Negocios

Lecheros enfrentan el fantasma de los TLC con EE. UU. y la UE

Desde el 2026 podrá ingresar a Colombia leche estadounidense, sin arancel, porque finaliza el periodo de desgravación fijado en el tratado binacional.

La leche entra al mercado de libre competencia en Eurozona

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 23 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-02-23

Si los ganaderos colombianos se quejan hoy por la leche que ingresa de Estados Unidos, la situación podrá ser peor desde el 2026.

(Lea: Así está la relación comercial entre Colombia y EE.UU.)

La razón, a partir de ese año el alimento podrá llegar al territorio colombiano sin arancel, debido a que finaliza el periodo de desgravación fijado en el Tratado de Libre Comercio binacional. Actualmente, el impuesto es del 11% y seguirá bajando anualmente hasta llegar a cero en cinco años.

(Lea: ¿Qué se juega Colombia en el cambio de dirección en OMC?)

Lo anterior significa que si el sector lechero nacional se ve afectado hoy por un contingente anual de 12.000 toneladas, en cinco años con el inicio de la apertura total con el país del norte, desde el 2026 podría ir a la quiebra.

(Lea: Cámaras bilaterales señalan trabas comerciales del país)

Pero eso no es todo. El problema será aún más grave desde el 2028 cuando termine el periodo de desgravación de la leche procedente de la Unión Europea. La leche que ingresa de la UE a Colombia paga un arancel del 44% y el contingente acordado es de 6.000 toneladas anuales, pero prácticamente no le es posible llegar debido a que sale más cara que la colombiana.

“Todo indica que lo que se viene son graves problemas para los ganaderos colombianos, porque seguramente ingresará mucha leche de Estados Unidos”, dice Javier Ardila, gerente de La Asociación Nacional de Productores de Leche (Analac).

Entre tanto, los países con los que no hay TLC, deben pagar un arancel del 99% para ingresar a Colombia, como el caso de Nueva Zelanda, principal productor mundial de leche. Hoy, la leche producida en Estados Unidos ingresa de muchas formas: por el contingente establecido en el Tratado de Libre Comercio, y cuyo volumen crece cada año a medida que se acerca la liberación.

En enero pasado ingresaron a Colombia 8.000 toneladas, y unas 80.000 el año pasado, mientras que el contingente era de 10.000 toneladas.

Esto hace que se genere la tormenta perfecta para revolucionar el mercado interno y bajar los precios, en momentos en que, a cambio de haber abundancia, lo que existe es una tendencia de menor abastecimiento, por la reducción de las lluvias en las regiones lecheras y, además, ante el riesgo de heladas que afectan los pastos en zonas como Bogotá, la Sabana y el altiplano Cundiboyacense, parte de Antioquia, Nariño, Cauca y Caldas.

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido