Incremento de choques con aves afecta operación aérea

Aerocivil registra un promedio de 825 incidentes con animales al año en el país. Avianca y Latam señalan que en 2018 la frecuencia ha aumentado.

Aves

Los aeropuertos más afectados son Bogotá, Cali, Bucaramanga, Cartagena y Barranquilla.

POR:
Portafolio
noviembre 20 de 2018 - 09:15 p.m.
2018-11-20

De acuerdo con las reglas aeronáuticas, cuando hay un episodio de impacto entre un ave y un avión, la maquina debe salir de operación para ser revisada y, en el caso de sufrir algún daño, pasar a mantenimiento.

Este procedimiento, que es contemplado dentro del ejercicio regular de las aerolíneas, se está volviendo cada vez más costoso, dado que,
según ejecutivos de Avianca y Latam, la frecuencia se ha incrementado y, por lo tanto, los gastos.

(Historia de 4 pinos que afectan las operaciones en El Dorado). 

La Aeronáutica Civil registra que anualmente en el país suceden un promedio de 825 de estos incidentes. Y aunque la mayoría de las veces se dan con aves - a causa de los movimientos migratorios - también pasa con otras especies, como por ejemplo perros. Además, señalan que las ciudades más afectadas son Bogotá, Cali y Bucaramanga.

De acuerdo con Adriana Molina, gerente de gestión de riesgo operacional de Avianca, este año la aerolínea ha invertido alrededor de un millón de dólares en mantenimiento de aeronaves a causa del impacto con animales.

Además, explicó que cada vez que hay un accidente de este tipo, los aviones deben pasar por un chequeo que dura en promedio 13 horas, y que, en el 50% de los casos, las maquinas requieren de algún tipo de reparación, lo que incrementa el tiempo que salen del servicio a varios días.

“En lo corrido del 2018, vamos cercanos al millón de dólares en solo temas de poner nuevamente al avión en vuelo, porque cuando hay una aeronave que ha sido impactada con aves, inmediatamente esta queda en tierra. Hay que hacer una evaluación de la estructura y una revisión a los motores, para determinar si hubo daños. Y si es así, mirar hasta dónde llegaron. Luego hay que arreglar el avión y eso tiene unos costos muy altos”, señaló Molina, en diálogo con Portafolio. Adicionalmente, la ejecutiva aseveró que, más allá de los costos mencionados, estos eventos pueden causar cancelaciones y retrasos en los vuelos, lo que acarrea otro tipo de dificultades, tales como la reubicación de los usuarios y manejar las quejas de los mismos.

(Reconocimiento facial, el futuro de los aeropuertos). 

“Estas situaciones afectan la puntualidad de los vuelos y aumentan los costos por mantenimientos no programados y reparaciones. Además, el costo más grande tiene que ver con tener que parar el avión y afectar el normal desarrollo de la operación, es un costo en calidad de servicio especialmente”, manifestó Santiago Álvarez, director ejecutivo de Latam Airlines Colombia. Para manejar esta situación, las aerolíneas tienen un determinado número de aeronaves en backup, es decir, como reserva que puede entrar a volar en caso de alguna contingencia por impacto con fauna o por condiciones climáticas. Avianca, por ejemplo, manifiesta que el número de aviones en reserva varía dependiendo del día, pero usualmente tienen entre siete y diez aeronaves.

En su caso particular, entre enero y octubre de este año, la empresa registró un total de 540 incidentes con animales, es decir, un promedio de 54 al mes. Mientras que en todo el 2017 la cifra fue de 590, por lo que prevén que al cierre del 2018 la cifra será superior.

“Este año hemos visto que el impacto ha sido mayor. Generalmente, se presentan periodos de migración de marzo a mayo y de septiembre a noviembre, pero debido a otros aspectos, como cambios climáticos, fenómeno de El Niño, entre otros, estos periodos de migración pueden variar, y es precisamente eso lo que pasó en el primer semestre y está pasando ahora. Las temporadas se descontrolaron un poco y tuvimos migraciones casi que hasta junio, que fue cuando hubo un mayor impacto en la operación, y ahora para este semestre la migración empezó más temprano, en agosto, y aún no ha terminado, porque de hecho estamos en la época más crítica. Entonces, al final casi que todo el año tenemos presencia de aves”, agregó Molina.

LA RESPONSABILIDAD

De acuerdo con lo establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la regulación aeronáutica, los programas de mitigación de intervención de fauna en los espacios aeroportuarios son responsabilidad, tanto de las autoridades, como de las concesiones de los aeropuertos.

“El trabajo de peligro aviario y control de fauna en los aeropuertos es un tema complejo, toda vez que no es predecible. (...) muchos impactos aparecen por factores como la migración de aves y el mal manejo de los residuos, que muchas veces no pueden ser controladas por la autoridad aeronáutica, ya que se trata de un trabajo conjunto con las autoridades municipales”, manifestó la Aerocivil a este diario.

adrlea@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido