close
close

Negocios

Producción sostenible, la apuesta de Henkel y más de 700 agricultores

La idea es que la cadena de elaboración de los jabones se garantice desde la plantación de la palma de aceite en María la Baja, Bolívar.

Cultivos de aceite de palma

En el municipio de María La Baja en Bolívar, los pequeños productores se han comprometido con el cuidado del ambiente en la producción.

Hernando Herrera. EL TIEMPO

POR:
PORTAFOLIO
enero 26 de 2022 - 09:20 p. m.
2022-01-26

Por medio de un proyecto, la compañía Henkel tiene como objetivo asegurar la sostenibilidad de su cadena de suministro, además de generar tres veces más valor con tres veces menos impacto, al 2030.

La idea de la empresa es que desde los más de 120 países de donde provienen sus materias primas se mantengan las prácticas amigables con el ambiente. En el caso de la palma de aceite se han beneficiado a más de 34.000 palmicultores en el mundo y en Colombia los beneficiarios ascienden a 757, de los cuales 148 son mujeres.

En el municipio de María La Baja en Bolívar, la alianza ha logrado que los pequeños productores, en este caso más de 700, se comprometan al cuidado del ambiente y producción que además está garantizado por Solidaridad Network, una organización de la sociedad civil con presencia en más de 40 países alrededor del mundo.

Este es el aliado para implementar en terreno soluciones innovadoras que permitan una producción de materias primas más respetuosas con el medio ambiente y las personas.
Hasta la fecha el proyecto de Henkel ha intervenido más de 40.088 hectáreas de tierra, produciendo más de 121.465 toneladas de aceite de palma sostenible que se usan para la producción de jabones que se venden en Estados Unidos y Europa.

Los palmicultores de María La Baja, que han visto en la producción de palma la respuesta a su sostenibilidad, tienen todo su proceso bajo la lupa de la organización, plantan, cosechan y llevan el fruto hasta la planta extractora que han construido con otros productores y con el grupo empresarial Oleoflores, luego su producto llega a Henkel y se alista para el desarrollo de los jabones Dial que se comercializan al exterior. Tal es el caso de Marcos Arrieta.

“El cambio en la región ha sido bueno para nosotros como productores y nos da a tranquilidad que hacemos la cosas bien para que eso sirva a futuro y para más empresas y personas”, explicó Arrieta, tras comentar como el cultivo de la palma ha sido la base de su economía y es un proyecto sostenible en el futuro además de ser rentable y no como otros cultivos del pasado.

Los 757 pequeños productores cuentan con un diagnóstico sobre su adopción de prácticas sostenibles según los criterios RSPO (Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible), 148 mujeres participan activamente en el proyecto, 40.088 hectáreas de tierra son cultivadas bajo mejores prácticas y así 121.465 toneladas de aceite y 7.585 toneladas.

“Los resultados obedecen al desarrollo de un modelo de servicio de extensión rural basado en datos, se brinda apoyo y capacitación a los palmicultores personalizado para aumentar el cumplimiento”, dijo María X. Marín, gerente de Comunicaciones de Henkel.

PORTAFOLIO

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido