Ventas de maquinaria en el país van a la baja

La razón, la contracción de 24 sectores manufactureros.

Pablo Etter / Gerente General de Imocom

Mauricio Moreno/ EL TIEMPO

Pablo Etter / Gerente General de Imocom

POR:
septiembre 28 de 2012 - 12:57 a.m.
2012-09-28

El decrecimiento en la producción de 24 sectores de la industria manufacturera en el país ya empieza a trascender a otros negocios. Así lo afirma Pablo Etter, gerente general de Imocom, una compañía que comercializa bienes de capital, quien ve desde hace un tiempo una preocupante desaceleración en sus ventas por cuenta del tema, lo que ha incidido, evidentemente, en el ritmo de crecimiento de su compañía.

“A Imocom no le puede ir distinto a como le está yendo al país y al mundo en manufactura.

Tuvimos un desarrollo interesante hasta el 2008, desde entonces venimos en un nivel de operación muy plano. Sumando todos los sectores, crecemos entre 2 y 3 por ciento anualmente”, señaló el directivo.

Aunque se creería que, como importador, la reevaluación del peso le ayudaría a mejorar su competitividad, el directivo explica que, pese a que este abarata los costos de la maquinaría, es difícil mantener las ventas cuando sus clientes no tienen el poder adquisitivo suficiente para renovar sus equipos, esto, por cuenta de su situación económica.

“Vivo de que a mis clientes les vaya bien, y a ellos solo les va bien si tienen a quién venderle”, apuntó.

Entre las industrias que han disminuido sus compras están las productoras de juguetes, moldes y zapatos.

“El sector de moldes y troqueles era particularmente dinámico en la industria metalmecánica del país, pero ha sido muy desplazado por el suministro internacional, en particular por los productores asiáticos; el sector de las autopartes ha estado medio plano también”, aseveró Etter.

En este contexto, el gerente general de Imocom considera que es necesario que el Gobierno tome partido y cree condiciones que alivien la carga de los empresarios, para que puedan concentrarse en recuperar su crecimiento, con herramientas como la eliminación de parafiscales.

Pese al escenario, Etter ve luz al final del túnel debido al desarrollo de otros sectores, como el petrolero, las motocicletas y el automotor, gracias a los cuales ha mantenido su negocio con ritmos de crecimiento pequeños, pero estables.

“Hay sectores industriales que atendemos que han venido creciendo. Nos ayuda que, al estar diversificados, nos hemos podido insertar en otros que demandan nuestros equipos, como la minería y el petróleo, que crecen a doble dígito.

Además, están sus proveedores, por ejemplo, los fabricantes de remolques, quienes hacen repuestos, etc.”, explicó.

En adición, dijo ver grandes oportunidades en la internacionalización de las industrias locales, un proceso que ya empieza a verse con las ventas al extranjero de autopartes y motos.

LA COMPAÑÍA CELEBRA 60 AÑOS DE EXISTENCIA

Hace seis décadas, Paul Etter, un inmigrante de origen suizo, fundó esta compañía, que empezó como una comercializadora de elementos para ferretería al por mayor.

Sin embargo, la evolución en las necesidades de la industria llevaron a sus directivas a diversificar el negocio y poner su foco en la venta de máquinas que, en ese entonces, eran una novedad para la producción en Colombia.

Fue así como importaron la primera máquina para hacer botellas plásticas que hubo en el país, en el año de 1956, época cuando aún la ‘novedosa’ materia prima no se conseguía localmente.

Además, trajeron los primeros suministros para la fabricación de tuberías PVC para la conducción de aguas.

En estos años, la compañía calcula que la tecnología que ha traído al país ha alcanzado cerca de 10 mil empresas de todos los tamaños.

Siga bajando para encontrar más contenido