Las trabas para que Colombia pueda exportar marihuana a Canadá

El país norteamericano legalizó el uso del cannabis recreativo a partir de este miércoles. 

Cannabis

Cauca, Magdalena, Antioquia y el altiplano cundiboyacense, serían las grandes regiones exportadoras.

Archivo CEET

POR:
Portafolio
octubre 17 de 2018 - 03:39 p.m.
2018-10-17

Si bien en Colombia empezó a regir el decreto que autoriza a la Policía a decomisar cualquier cantidad de droga a quien la porte, la industria de la marihuana en Colombia, en su mayoría medicinal, toma más fuerza. Es claro el potencial que representa este sector para inversionistas y emprendedores.

(Lea: Los requisitos para entrar al negocio de la marihuana en Colombia)

Desde agosto del año pasado, cuando el Ministerio de Justicia expidió la resolución que establece el criterio que define los pequeños y medianos cultivadores, productores y comercializadores para el licenciamiento del negocio, esta cartera y el Ministerio de Salud han expedido 214 permisos para la explotación de la marihuana en el país.

(Lea: Canadá legaliza el consumo de marihuana)

Con corte al 17 de agosto de 2018, el Minjusticia expidió ocho licencias para el uso de semillas para siembra, 42 al cultivo de plantas de cannabis psicoactivo y 57 para el cannabis no psicoactivo. Por su parte, el Minsalud ha entregado a septiembre de este año, 72 licencias para la fabricación de derivados de cannabis.

Con este panorama, ahora la industria local tiene una nueva ventana para jalonar su crecimiento en el país, gracias a que Canadá autorizó el consumo de marihuana, convirtiéndose de esta manera en el primer país industrializado y el segundo del mundo, tras Uruguay, en legalizar el consumo recreativo del cannabis.

Para Rodrigo Arcila, presidente de la Asociación Colombiana de Industrias del Cannabis, aún cuando la aprobación en el país norteamericano no cambia las cosas en Colombia, sí representa una oportunidad para seguir creciendo en el mercado como destino de exportación.

“Nosotros miramos a Canadá como un destino muy importante de las exportaciones y para eso se está preparando la industria, pero todo en el orden medicinal y científico, no recreativo, esa es una gran división que nosotros hacemos”, precisa Arcila.

El dirigente además señala que la asociación está mirando con el Ministerio de Comercio todos los parámetros que tiene el tratado de Canadá, las medidas sanitarias y fitosanitarias que exige para tener un comercio abierto con ellos en ese sentido.

“Eso lo que implica es que las medidas de carácter de admisibilidad sanitaria son las que el país de destino de las exportaciones exige, para promover las exportaciones y no tener problemas”, explica.

Por otro lado, Erika Zalez, CEO de La Finca Interacviva, licenciada para el cultivo de plantas de cannabis no psicoactivo, señala al respecto que en Canadá la industria del cannabis estará generando una cantidad de impuestos absolutamente increíble y contribuyendo al fisco canadiense significativamente.

Sin embargo, cree que en Colombia no se podrá sacar provecho del cannabis recreativo, dado que en el país no está autorizado el uso de la marihuana para tal fin, ni la exportación de flor. “No creo que se vaya a beneficiar de la legalización canadiense en un futuro cercano. Inclusive, si Colombia estuviera dispuesta a autorizar la exportación de la flor, cumplir con los estándares de calidad, impuestos a los productores canadienses, sería bastante complejo en Colombia”, sostiene Zalez.

A su turno, Juan Diego Álvarez, Vicepresidente Regulatorio y de Asuntos Legales de Khiron Life Sciences Corp, explica que en Canadá el tema medicinal ha sido regulado desde 2001 con un programa de acceso de medicamentos de cannabis que no permite la importación de productos o materia prima
, pues se trata de la habilitación de producción nacional para cubrir las necesidades de los pacientes existentes en el país, debido a que es fundamentalmente un problema de abastecimiento.

“La regulación del mercado recreacional que entró en vigor este 17 de octubre no tiene relación alguna con la potencial producción de medicamentos y, debido a restricciones que existen en la regulación colombiana, es un mercado que no puede ser abastecido por las empresas nacionales bajo las actuales condiciones regulatorias. Es importante separar estos dos mercados que responden a necesidades y motivaciones diferentes como política pública y como mecanismo de acceso a productos", recalca.

En todo caso, Zalez anota que los lazos entre Colombia y Canadá, referente a la industria del cannabis medicinal, se seguirán afianzando de forma significativa. Arcila concuerda con eso y comenta al respecto que el país inicialmente podría exportar productos cosméticos, aceites, extractos, y luego pastillas y ungüentos.

Siga bajando para encontrar más contenido