en estuches de 12 o 24 colores regulares más tres productos bicolores con seis tonos de piel.

Estos seis tonos de piel pueden mezclarse entre ellos para crear una gran variedad de nuevas tonalidades (...). Buscamos resaltar la diversidad del país y queremos acabar con el mito de que cuando decían saquemos el color piel, sacaban el rosado”, dijo Andrés García, gerente de mercadeo de la firma.

Valerie Cifuentes Martínez
valcif@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido