‘Las terminales se deben categorizar’

María Carmenza Espítia, gerente de la Terminal de Bogotá, cree necesario que el Gobierno formule una diferenciación, dependiendo de los servicios. 

María Espítia, gerente general del Terminal de Transporte de Bogotá.

María Espítia, gerente general del Terminal de Transporte de Bogotá.

Adriana Leal

POR:
Portafolio
marzo 13 de 2019 - 07:57 p.m.
2019-03-13

La Terminal de Transporte del Salitre, en Bogotá, que hoy cumple 35 años de operación, atiende entre 27.000 y 30.000 viajeros diarios, cifra que –en temporada alta– alcanza las 130.000 personas.

María Carmenza Espítia, gerente de esta entidad, habló con Portafolio sobre los avances y las necesidades del transporte intermunicipal en el país.

¿Qué cambios ha hecho la organización en los últimos años?

En los últimos tres años hemos tenido grandes avances en la automatización, así como en materia de infraestructura. También hemos pasado de atender 14,5 millones de pasajeros anuales, en un promedio que venía de 2016 y 2017, a 16,5 millones en 2018.

Así mismo, en los dos últimos años se han hecho unas inversiones grandes en lo que tiene que ver con vías de acceso y salida, de más de $6.000 millones, y en toda la parte interna, como por ejemplo ventanas, puertas, luces, entre otros, lo que significó otros $1.000 millones en el último año.

¿El Distrito tuvo alguna participación en esto?

La terminal es autosostenible, nosotros generamos nuestros propios recursos, no recibimos dinero del Distrito, porque las tasas de uso son nuestro principal ingreso, así como la parte de arriendos de locales y publicidad.

Actualmente hay 89 empresas trabajando en las terminales de transporte (Salitre, norte y sur). Tenemos 601 destinos y un promedio de 3.200 despachos diarios. Internacionalmente llegamos hasta Lima (Perú).

¿Ha aumentado el tráfico de turistas extranjeros por sus terminales?

No tenemos el registro discriminado, pero sí hemos visto el cambio; podría decir que se trata de 20% más en los últimos tres años. A los extranjeros les gusta viajar en bus porque pueden conocer más lugares y llegar a cualquier municipio.

¿Cuál es la ocupación promedio de esta terminal bogotana?

La ocupación de salida de Bogotá es de más o menos 20% en temporada baja, que es un índice bajo porque todavía no hemos eliminado totalmente la mala práctica de que la gente se suba a los vehículos en las vías. Y en temporada alta casi siempre la ocupación es del 100%. Hay una brecha muy grande, pero también hay que tener en cuenta que hay muchas terminales intermedias que tienen una participación en la ocupación de esos buses.

Pero esa baja ocupación perpetua la práctica de recoger gente por el camino...

Sí claro, pero eso se debe a falta de cultura de la gente y a falta de control. La gente no mide el peligro que existe, porque al tomar el bus en la calle viajan sin un seguro de viaje, para el caso de un accidente, y sin un seguro de equipaje, porque el contrato entre la compañía de transporte y el pasajero es el tiquete.

¿En cuánto cerraron los ingresos el año pasado de las terminales de Bogotá?

La cifra de cierre de ventas, de la tasa de uso que es lo que las empresas transportadoras le pagan a la terminal por utilizar la infraestructura, fue de $27.000 millones en el 2018.

¿Qué variación significó esa cifra?

Lastimosamente las tasas de uso están reguladas por el Ministerio de Transporte y solo nos permite hacer incremento con el IPC. Estamos hablando de que este año van a aumentar en un 3,18% porque es lo autorizado. Lo que sí varía es el número de despachos.

En 2018 hicimos 1’177.618 despachos de vehículos. Pero ahí hay otro punto, los despachos se han ido reduciendo, porque se va optimizando el parque automotor, entonces las empresas, en vez de despachar varios buses pequeños, despachan uno grande.

Entonces el transportador en la ruta Medellín-Bogotá, por ejemplo, que está regulada por un operador logístico, lo que hacen es optimizar sus horarios. Si hay cinco empresas a una hora, entonces sacan solo un bus si hay demanda que quepa en un solo bus. Ellos eligen cuál porque el Ministerio les dio la oportunidad de organizarse. Eso nos baja a nosotros el número de despachos, pero les optimiza la ocupación y los ingresos a los transportadores.

El número de despachos se nos han estancado bastante. Para las terminales, desde el 2002 no se actualiza la norma, mientras que para los transportadores, en casos individuales como por ejemplo el del corredor Medellín-Bogotá que mencionamos, sí.
Entonces ese es un poco el desbalance que tenemos en materia de transporte intermunicipal. Hace más de 16 años las terminales no tienen regulaciones ni revisiones de normatividad.

En su opinión, ¿qué necesitan?

Que el Ministerio voltee sus ojos hacia las terminales y revise la normativa en materia de tasas de uso, infraestructura y de habilitación. Esto último, porque se supone que en un inicio las terminales de transporte iban a ser catalogadas dependiendo de los servicios que tuvieran, es decir, que no fuera igual despachar un bus desde una terminal en un municipio pequeño, que desde Bogotá. Porque Bogotá tiene muchos servicios, como por ejemplo baños, duchas, portaequipajes, servicio a los usuarios las 24 horas, entre otros.
Mientras que otras terminales pueden operar con solo diez funcionarios y tienen solo un modulo de baños. Entonces, creemos que deberíamos estar en una categoría superior, porque hoy en día, si yo despacho un bus de Bogotá a Cali, vale lo mismo que de Melgar a Cali, en tasas de uso.

¿Esa mejora en la categoría no se vería reflejada en un aumento en los tiquetes?

No, porque se aumenta es el precio por el derecho a usar el terminal para la empresa, no el tiquete. Y el Ministerio tiene la obligación desde el 2002 de hacer esa categorización y hasta ahora no se ha hecho. Lo que hacen los transportadores de un corredor es ir al Ministerio para pedir regular su ruta, pero tampoco es una regla general. Es decir, desde el 2002 no hay nueva reglamentación, en el 2015 se hizo un compilado de la normatividad, pero no se hicieron cambios.

Nuestro punto es que nosotros brindamos más servicios pero los ingresos siguen siendo los mismos. Entonces pedimos la categorización o que se exija que todas las terminales ofrezcan lo mismo.

¿Los afecta la venta de tiquetes por internet?

En realidad lo vemos como algo muy positivo porque eso nos ha ayudado a descongestionar. Este año tenemos el proyecto de ser el intermediario de la venta de tiquetes en la web, para que, a través de la página, se pueda acceder a comprar tiquetes de todas las empresas del terminal y esperamos que esté listo en el segundo semestre.

Siga bajando para encontrar más contenido