Negocios

Industria de cannabis insiste en la exportación de flor seca

Mientras que Ministerio de Justicia continúa analizando los riesgos, el sector dice que el país se está autoexcluyendo del mercado internacional.

Cannabis medicinal

Más del 80% de Asocolcanna apoya la exportación de la flor.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 03 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-02-03

Recientemente la Asociación Colombiana de Industrias de Cannabis (Asocolcanna) envió nuevamente una carta dirigida al Gobierno Nacional en la que se insiste en la importancia del aval para la exportación de la flor seca de cannabis para fines medicinales.

(Lea: Productores de cannabis piden permiso para exportar flor seca)

Es de resaltar que, el año pasado, el sector ya había hecho pública la petición, argumentando, además, la relevancia para los productores y el contexto económico del país, por lo que esta vez a la solicitud se suman gremios que representan a pequeños y medianos cultivadores, así como a asociaciones médicas y de pacientes.

(Lea: Avances científicos e inversión, temas en cumbres del sector cannábico)

“La flor seca de cannabis, además de ser una materia prima, también es un producto terminado. De hecho, es el más recetado y con mayores ventas en Estados Unidos, Canadá y Alemania, donde representa más de 50% de las ventas a pacientes en dispensarios”, destacó Camilo de Guzmán, vicepresidente jurídico de Natuera.

Así como el anterior, Portafolio conoció que más del 80% de los miembros de Asocolcanna respaldan la petición que busca la modificación del del decreto 613 de 2017, que reglamenta la Ley 1787 de 2016 (marco regulatorio de la industria), en donde lo que se autoriza vender al exterior son solo las semillas, plantas de cannabis para fines científicos y productos derivados.

El ministro de Justicia, Wilson Ruiz, argumentó a este diario que entiende las preocupaciones del sector y reconoce los beneficios de una eventual permisión de exportación de cannabis seco, como la atracción de inversión extranjera y la mayor competitividad frente a otros países.

No obstante, “esto genera mayores retos para el control y prevención del desvío del estupefacientes, así como la reevaluación de la posibilidad de permitir en Colombia la prescripción de cannabis sin transformación, cuando las entidades competentes no lo han aceptado por carecer de investigación nacional que pruebe sus beneficios”, agregó Ruíz.

Además, como tercera razón, dice que pone sobre la mesa desventajas como el desplazamiento de la elaboración de productos derivados. Y es que precisamente sobre esta última que empresas como Pharmacielo y Khiron han argumentado sus reservas frente a la exportación.

“Es importante que este proceso se haga de una manera muy rigurosa en términos de regulación, seguridad y trazabilidad, para que sea competitivo. Además, no se debería poner en comparación la exportación de flor seca versus la de producto terminado”, comentó Álvaro Torres, CEO de Khiron.

Aunque aquí es importante resaltar que la misiva de la industria expone “que la apertura de este nuevo mercado, de ninguna manera significa abandonar nuestro propósito común de generar mayor innovación”.

CONTEXTO INTERNACIONAL

Para el vicepresidente de la Junta Directiva de Asocolcanna y CEO de Foliumed, Diego Navarro, estas líneas de negocio, que también deben contar con altos estándares, son una oportunidad de acceso al mercado que permitiría monetizar inventarios crecientes de flor seca en el país.

En esta línea, y aunque su foco se concentra más en los productos medicinales terminados, Lucas Nosiglia, el presidente de Avicanna argumenta que permitir esta exportación “es una gran alternativa para que pequeños y medianos productores y las empresas enfocadas en el vertical de cultivo puedan recibir ingresos en el corto plazo, mientras se genera demanda interna y externa suficiente”.

Pero además de lo anterior, uno de los grandes argumentos de la industria es Colombia tiene todas las condiciones para ser líder en este mercado, se está auto excluyendo mientras Uruguay, Ecuador y México adoptan marcos regulatorios que incentivan la inversión para atender esta demanda.

En diciembre de 2020, la Cámara de Representante de Estados Unidos aprobó MORE Act, un proyecto de ley que propuso descriminalizar el cannabis a nivel federal, y en enero de este año, Joe Biden, prometió legalizar el cannabis medicinal a nivel federal en campaña.

“Si Estados Unidos legaliza el cannabis medicinal a nivel federal, se abriría un mercado de exportación para Colombia de cerca de US$7 billones, un tamaño unas 25 veces más grande que el de Europa. Y en ese mercado, 60% de las ventas a los pacientes son de flor seca”, resaltó el vocero de Natuera.

En el país, la flor seca no se puede exportar sino a través de aceites o destilados, pero el interés está puesto en esta parte de la planta porque es allí donde se concentra el mayor número de cannabinoides utilizados en tratamientos médicos.

Para la Superintendencia de Industria y Comercio, quien a finales del año pasado emitió un concepto sobre el sector, hay una ambigüedad en la restricción taxativa de exportar flor de cannabis.

“No es del todo claro que el artículo mencione que se permitirá la exportación de semillas para siembra, grano, componente vegetal, derivados de cannabis y productos obtenidos a partir de derivados de cannabis y de componente vegetal”, expone.

A octubre del año pasado las exportaciones de la industria registraban alrededor de
US$22.000 millones, cifra muy inferior a la del 2019, que finalizó rozando los US$40.000 millones.

María Camila Pérez Godoy

Destacados

  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido