Expansión internacional, la tarea de Mensajeros Urbanos

La empresa tiene el objetivo de fortalecerse en México e incursionar Chile. Su gerente corporativo habla de las metas y la evolución de la compañía.

Juan Pablo Pineda

Juan Pablo Pineda, gerente corporativo de Mensajeros Urbanos, explica la estrategia de crecimiento de la empresa.

Cortesía

POR:
congom@portafolio.co
enero 06 de 2020 - 07:30 p.m.
2020-01-06

Con la meta de extenderse en México, Chile y, eventualmente, en Ecuador, la empresa de tecnología y logística Mensajeros Urbanos plantea sus expectativas de crecimiento para el año que comienza. Así lo señala su gerente corporativo, Juan Pablo Pineda.

(Lea: Así podrá resolver los problemas de mensajería de su empresa)

¿Cómo empezaron?

Hace seis años, en medio de un concurso de emprendimiento de la Universidad de los Andes. La idea era que las empresas dejaran de tener un mensajero propio y que contaran con el servicio bajo demanda, que entraran a nuestra aplicación y solicitaran el servicio, en un modelo tipo Uber, ni siquiera existía Rappi y no se había validado la modalidad como tal.

¿Y qué siguió?

Así estuvimos dos años, decidimos buscar nuevas oportunidades y fue cuando abrimos un nuevo negocio que era de domicilios, para restaurantes y farmacias. Esto ayudó a la expansión entre 2016 y 2017.

Identificamos que este modelo funciona también en comercio electrónico, entregas masivas o, incluso, para distribución de productos de consumo básico a tiendas de barrio. Ahí empezamos a incorporar vehículos en la red.

Empezamos a traer carros particulares, mensajeros a pie, camiones para entrega de productos pesados, ampliando el servicio.

¿Cómo fue esa adaptación?

Le pedimos al cliente que nos dijera dónde tiene que entregar y nosotros nos encargamos de definir cuál es el mejor vehículo y la menor manera de hacer la operación logística. Así, estamos dando una solución de última milla que muy pocas empresas logran gracias al software. Lo que aprendimos es que mientras más tipos de vehículos tengamos como red independiente se pueden generar soluciones innovadoras.

¿Cómo resultó la estrategia?

Desde que hicimos estos cambios estamos creciendo a unas tasas del 20% mensual en el número de entregas. Nos expandimos en Colombia y ya estamos en Bogotá, Cartagena, Santa Marta, Barranquilla, Cali, Medellín, Bucaramanga, Pereira e Ibagué.

También empezamos nuestra primera expansión regional dentro de Latinoamérica, a México, con un cliente que tenemos acá en Colombia - Femsa- y que viendo el buen resultado aquí nos pidió abrir operación en Monterrey. La meta es pasar a Ciudad de México y luego a Guadalajara.

¿Cuál es el mapa de aliados y clientes?

Tenemos 12.000 aliados disponibles para tomar servicios en toda Colombia. De estos últimos, aproximadamente el 60% son motos, el 35%, bicicletas, y el restante son otros vehículos. Y de los 16.000 clientes que tenemos, aproximadamente 10.000 son personas naturales.

Obviamente la recurrencia de ellos y el número de servicios que solicitan es menor que una empresa que necesita el servicio todos los días, pero es una línea que también ha crecido y es de bastante interés por parte de los clientes.

¿Dónde está el negocio para ustedes?

Hay dos problemáticas que nadie en el mundo ha podido solucionar. Una, la de los hábitos de consumo en donde el cliente es cada vez más exigente. La otra, es que las ciudades entre más personas viven estas se vuelven más caóticas, más densas y la distribución de última milla se vuelve cada vez más difícil. Entonces el futuro y el éxito será para la empresa que sea capaz de ofrecer soluciones de última milla en este contexto.

Frente a cuestionamien- tos legales a otras aplicaciones, ¿cómo están ustedes?

El modelo es ciento por ciento legal. Estamos trabajando para que en un modelo bajo demanda, los miembros de la red estén satisfechos. Si bien tenemos un sistema como el de Rappi nosotros en seis años no hemos tenido ningún tipo de problema. Nuestro cliente número uno es el aliado entonces le damos una serie de beneficios. Por ejemplo, cerramos una alianza con Allianz donde les damos unos seguros en caso de que tengan algún tipo de accidente.

Pero eso es para que se blinde la empresa ...

Al fin y al cabo somos tres partes: el cliente, la red y nosotros. La idea es que todos estemos bien y crezcamos. Es la forma en que la economía colaborativa funciona.

¿Cómo están en materia capital?

Hemos pasado por varias rondas de inversión. Ahora estamos haciendo una en Sillicon Valley, en San Francisco, EE. UU. Aun así, hay algo que ha caracterizado a Mensajeros Urbanos es en ser una empresa sostenible en el largo plazo a diferencia de otros emprendimientos tecnológicos que crecen y gastan mucha plata para poder crecer.

Hemos tratado de ser muy eficientes con nuestros recursos y tener una empresa que realmente sea sostenible en el largo plazo.

¿Qué buscan con la nueva ronda?

Con la de San Francisco, el principal objetivo es la expansión a México y mejorar nuestro producto de entregas masivas con redes de vehículos particulares. La ronda de Brasil fue hace cuatro años y llevó a la compañía al lugar en el que está.

¿Cuál es la perspectiva?

Parte de la ronda que se está levantando gira en torno a un crecimiento más acelerado. Queremos llegar a cifras que estén por encima del 20 % mensual en el número de entregas. Una cuota la aportará México.

¿Qué más planean en expansión?

A lo largo del 2020 esperamos ir a Chile, también de la mano de los clientes que ya tenemos y que tienen operaciones en países de Latinoamérica. Ecuador también es otra plaza en la que tenemos interés de explorar. Las oportunidades para atender el problema de última milla son globales y ocurre en todas partes del mundo y se acentúa principalmente en la región por la dificultad en la infraestructura vial, el crecimiento y una densificación de las ciudades.

¿Cuál es la meta de facturación?

El objetivo para el 2020 es tener una facturación cercana a los US$27 millones o US$28 millones.


FALLO DE SEGURIDAD SIN IMPACTOS

¿Cuál fue el fallo de seguridad que se presentó hace poco?

Por movimientos inusuales en nuestra Plataforma, sumado a una alerta recibida de un grupo de expertos en seguridad informática brasileros, se activaron nuestros protocolos de ciberseguridad, los cuales identificaron unas configuraciones sobre la Plataforma que no correspondían a las políticas de seguridad de la compañía.

Gracias a estos protocolos, pudimos reaccionar rápidamente y cerrar las configuraciones, mitigando cualquier riesgo de cara a los usuarios. No hubo ningún impacto para nuestros clientes y aliados, más allá del inconveniente mediático.

Recomendados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido