‘Hay que construir más cultura empresarial’

Así lo reiteró Nicolás Uribe, nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá que asumirá en el cargo el 16 de diciembre.

Nicolás Uribe, elegido nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Nicolás Uribe, elegido nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 18 de 2019 - 07:31 p.m.
2019-10-18

Tras la renuncia de Mónica de Greiff, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá desde 2013, la Junta Directiva de la entidad anunció este jueves que Nicolás Uribe Rueda será quien asuma la directriz a partir del 16 de diciembre del año en curso.

(Cámara de Comercio de Bogotá tiene nuevo presidente). 


Uribe, próximo a tomar las riendas de la entidad con 141 años de fundada, habló con Portafolio sobre los programas que le gustaría impulsar y los retos que se tienen a futuro.

¿Cuáles son las tres prioridades en las que trabará?

Primero, se debe generar valor para las empresas y empresarios, luego facilitar las herramientas para incrementar la supervivencia y la productividad de las compañías y tercero, hay que crear entornos adecuados para el desarrollo y seguridad de los negocios.

Aquí hay un tema que es clave y es acompañar al Gobierno en la estrategia de economía naranja, fábricas de productividad, y en los temas de transformación digital que hoy son una urgencia para el desarrollo de los negocios y la integración a un mercado globalizado de bienes y servicios.

¿Qué hay que hacer en materia de formalización?

El principal incentivo para la formalización es un marco jurídico y regulatorio justo, fácil y ágil. Se debe trabajar en unos trámites reducidos de creación de empresas y liquidación de las mismas, en posibilidades concretas para la facilitación de los negocios y sus procesos; es decir, entre más fácil y rentable sea ser formal, más incentivos existen para que las compañías opten por esta.

Los costos, trámites, dificultades y cero ventajas competitivas no pueden seguir motivando a la informalidad.

¿Cómo impulsar esto desde la Cámara?

La entidad ya ha hecho esfuerzos grandes para reducir los trámites de la creación de empresa, pero debemos continuar.

Temas como el que estaba en la Ley de Financiamiento alrededor de un tributo simplificado que aglutine todas las declaraciones de impuestos son claves porque para una microempresa es imposible presentar tantos tributos en lugares de manera simultánea.

Además, la posibilidad de tener ventanillas únicas para lograr la articulación institucional en un solo trámite y obtener permisos de manera simultánea, son escenarios que ya están identificados y hacen parte fundamental para impulsar a las pequeñas y medianas firmas.

¿Tiene programas concretos que le gustaría desarrollar?

Hay que trabajar desde diversas perspectivas, pero un ejercicio interesante, desde donde se puede construir cultura emprendedora y cariño por la empresa, sin duda es apuntándole a los más jóvenes.

Ojalá podamos hacer un programa entre los colegios de Bogotá que nos ayuden a construir la idea de que crear empresa y hacer negocios son un activo, no solo para el que lo realiza sino para la sociedad.

En línea con esto, sería bueno lograr que en los colegios de Bogotá se permita trabajar en ese propósito que los jóvenes de grados superiores puedan estructurar proyectos, vendan, paguen un tributo como elemento pedagógico alrededor de la importancia de pagar impuestos, hagan ejercicios de buenas prácticas de los temas que comercializan y tengan lugares para hacerlo.

Todo esto, en el marco pedagógico.

¿Por qué le preocupa el tema de generar cultura empresarial?

Me preocupa es que existe un ánimo antiempresarial en el país que hecha traste con las posibilidades de las empresas para generar y transmitir el valor que producen. Uno no puede amar el empleo, y no hacerlo con quien lo genera, un poco eso es lo que siento que esta pasando por ratos en nuestro país.

Construir cultura, desarrollar y explicar las razones por las que las empresas son tan importantes en la sociedad es una tarea que se está convirtiendo en una prioridad de las cámaras de comercio y se debe seguir apostándole a ello.

Los empresarios necesitan una voz para transmitir ese mensaje.

¿Desarrollarán programas específicos en capacitación?

La entidad ya tiene eso, creo que lo que debemos hacer es enfocarnos en las mipyme que son más del 90% del tejido empresarial del país.

Tenemos que seguir haciendo lo que la Cámara ya hace, pero debemos ser más eficaces y asertivos con la base de la pirámide empresarial. Ahí hay una tarea que hacer, no lo planteo como en lo que está mal y se debe hacer bien, sino en profundizar unas tareas que tendrá resultados importantes.

¿Cómo se les puede llegar de una manera más asertiva?

Ya se están haciendo muchas cosas, pero hay que buscar mayor pertinencia para esos niveles de desarrollo empresarial, yo creo que hay ejercicios en los que se tiene que implementar el tema de transformación digital que es importante para todos esos mercados, que brinda oportunidades, además de reducción de costos.

Ya veremos cómo se precisan esas iniciativas y cómo se complementan con lo que ya existe. La Cámara ha venido acertando en esta materia pero hay que profundizar en esta.

¿Cree que el trabajo de las cámaras del país debe estar más ligado?

Yo creo que las cámaras de comercio tienen presencia más allá del registro y se han vuelto referentes para desarrollo urbano, programas sociales y económicos.

Creo que se está haciendo una buena tarea. La red que existe a través de Confecámaras es importante, hoy existe transferencia de tecnología entre las cámaras, posibilidad de colaborar alrededor de iniciativas, planes y programas que se trasladan a las demás.

¿Cuáles cree que son los retos de la entidad?

Uno de ellos es convertirse actor principal en la construcción de diálogo cívico. La Cámara es importante en la generación de valor no solo para el empresariado, sino en temas urbanos, económicos, culturales y ambientales. Aquí hay una posibilidad enorme para trabajar.

Tenemos que hacer un esfuerzo grande para que los principales beneficiarios de los servicios de la Cámara generen mayor cantidad de iniciativas y empleos.

La Cámara debe seguir siendo una entidad que tiene credibilidad, que opera con transparencia, no se mete en el debate político, sino que construye valor.

Siga bajando para encontrar más contenido