La mata que en Navidad deja negocios por 12.000 millones de pesos

La poinsettia es uno de los adornos tradicionales en esta época de final de año.

Poinsettia

En Colombia se comercializan unas 350.000 poinsettias cada año.

EFE

POR:
Portafolio
diciembre 03 de 2018 - 12:31 p.m.
2018-12-03

Cada año, según la Asociación Internacional de Productores Hortícolas, se comercializan en el mundo unas 500 millones de unidades de poinsettias, que dejan ventas estimadas por más de $3.500 millones de dólares.

También llamada la 'planta de la Navidad', la poinsettia empezó a cultivar su fama para la temporada decembrina hace unos 200 años, cuando un embajador de Estados Unidos en México llevó el arbusto hasta Washington como un regalo. Hoy, es un adorno tradicional de esta época del año en buena parte de los hogares de Colombia y el mundo.

La poinsettia tiene su belleza en la reacción biológica de sus hojas que se tornan rojas al “entender” el cambio estacional de otoño a invierno. Jairo Cadavid Ossa, presidente de Colviveros, explica que en un país como Colombia, que no tiene estaciones, lo que hacen los productores es generar esas condiciones “acostando las plantas más temprano y despertándolas más tarde”.

“Sobre las 4:30 de la tarde oscurecen los viveros y a las 8 de la mañana les dan luz, así la poinsettia piensa que está en su lugar de origen y empieza a generar su particular característica roja, que en los últimos 50 años la ha llevado a ser la planta ornamental más vendida en el mundo en una temporada”, dice Cadavid.

El mercado de la Poinsettia en el país comprende seis semanas de ventas fuertes, en las que se comercializan unas 350.000 unidades por valor estimado de 12.000 millones de pesos. Una sola planta puede llegar a costar hasta 120.000 pesos, pero se pueden conseguir desde 8.000 pesos.

Según Juan Humberto Espejo, de Poinsettias del Tequendama, la temporada inicia la segunda quincena de octubre y terminan la primera semana de diciembre. “Después del 8 de ese mes es muy poco lo que se comercializa”, indica.

“Es un arbusto que se reproduce por esquejes, entonces las plantas madres hay que tenerlas desde el año anterior, pero la producción está en 18 semanas”, precisa Espejo, quien comercializa cada año unas 25.000 plantas a sitios como Barranquilla, Pasto, Cali, Bucaramanga, Medellín y Neiva.

El grueso del comercio está en los arbustos denominados p14 y p17, de tamaño mediano y por los que el consumidor puede pagar entre 18.000 y 35.000 mil pesos.

En Colombia el cultivo de la planta está concentrado los municipios de la Mesa, San Antonio del Tequendama y Fusagasugá, en Cundinamarca, que cuentan con unas condiciones de micro clima ideales para la producción. “Se ha hechos otros ejercicios pero los resultados frente a la calidad de los productos no han sido los mismos, lo que ha hecho que haya una fortaleza de la planta en este departamento”, anota Cadavid.

En este segmento puede haber unos 5.000 viveristas en todo el territorio colombiano y de la producción y comercialización de estas plantas se benefician unas 35.000 familias, especialmente campesinas. “El crecimiento entre 2016 y 2017 fue del 5 por ciento y este año estimamos que sea estable”, puntualiza el dirigente.

Siga bajando para encontrar más contenido