En más de 1.500 válvulas se roban combustibles del país

Solo en Catatumbo, el hurto de gasolina y crudo, en lo corrido del año, supera el 600% si se compara en número con todo el 2017.

En oleoducto Caño Limón - Coveñas se han reportado 1.277 válvulas ilícitas.

En oleoducto Caño Limón - Coveñas se han reportado 1.277 válvulas ilícitas.

Cortesía Ecopetrol

POR:
Portafolio
octubre 22 de 2018 - 11:01 p.m.
2018-10-22

En un verdadero dolor de cabeza para el sector petrolero del país se ha convertido el robo de gasolina y petróleo a través de válvulas ilícitas en poliductos y oleoductos.

Y el mayor número de casos se registran en dos tuberías: Caño Limón Coveñas y Transandino (OTA), ya que en lo corrido del año, y para ambas, se han identificado poco más de 1.500 conexiones fraudulentas.

(Lea también: Millonarias pérdidas para Ecopetrol por atentados y saboteos). 

Sin embargo, el mayor drama se concentra en la región del Catatumbo, donde el hurto de hidrocarburos ha crecido de forma dramática en los últimos meses.

Precisamente, Ecopetrol es la petrolera que más damnificada se ha visto con este problema y esta zona ya que, según registros de la empresa, entre enero y el 19 de octubre el incremento en los robos de gasolina y crudo supera el 600%.

El porcentaje llama la atención si se compara con todo el año 2017, ya que se pasó de 202 válvulas ilícitas a 1.277 en el 2018.

Y resalta el hecho de que, entre el 2015 y lo corrido del 2018 se han detectado 1.740 grifos irregulares, solo en esa zona del Catatumbo.

“La instalación fraudulenta de estos artefactos por parte de los grupos armados al margen de la ley al oleoducto Caño Limón - Coveñas y a la infraestructura del campo Tibú, permiten llevar los combustibles hurtados, como es el caso del crudo, a través de mangueras hasta refinerías ilegales”, explicó un vocero de Ecopetrol.

Adicionalmente, en lo corrido el año se han presentado 237 hurtos a pozos, tuberías y transformadores, y 158 sabotajes y daños en equipos.

CON AFECTACIÓN AL MEDIO AMBIENTE

La fuente de Ecopetrol agregó que en estos alambiques se procesa el petróleo de manera artesanal para convertirlo en insumo para la elaboración de la pasta de coca.
Las refinerías ilegales por lo general se ubican cerca a quebradas y ríos porque necesitan el agua para enfriar el crudo que procesan por calentamiento.

“La situación es alarmante debido a que los grupos armados al margen de la ley solo utilizan el 38% del producto, es decir, que el 62% restante del hidrocarburo es desechado en suelos, ríos y zonas verdes”, precisó el vocero de la petrolera colombiana.

(Las válvulas ilícitas, otro drama para las petroleras). 

Agregó que este vertimiento, entre enero y octubre del presente año, ha generado contaminación en 14.067 metros cuadrados de suelo, así mismo más de 3.900 metros cuadrados de espejos de agua en fuentes hídricas se han visto afectados por el derrame de 749 barriles de petróleo.

Los departamentos en donde los ecosistemas se han visto más afectados por la evacuación descontrolada de combustibles son Norte de Santander y Boyacá.

Datos de las autoridades ambientales indican que los derrames de gasolina y crudo han generado afectación a fuentes hídricas como los ríos Tibú, Catatumbo y Tarra, y las quebradas El Loro, El Carmen, La Medrosa, La Pérdida, Caño Victoria Sur, algunas de las cuales surten acueductos de la región.

Así mismo, más de 100 miembros de la Policía Nacional han perdido la vida en la protección de la infraestructura petrolera en los dos últimos años.

TRANSANDINO TAMPOCO ESCAPA 

El otro sistema de transporte que registra hurto de crudo es el OTA, que junto con el Caño Limón - Conveñas, han reportado en lo corrido del año 1.116 barriles promedio día que han sido robados.

Así mismo, se calcula que entre enero y octubre del presente año, han sido desmontadas más de 300 válvulas ilícitas que se han instalado sobre el tubo a lo largo de 305,6 kilómetros que tiene de longitud.

Fuentes de la petrolera precisaron que los trabajos para desmontar los grifos irregulares ha sido realizado por el personal de Ecopetrol con el fin de evitar afectaciones a las comunidades y al medio ambiente del área de influencia de este sistema de transporte.

Cabe recordar que, según reportes de Ecopetrol, entre 2014 y 2017 fueron retiradas 2.686 válvulas ilícitas en el OTA.

Así mismo, 2015 fue el año en el cual se identificó el mayor número de conexiones ilegales en este oleoducto, que inicia su recorrido en Orito (Putumayo) y finaliza en la Terminal Marítima en Tumaco.

EN EL VALLE TAMBIÉN 

El poliducto Yumbo – Buenaventura de Ecopetrol, tampoco escapa al hurto de combustible, lo que le ha generado pérdidas en lo corrido del año en cerca de 1.469 galones de crudo que ha sido sustraído.

En términos económicos, el robo de combustibles y otros derivados por esta línea asciende a $1.000 millones de pesos.

Datos de la petrolera Ecopetrol, indican además que a través de otros sistemas de transporte de refinados, los delincuentes han hurtado entre enero y octubre 23,91 barriles promedio día.

Esta cifra, llama la atención si se compara con el consolidado de los 12 meses el 2017 ya que allí se sustrajeron 34,9 barriles en promedio día.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido